Todos tenemos nuestro talón de Aquiles, y el del Shar Pei es sin duda su piel. Las características de esta raza hacen que sea propensa a problemas cutáneos como dermatitis húmeda.

Desde Soyunperro podrás aprender a detectar sus síntomas principales y tomar nota de algunos consejos para tratar y prevenir esta patología. Vamos a ello.

Principales problemas de piel en los Shar Pei

A lo largo de su vida, el Shar Pei puede verse afectado por diversas patologías, muchas de ellas relacionadas con la piel. Y es que, el exceso de pliegues cutáneos que padecen hace que la piel no transpire de manera correcta, propiciando que se acumulen por tanto sustancias y/o microorganismos perjudiciales para el animal. Entre las más comunes encontramos:

Dermatitis húmeda entre pliegues. Es un problema muy común de esta raza. La falta de oxigenación de la piel, la humedad, la falta de ventilación, el acúmulo de suciedad y con el tiempo bacterias u hongos, producen dermatitis e irritan su piel. Recuerda que es un perro muy sensible en este aspecto.

  1. Alergias. Es una de las razas propensas a sufrir dermatitis atópica. La alimentación, factores ambientales o parásitos pueden provocarle una reacción alérgica.
  2. Foliculitis. Afecta a perros de pelo corto como el Shar Pei. Es la inflamación del folículo piloso, y agravado por el lamido del propio animal, se suele manifestar en forma de pequeñas pústulas (pequeños granos de pus).
  3. Sarna demodécica. Es causada por ácaros y en concreto Demodex, los cuales viven en los folículos pilosos. Estos prefieren razas de pelo corto como el Shar pei. No obstante, es una patología que podrán desarrollar, no que sea patognomónica (acorde) con la raza.

De no tratarse de forma adecuada y a tiempo, algunas de estas afecciones pueden cronificarse y ser más difíciles de tratar. Por tanto, no hay que quitarle importancia a estos problemas y actuar tan pronto se detecten los primeros síntomas.

¿Cómo detectar la dermatitis en un Shar Pei?

La piel del Shar Pei es una de las zonas que más vamos a tener que cuidar y vigilar durante toda su vida. Existen diversos tipos de dermatitis que pueden afectarle, con síntomas variables. La dermatitis alérgica o atópica es la más habitual junto con la dermatitis húmeda de los pliegues.

La dermatitis atópica se debe a una reacción de hipersensibilidad tipo I (alérgica). Es una enfermedad con componente genético. En concreto, el perro produce anticuerpos en respuesta al contacto con diferentes sustancias denominadas alérgenos.

Estos pueden ser: hongos, polen, ácaros, etc. Aunque también puede ser alergia de tipo alimentario. Los síntomas o signos más evidentes son:

  • Prurito intenso, especialmente en las orejas, morro y extremidades (zonas afectadas de la dermatitis atópica canina).
  • Alopecia, eritema o enrojecimiento de la piel y lamido intenso tras el rascado.
  • Otitis al ser la atopia un factor primario para desencadenarla.
  • Olor desagradable que emana de los pliegues de la piel.
  • Infecciones bacterianas secundarias.
  • Secreciones nasales (rinitis) y oculares (conjuntivitis).

La importancia de la alimentación

En los perros como en los humanos, la piel es el órgano más grande del cuerpo, y el más expuesto, por eso hay que cuidarlo. Contar con una alimentación adecuada de calidad ayudará a mantener la correcta integridad de la barrera protectora externa, que es la piel. No olvidemos que la nutrición también es medicina. Dietas que lleven como proteína el salmón, serán especialmente beneficiosas para la piel de nuestra mascota.

La dieta será un pilar importante por tanto en el tratamiento de la dermatitis húmeda de los pliegues o atopia en el Shar Pei, y lo será especialmente cuando la alergia sea a debido a alérgenos en el alimento. Lo que se recomienda para tratar este problema es seguir una dieta hipoalergénica o en casos más extremos; analergénica.

Este tipo de dieta es baja en cereales (generalmente de una sola fuente de los mismos), proteína muy hidrolizada y altamente tolerable, así como rica en ácidos grasos omega tres y/o seis, y otros componentes más. Si el perro mejora con esta dieta y vuelve a empeorar al dejarla, no habrá dudas sobre el diagnóstico, se tratará de una alergia alimentaria.

Pero además de esta medida, hay otras acciones para paliar los síntomas de la dermatitis. Por ejemplo:

  1. Mantén limpia la casa, aspirando rutinariamente para evitar que se acumulen ácaros del polvo. Si el perro está cerca, no sacudas fuerte las mantas o las sábanas.
  2. Evita dar paseos con él si hay mucha concentración de polen en el ambiente.
  3. Asegúrate de que el perro está completamente desparasitado. Y no solo él, también todos los animales de su entorno.
  4. Puedes utilizar champús tratantes para la piel, pero eso sí; siempre consultándolo previamente con un experto.

Estas medidas serán fantásticas para intentar evitar la aparición o paliar la sintomatología. No obstante, si ya está instaurada habrá que usar medicamentos para controlar la afección y evitar infecciones secundarias que terminen agravando el problema.

En cualquier caso, el tratamiento dependerá de la causa que esté provocando la dermatitis, así como la sintomatología del animal, ya que puede ser diferente según el caso. Para averiguarlo, deberás hablar con tu veterinario, explicarle qué signos de dermatitis has observado en tu amigo canino y comenzar a ponerle remedio. Cuanto antes lo hagas, mejor. Así evitarás que vaya a más.

Miguel Fraga García-Yanes
Graduado en veterinaria en la universidad Alfonso X El Sabio (Madrid). Colegiado 8917 en Madrid. Ampliando conocimientos en cirugía de tejidos blandos, endoscopia y dermatología. Interés por los animales desde muy pequeño y en compañía de Max desde hace 11 años.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí