perro-ladrando

Una de las creencias más difundidas sobre el comportamiento canino es que un perro solo mueve la cola cuanto está contento. Esta idea está tan enraizada que muchas veces puede llevarnos a error, pues aunque menean la cola de felicidad, también lo hacen en otras circunstancias.

Entonces, ¿por qué mi perro ladra y mueve la cola al mismo tiempo? ¿Cómo puedes saber si está contento o nervioso? Sigue leyendo para descubrirlo.

¿Cuáles son las razones por las que un can menea la cola?

Hay varios motivos que pueden llevar a un perro a mover la cola. A veces no es más que un acto instintivo, pero también puede indicarnos un estado de ánimo. Las principales razones de este movimiento son:

Una necesidad natural

Una de las funciones fisiológicas de la cola es proporcionar equilibrio. Por eso, es normal ver que un perro la mueve al transitar por senderos irregulares o antes de saltar. Durante el celo, también tienden a moverla para captar la atención de sus potenciales parejas.

Pero eso no es todo: los canes también menean la cola para esparcir los olores que se desprenden de sus glándulas anales. El aroma es el principal medio de comunicación que tienen entre ellos, ya que así se reconocen y detectan si un territorio está marcado o no.

perro-ladrando-y-moviendo-la-cola

Cuando se alimentan de cachorros

Las primeras veces en las que un perro mueve la cola es cuando está prendido de la teta de su madre. Este comportamiento aparece a partir de las 6 semanas de edad, cuando comienzan a desarrollar sus habilidades sociales. En definitiva, el movimiento de la cola es parte de sus primeros esfuerzos por relacionarse con otros ejemplares.

Si quieren comunicarse con otras especies

A medida que van creciendo, los pequeños dejarán de utilizar la cola para relacionarse con otros perros y priorizarán la comunicación a través del sentido del olfato. Sin embargo, mantendrán esta forma de transmitir sus necesidades a otras especies como el ser humano o los gatos.

Se han llevado a cabo experimentos que concluyen que los canes no mueven la cola cuando están solos, solo cuando se encuentran cerca de alguna persona. Es entendible que, tras compartir su vida con los hombres durante siglos, hayan desarrollado una manera de entenderse con nosotros.

Para expresar sus emociones

También utilizan el movimiento de la cola para expresar cómo se sienten. Esta función está a medio camino entre la comunicación y el acto reflejo. Por un lado sirve para avisar a las personas de su estado de ánimo, por el otro es una mecanismo instintivo de la especie.

¿Por qué gruñen o ladran mientras mueven la cola?

Un perro que mueve la cola y ladra fuerte puede que no esté contento. Lo más seguro es que se encuentre en estado de alerta. Puede que esté enfadado o que se sienta agobiado por alguna situación. En estos casos debes prestar atención al resto de su lenguaje corporal para hacerte una idea de su estado de ánimo.

Observa si su cuerpo está en tensión, si sus orejas están erguidas o hacia atrás y si sus pupilas están dilatadas. Todas estas señales nos hablan de un ejemplar estresado o nervioso, por lo que es un error creer que mueve la cola por estar alegre. Lo mejor es darle espacio para que se tranquilice.

¿Es posible identificar su estado de ánimo por el tipo de movimiento de la cola?

Aunque cada perro y cada raza tienen sus costumbres y formas particulares de mover la cola, hay patrones comunes que nos hablan del humor del can y que pueden ser muy útiles a la hora de detectar si está nervioso o no.

  • Si el movimiento es de amplio recorrido y rápido lo más probable es que esté de buen humor por verte o por algo que le gusta.
  • Cuando el movimiento es flexible y leve refleja inseguridad. En esta situación el individuo estará atento a ver qué ocurre, sin mostrarse abiertamente agresivo. Conviene mostrarse tranquilo y no realizar movimientos brucos que puedan estresarle.
  • Si la cola presenta un movimiento rápido de corto recorrido y está semi rígida o rígida, estamos ante un ejemplar nervioso y que puede mostrarse agresivo. En estos casos seguramente notarás otras señales, como que muestra los dientes o que tiene las orejas hacia atrás. Se trata de un can en la zona roja y deberás extremar las precauciones.

Ahora que ya sabes que no siempre es la felicidad lo que causa que un perro menee la cola, estarás mucho mejor preparado para reconocer sus necesidades y actuar en consecuencia. Después de todo, el conocimiento mutuo es fundamental para una relación sana y fructífera entre canes y humanos.