¿Puede un perro comer comida para gatos?

A primera vista son alimentos bastante similares y si nos fijamos en la composición ambos utilizan ingredientes cárnicos, por lo que no pasa nada si un perro come comida para gatos.

El problema se origina, cuando un perro come alimento para gatos de forma continuada. Ya que las necesidades nutricionales de perros y gatos son diferentes y por tanto, su alimentación también.

También te gustará leer: Cómo hacer que un perro y un gato se lleven bien

¿Puede un perro comer comida de gatos?

No es que pueda, es que seguro que incluso le gusta más que la suya propia porque los gatos son más «exquisitos» a la hora de comer. Y generalmente, los piensos o latas de comida para gatos emiten un olor a comida más intenso, lo cuál volverá loco a nuestro perro.

Tranquilo, no pasa nada si tu perro come de vez en cuando comida para gatos, ya que los ingredientes en principio son muy similares a los que el come. Tampoco pasa nada si tu gato come comida para perros de vez en cuando, pero siempre, de forma esporádico y no cómo algo habitual.

perro-comiendo-snack-para-gatos

¿Cuándo es un problema que un perro se alimente con comida para gatos?

El problema está en hacer de esto una costumbre. Los alimentos para gatos contienen bajas cantidades de Zinc y vitamina E, además son muy elevadas en proteínas y grasas.

Alimentar a un perro constantemente con comida para gatos hará que sufra desequilibrios nutricionales importante que terminarán afectando gravemente a su salud.

Lo mismo sucede al contrario, si alimentamos a un gato con comida para perros de forma constante, terminará enfermando por deficiencias nutricionales.

Cada tipo de pienso está elaborado para su raza animal, de forma que no es aconsejable alimentar a nuestro perro con los alimentos de nuestro gato de forma habitual. Insistimos, una vez de vez en cuando, no hace daño.

perro-comiendo

Alimentar a un perro solo con comida para gatos

Para empezar, la comida para gatos contiene generalmente un nivel muy superior de proteínas y grasas, algo que terminada dañando los riñones y el páncreas de nuestro perro. Además padecerá de digestiones muy pesadas, que pueden terminar provocando úlceras.

Por otro lado nuestro perro terminará sufriendo deficiencias de vitaminas y minerales que abundan en la comida para perros, pero que son muy escasos en los alimentos para gatos.

En conjunto, además de sufrir graves enfermedades cómo por ejemplo la pancreatitis, terminará también padeciendo anemia, con los peligros que ello supone. Sin olvidar, vómitos y diarreas a causas de las malas digestiones.

Agradecimientos:
Señordongato.com

Equipo de Nutricionistas

Equipo de nutricionistas de Soyunperro.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba