Terrier Australiano

0

Se le conoce como Terrier Australiano o simplemente Aussie, aunque más concretamente es originario de la isla de Tasmania, al sur del país. Pequeño y robusto, revoltoso y divertido, este perro fue criado en sus inicios como perro ratero, con la tarea de cazar pequeñas presas y guardar las casas.

Hoy en cambio es un magnífico perro de casa, un leal compañero con un aspecto físico que recuerda mucho al del Yorkshire Terrier. Es también un perro muy inteligente que suele destacar en competiciones caninas.

Carácter del Terrier Australiano

El Terrier Australiano es un perro alegre y divertido, un compañero entrañable para cualquier persona o familia que esté dispuesta a compartir su estilo de vida activo y vital. Es además una de las mejores razas para quien tenga niños en casa.

El temperamento del Terrier australiano es similar al de otros terriers, aunque menos independiente y mucho más afectuoso. De hecho, se entrega por completo a los suyos, por eso para ser feliz necesita participar en todo momento de la vida familiar.

También hay que destacar que el Terrier Australiano siempre ladra ante la llegada de visitantes, tanto si son conocidos como si no, un rasgo que hace de él un excelente perro guardián. Su ladrido, agudo y estridente, puede resultar un tanto molesto.

Características físicas

El Aussie es uno de los terriers más pequeños que existen, mucho más incluso que algunas razas toy. Su altura a la cruz es de unos 25 cm y su peso ronda los 5 kg. Su cuerpo menudo es robusto y musculoso, más largo que alto y con las extremidades cortas.

El tamaño de su cabeza es ligeramente grande en comparación con el de su cuerpo. Las orejas son pequeñas, aunque siempre están erguidas y en movimiento. Los ojos, muy oscuros y bastante separados uno de otro, están dotados de una expresión muy viva.

En general, el aspecto del Terrier Australiano trasmite mucha vitalidad y entusiasmo.

El pelo y sus cuidados

También como sucede con la mayoría de los terriers, el Aussie cuenta con un abrigo de doble capa. La capa interna es corta y suave, mientras que la externa es dura y áspera. El pelo suele ser más largo en la zona del cuello, la cabeza, la cola y las patas.

Para el color del pelaje solo existen dos combinaciones: azul y canela (la más común) y arena y rojo. El pelo del moño que remata la parte superior de su cabeza siempre presenta una tonalidad más clara que la del resto del cuerpo.

Perro terrier Australiano marrón y negro

¿Cómo educar a un Terrier Australiano?

Esta raza destaca por su inteligencia y su gran capacidad de aprendizaje, siendo competidores exitosos en concursos de obediencia. Sin embargo, educar correctamente a un Terrier Australiano no es una tarea fácil, pues a menudo se muestra obstinado y rebelde.

Se suele decir que este perro solo obedecerá a alguien a quien conozca y respete, por lo tanto lo primero que debemos hacer es establecer con claridad nuestra posición dominante y, si es posible, iniciar su adiestramiento cuando aún es un cachorro.

El entrenamiento debe ser entretenido y estimulante, de lo contrario el Terrier Australiano se aburrirá y acabará perdiendo interés.

Socialización

Este es un aspecto en el que cualquiera que tenga un terrier en casa, no importa qué raza sea, deberá invertir cierto tiempo y esfuerzo.

No debemos cometer el error de mimar y consentir demasiado a nuestro Terrier Australiano, tan gracioso y encantador, ya que esto podría convertirle en un perro caprichoso, tiránico e ingobernable.

Por otra parte, acostumbrarle desde cachorro a convivir con mucha gente, también con otros perros, es el mejor modo de evitar problemas de comportamiento o agresividad cuando alcance la edad adulta.

Cuidados y posibles problemas de salud

El Terrier Australiano es sin duda el miembro más saludable de la familia de los terriers, y aunque padece ciertos trastornos genéticos heredados, se trata en todo caso de problemas menores y con una incidencia muy baja.

Probablemente a afección más común que sufre el Aussie es la dermatitis alérgica, una inflamación de la piel causada por algún tipo de alergia cutánea, generalmente transmitida por la presencia de pulgas. Además, la piel del Terrier Australiano es muy sensible a las picaduras de insectos.

La esperanza de vida de esta raza se sitúa entre los 11 y los 12 años.

Cuidados recomendados

El pequeño Terrier Australiano se adapta sin problemas a la vida dentro de una vivienda pequeña, aunque será más feliz si dispone de un jardín en el que cavar, perseguir a los insectos que encuentre a su alcance y, por desgracia, destrozar las plantas.

Siempre vigoroso e inquieto, el Aussie necesita mucho ejercicio, al menos un par de paseos al día.

El cuidado de su pelo no requiere grandes esfuerzos: un cepillado suave cada dos días (mejor diario durante la época de muda) y un baño de vez en cuando, ya que se trata de una raza limpia por naturaleza. Durante el cepillado hay que revisar que el perro esté libre de pulgas, a las cuales la mayoría de ejemplares de esta raza son alérgicos.

Dejar respuesta

Por favor escribe tu comentario
Nombre