Los canes presentan conductas que no siempre entendemos los humanos, como revolcarse sobre ciertos desperdicios. Otro comportamiento natural y muy común es lamer el pis de otros perros. Pero… ¿por qué se sienten tentados a hacerlo?

En realidad, un peludo consigue muchas pistas sobre sus compañeros al lamer su orín. El órgano de Jacobson (o vomeronasal) es el responsable, ya que permite evaluar cierta información sobre la orina y mandársela al cerebro. Descubre más sobre este  comportamiento de tu compañero canino a continuación.

¿Qué sucede cuando mi perro lame el pis de otros perros?

Si eres observador habrás notado que, después de lamer pis, tu perro levanta el hocico y aprieta la lengua contra el paladar. Puede parecer que lo está saboreando y que el tiempo se ha parado para él…

Sin embargo, lo más probable es que se deba a la Reacción de Flehmen. Esto implica que, por unos instantes, se quede con la lengua enroscada en la boca y sin moverse. ¿Qué le sucede? Pues que está usando el órgano de Jacobson. Ni más, ni menos.

Esta parte se localiza en el hueso vómer, entre la boca y la nariz, y es responsable de este curioso comportamiento de nuestros compañeros caninos.

Cuando adoptan tal posición se desencadena un proceso químico que juega un papel crucial en la reproducción, la percepción del medio y sus relaciones sociales.

Perro-orinando

¿Podría estar la salud de mi perro en riesgo?

Los perros tienen un sistema inmune fuerte, que bien acompañado de las vacunas reglamentarias y de una desparasitación regular, mantendrán a tu compañero en un magnífico estado de salud.

Por eso, que un perro lama puntualmente el pis de otro no debería suponer un problema de grave, ya que es una conducta instintiva y natural.

No obstante, si tu compañero peludo está enfermo o si tiene un sistema inmune débil, puede contagiarse al entrar en contacto con virus o bacterias de otro peludo.

En el peor de los casos, tu can podría enfermar de Leptospirosis al beber pis o agua contaminada. Si la inflamación es severa o se prolonga en el tiempo, podría causar daños permanentes en el riñón.

Si observas los siguientes síntomas en tu amigo canino, te recomendamos que hagas pronto una visita al veterinario:

  • Apatía. De repente ha dejado de mostrar interés por cosas que antes le gustaban.
  • Fiebre. Esto siempre indica que algo no va bien, tanto si está acompañada de otros síntomas como si no.
  • Rojez en las membranas de las mucosas. Los interiores de la boca, de la nariz y de los ojos son mucosas que, al llenarse de venitas muy enrojecidas, son una señal de alerta.
  • Vómitos. Observa con atención el color, la textura y la frecuencia para comunicárselo al veterinario.
  • Cansancio. Es normal cuando un perro es mayor, pero en combinación con otros síntomas es motivo de preocupación.

¿Qué hay de interesante en la orina de un can?

Sorprendentemente, el pipí de can es un universo de información mucho más complejo de lo que solemos imaginar. En su composición hay una mezcla de amoníaco, ácido úrico, bacterias y hormonas.

El órgano de Jacobson, con su función auxiliar del sistema olfativo, está repleto de neuronas sensoras que detectan estos compuestos químicos, habitualmente grandes moléculas.

El olfato canino se conecta directamente con el cerebro de tu perro. Desde la lengua y a través del paladar, la magia empieza en la detección de partículas químicas en el órgano vomeronasal. A partir de ahí, y en menos de un segundo, tu can está procesando la información.

Las hormonas son un compuesto químico que chiva si ese pis es de un macho o de una hembra, o si la hembra está en celo, por ejemplo. Por otra parte, las bacterias le informarán sobre el historial médico de su congénere.

¿Cómo debo actuar si mi perro lame el pis de otros perros?

Si tu perro lame el pis de otros perros con frecuenta, esta es la forma correcta de actuar:

La salud es lo primero

Ten su cartilla de vacunación en regla, desparasítalo con frecuencia y aliméntalo con pienso de calidad. De esta manera estará sano y feliz.

No le castigues

Es un comportamiento biológico normal, pues solo está intentando aprender de sus compañeros y del entorno que habita. No le pongas bajo presión.

Cambiar el hábito

Si deseas que tu can abandone esta conducta, cambia su foco de atención cuando la inicie y anímale a centrarse en otra cosa en lugar de enfadarte. Recuerda que para él es algo instintivo, no está haciendo nada mal.

Medidas higiénicas

Los lametones en nuestra cara no son un motivo de preocupación, aunque no está de más ofrecerle un poco de agua después de que haya bebido pis de otro perro. Siempre hay que mantener la higiene.

Como ves, este extra de precisión en su sistema olfativo confiere a los canes una habilidad que podríamos considerar casi como un súperpoder. Aunque no es algo que deba preocuparnos en exceso, sí es recomendable controlarla y evitar, en la medida de lo posible, que laman orines de perros desconocidos en la calle como medida de prevención. ¿Tu perro suele hacerlo con frecuencia? Cuéntanos algún caso que conozcas en el que se dé este comportamiento.