¿Qué es una dieta monoproteica? Beneficios, ejemplos y usos

La dieta monoproteica es aquella que solo va a contener una fuente de proteínas de origen animal. Es una forma de alimentación que puede ofrecer beneficios en determinadas situaciones. El ejemplo más habitual es la alergia alimentaria.

Al igual que las personas los perros pueden sufrir alergias a determinados alimentos. En su caso, el principal signo de esta alergia será el picor y/o la aparición de sarpullidos en su piel. Y en estos casos siempre es recomendable hacer una dieta de monoproteica de exclusión.

¿En qué consiste una dieta monoproteica?

Cuando hablamos de dieta monoproteica estamos haciendo referencia a un menú que contiene proteínas de una única fuente, de ahí la denominación. Para confeccionar una dieta de este tipo se procura encontrar proteínas con baja probabilidad de desencadenar alergias alimentarias.

Hay que tener en cuenta que son numerosos los ingredientes susceptibles de despertar reacciones alérgicas. La dieta monoproteica se caracteriza también por estar elaborada con muy pocos ingredientes. En ningún caso puede llevar colorantes, conservantes ni aromatizantes artificiales.

¿A qué alimentos son alérgicos los perros?

A la hora de confeccionar una dieta monoproteica que sirva para nuestro perro debemos tener en cuenta qué alimentos ha consumido en su vida. De esta manera buscaremos uno completamente nuevo para él. Para la elección hay que saber que algunos ingredientes suscitan más reacciones alérgicas en los perros. Son los siguientes:

  • Carnes en general (vaca, cerdo, caballo, buey o pollo) y pescados
  • Lechey huevos
  • Cereales (trigo, maíz)
  • Patatas
  • Soja

Cualquier alimento tiene la capacidad de desencadenar una reacción alérgica.

carne-de-pollo

¿Para qué se usa una dieta monoproteica?

El primer uso de este tipo de dietas es la identificación y la resolución de alergias alimentarias. Pero hay otros cuadros clínicos donde se puede recomendar un manejo con este tipo de alimentación, para aprovecharse de sus beneficios. Destacan los siguientes:

Alergia alimentaria en perros

La dieta monoproteica es recomendable en los casos en los que el perro manifiesta una alergia alimentaria. Este tipo de alergia es muy común y afecta a perros de cualquier edad. Su signo principal es el prurito. Y además se acompaña de una erupción cutánea caracterizada por la aparición de bultos de tamaño pequeño, pústulas y piel levantada.

Las zonas con estas lesiones suelen ser las orejas, los pies, la parte trasera de las patas y la inferior del cuerpo. Para que se presente la alergia el perro ha tenido que estar expuesto al alérgeno una o más veces. Es más habitual en perros que llevan más de dos años consumiendo la misma dieta.

Para diagnosticar una alergia alimentaria el veterinario nos prescribirá una dieta monoproteica, que también podemos denominar hipoalergénica. Este último nombre deriva de la menor probabilidad de que una dieta de una única proteína cause una alergia. Se denomina también dieta de exclusión. Poseen una mayor digestibilidad.

¿Cómo funciona la dieta monoproteica?

En cuanto el perro con alergia alimentaria comienza a consumir el menú monoproteico, los síntomas que presentaba irán desapareciendo progresivamente. Notaremos mejoría en cuestión de días, aunque hay perros que tardan incluso semanas. Por eso este tipo de dietas deben administrarse durante un mínimo de 8-12 semanas.

Este resultado es el que permite confirmar el diagnóstico. Al haber mejoría podríamos ir añadiendo otros alimentos de uno en uno. Si el perro vuelve a tener síntomas, habremos identificado al producto causante de la alergia. Por supuesto, es crucial que, fuera de la dieta pautada, no se le dé al perro absolutamente nada.

Ejemplo de dieta monoproteica

El primer paso para confeccionar una dieta monoproteica para nuestro perro es anotar, de la forma más exhaustiva posible, todos los ingredientes que haya consumido a lo largo de su vida. Hay que prestar especial atención a la dieta actual. El objetivo es encontrar aquellos alimentos nuevos por completo.

De esta forma tenemos la seguridad de que no han sido ellos los desencadenantes de la alergia. Por lo tanto, no vale de nada cambiar la dieta a otra similar ni modificarla sin atender al historial alimenticio del perro. A la venta podemos encontrar este tipo de dietas, pero tenemos la opción de ofrecer una comida casera.

Las proteínas más escogidas para la elaboración de estos menús son las de salmón, venado, pato o potro, en función del historial de cada perro. Estos productos pueden combinarse con arroz, guisante o patata para ofrecer un menú completo. Por supuesto, cantidades y composición deben estar supervisadas por el veterinario.

¿Qué es una dieta hidrolizada?

Las dietas monoproteicas pueden confeccionarse a partir de proteínas hidrolizadas. Son útiles, por ejemplo, en los casos en los que resulta imposible obtener un listado con todos los ingredientes consumidos por el perro.

La proteína hidrolizada es la que se somete a un proceso de hidrólisis. Su objetivo es reducir su tamaño, ya que las proteínas son moléculas grandes. Esto dificulta que el sistema inmunitario pueda identificarlas como alérgenos. De ahí su pertinencia en los casos de alergias alimentarias.

Bibliografía
Carlson y Giffin. 2002. Manual práctico de veterinaria canina. Madrid. Editorial el Drac.
Villaverde, Cecilia. 2016. Diagnóstico y tratamiento de las reacciones adversas al alimento en perros y gatos. Portal Veterinaria.