¿Qué debe comer un perro con Insuficiencia Renal?

0

La enfermedad renal crónica es una patología que afecta principalmente a perros mayores cuyo origen concreto es desconocido pero cuyas manifestaciones clínicas son similares en todos los cuadros.

La prevalencia de esta enfermedad está en torno al 2% y dado que la esperanza de vida de los perros va lentamente en aumento, puede ser que en el futuro sea más frecuente aun.

Es una enfermedad mortal sin tratamiento curativo eficaz, pero hay opciones terapéuticas paliativas que prolongan no solo un mayor tiempo de vida sino una mejor calidad de vida donde la nutrición tiene un papel elemental.

¿Qué es la insuficiencia renal crónica en perros?

El riñón es un órgano con muchísimas funciones más allá del filtrado sanguíneo y la producción de orina, que sería la más conocida. Está implicado en la producción de sangre mediante la eritropoyetina (o EPO) y es elemental en el metabolismo de la vitamina D, la cual requiere ser hidroxilada en el hígado y el riñón para ser funcional, además de muchas otras funciones.

La insuficiencia renal es un estado en el cual el riñón va perdiendo su funcionalidad de forma progresiva comenzando los síntomas más acusados cuando ya se han perdido tres cuartas partes de la función renal. El primer síntoma normalmente suele ser el aumento de la frecuencia urinaria acompañado de mayor volumen de agua bebido sin alcanzar una hidratación óptima.

Tras esto, los síntomas son muy variados, pero predominan la apatía, anorexia, deshidratación, anemia y mal olor bucal.

Alimentación para perros con problemas renales

Es la base del tratamiento paliativo. Está basada en la restricción de ciertos nutrientes y la adición de otros para frenar en la medida de lo posible el empeoramiento. Tanto el pronóstico del paciente como la eficacia del tratamiento dependen en gran medida de cuando sea iniciado, en estados iniciales o avanzados. Como puede resultar lógico, los resultados son mucho mejores si se ataja la enfermedad en sus momentos iniciales.

En cuanto a la nutrición, los puntos en los que se interviene a los alimentos son:

  • Proteína: No es el más importante, pero si el más conocido. La restricción de proteína viene motivada por el síndrome urémico, es decir, la cantidad de alteraciones que vienen a consecuencia de un aumento de la urea sérica, siendo las más reconocibles las úlceras gástricas, los vómitos, la inapetencia y el mal aliento las más habituales. La restricción de este nutriente debe ser moderada y calidad de la proteína debe ser alta tanto por su digestibilidad como por su valor biológico. Actualmente, para poder considerar un alimento de perro de prescripción renal, la restricción debe ser al 22% de proteína, la cual se puede encontrar en piensos fisiológicos. El síndrome urémico, pese a estar presente no acelera el empeoramiento del riñón directamente, pero por anorexia y apatía del animal, beberá menos agua y estará más deshidratado.
  • Fósforo: Posiblemente la restricción nutricional más importante en estos alimentos. A diferencia de la anterior los niveles altos de fósforo si dañan al riñón, el cual no puede filtrarlo. Otra consecuencia del fósforo es el hiperparatiroidismo secundario que agrava aún más la enfermedad. La restricción de fósforo evita esta patología, limita el daño renal y prolonga la vida del animal. Los niveles a los que se restringe son difíciles de alcanzar en piensos fisiológicos ya que son en torno al 0,4%.
  • Sodio: Pese a desconocerse el mecanismo, se ha visto que los perros con una dieta restringida en sodio tenían una mayor esperanza de vida. Se ha teorizado que podría ser hipertensor como sucede en humanos, sin embargo, experimentalmente no se ha demostrado. Lo que sí se ha demostrado es que restricciones de sodio de en torno al 0,2% mejoran el tiempo de vida en estos animales.
  • Vitamina A: Se ha demostrado que niveles altos de esta vitamina generan daño renal, por lo tanto la dieta que sigan debe ser restringida en esta vitamina pero sin ser más baja que los requerimientos mínimos.

Nutrientes para la alimentación de animales con IRC

Tras haber comentado las restricciones, también hay nutrientes que nos ayudan de forma muy interesante en esta enfermedad. Algunos de estos son:

  1. Los lípidos: Estos por su alto contenido energético que conduce a obesidad están tremendamente demonizados en la alimentación humana (y por consecuencia en la animal). Sin embargo, esta misma característica nos resulta muy interesante porque permite alcanzar el mínimo de energía con muy poco volumen (recordad que son pacientes que tienden a la anorexia). Además, hace las comidas más apetecibles lo cual ayudará a que nuestro animal enfermo coma.
  2. Ácidos grasos omega 3: Tienen un efecto antiinflamatorio a nivel tisular que mejora algunos de los síntomas y además contribuye a una mejor circulación sanguínea renal ya que dilata la arteriola eferente de las nefronas. Suelen estar presentes en mayor cantidad en los piensos de pescado para perros.
  3. Vitamina E: Reduce el estrés oxidativo en los tejidos y contribuye a que el animal se sienta mejor.

Pautas recomendadas y no recomendadas en la alimentación para animales con IRC

En esta enfermedad, una pauta muy recomendable es dar comida húmeda siempre que se pueda ya que contribuye a una mejor hidratación en estos pacientes. Este alimento idealmente debe ser de prescripción renal para asegurarnos que tiene las mismas características nutricionales que la formulación seca.

Dos marcas que disponen de productos con estas características son las archiconocidas Hill’s y Royal Canin, pero hay más. Debemos vigilar que sean de prescripción renal y comprobar que las casas comerciales han hecho estudios para certificar su eficacia.

Por otro lado, hay una serie de actos que no son recomendables en perros enfermos renales con respecto a su nutrición, a saber:

  • Alimentación con dietas que no renales: Por los motivos explicados no es recomendable dar una dieta fisiológica ya que reducirá la esperanza de vida del animal.
  • Dietas no extrusionadas que no han sido pautadas por veterinarios especialistas: Encontradas por internet o recomendadas por conocidos. Estos suelen ser los orígenes más comunes de estas. Son dietas cuya composición es desconocida y probablemente sus niveles de fósforo y sodio sean desorbitados, ya que son componentes muy difíciles de restringir.
  • Alimentos o chuches fuera de la dieta: Es ideal evitarlos en la medida de lo posible.
  • Utilización de pastillas de caldo u otros productos para saborizar el agua: Aunque parezca un tanto retorcido es una práctica que ha sucedido con relativa frecuencia (la suficiente para advertir del peligro de esta).

En conclusión, se debe ser muy exigente con la alimentación en perros con problemas renales y la prevención juega un papel clave en el tratamiento. Es una enfermedad dura tanto para propietarios como para pacientes, por lo tanto, debemos hacer todo lo posible para mejorar la vida de nuestros pacientes.

Pienso apto para perros con insuficiencia renal

Special Care de NFNatcane es una gama enfocada a perros con diferentes patologías y que precisen de una alimentación de alta calidad, pero moderada en proteínas y grasas, cómo los perros con insuficiencia renal.

Está elaborado con pollo, atún y pato, hidrolizados para mejorar la absorción de nutrientes y disminuir intolerancias. Recuerda que debe ser siempre tu veterinario quien te indique las pautas alimenticias, cómo el número de raciones, la cantidad y si la gama es apta para tu perro.

Licenciado en Veterinaria en la Universidad Complutense de Madrid. Especializado en nutrición y dietética veterinaria para perros, gatos y animales exóticos. Colegiando nº 9033 en Madrid. Me encanta mi campo actual de trabajo y exponer mis conocimientos al servicio de los lectores de Soyunperro.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí