Thelazia en perros

La thelazia es un parásito ocular cada vez más habitual en perros, aunque siendo un gran desconocido para las personas que conviven con ellos. Y es que aunque es originario de Asia, se está expandiendo y ya se ha instalado en países cómo España o México.

Conocer cuál es su ciclo de vida y cómo se transmite es fundamental para poder tomar las precauciones necesarias y evitar el contagio, pues la thelaziosis no solo es una enfermedad que afecta a los perros, también a los gatos, a los caballos e incluso al ser humano.

Desde SoyUnPerro os detallaremos cuáles son los síntomas de la thelazia, qué opciones de tratamiento hay y por último, os daremos algunos consejos para prevenirla.

También te puede interesar: Enfermedades oculares en perros

¿Qué es la thelazia y cuál es su ciclo biológico?

La thelazia es un gusano redondo que se aloja en el interior del ojo del perro. La variante más habitual de este parásito suele ser la thelazia callipaeda, que se transmite a través de las moscas de la fruta.

Los meses más cálidos, de mayo a noviembre, son los que presentan mayor riesgo ya que es cuando estas moscas proliferan y buscan las secreciones oculares de los perros para alimentarse. Si son portadoras del parásito, es en ese momento cuando se produce el contagio.

Dentro del ciclo biológico de la thelazia, el perro es el hospedador definitivo y el intermediario es la mosca de la fruta. Cuando ésta ingiere secreciones infectadas, las larvas maduran y en unas tres semanas se trasladan al aparato bucal de la mosca.

De este modo, cuando acuda a alimentarse de las secreciones oculares de otro perro sano le transmitirá el parásito. Y así es como el ciclo biológico de la thelazia se reinicia una y otra vez.

thelazia en ojo de perro

¿Cuáles son los síntomas de la thelazia canina?

La thelazia puede diagnosticarse a simple vista, al ver el parásito en el ojo del perro. Los gusanos tienen forma de hilo y son de un color blanquecino. Pueden medir entre 7 y 17 milímetros de largo, con un diámetro de entre 0,3 y 0,8 milímetros.

Si no es posible verlos directamente, porque están escondidos debajo de la membrana del tercer párpado, hay una serie de síntomas que nos pueden hacer sospechar que el perro tiene thelaziosis. Los más habituales son:

  • Conjuntivitis
  • Lagrimeo excesivo y secreciones en los ojos
  • Contracción involuntaria de los párpados
  • Picor intenso, que puede provocar la pérdida del pelo alrededor de los ojos por el rascado o bien lesiones como una úlcera corneal.

Si el perro muestra estos signos y suele vivir en el exterior, cerca de árboles frutales, lo recomendable es visitar al veterinario para que pueda examinarlo y dar un diagnóstico. Estos síntomas pueden presentarse solo en uno o en los dos ojos, entre 7 y 15 días después de la llegada del parásito.

Tratamiento para la thelazia

El tratamiento de la thelazia variará si los gusanos pueden localizarse o no a simple vista. En el caso de que sí puedan verse lo habitual será que el veterinario los extraiga de forma manual.

Si no es posible, entonces habrá que probar con productos como la milbemicina, utilizados para la desparasitación interna. Y en el caso de que haya úlceras u otras lesiones, éstas deberán recibir un tratamiento específico.

Es muy importante que no actuemos nunca por cuenta propia y que sigamos las indicaciones que nos dé un veterinario para no poner en peligro al perro, y administrarle la dosis y tipo de tratamiento correcto.

perro con thelazia

Cómo prevenir la thelazia canina

Para no tener que llegar a este punto, el mejor remedio es una buena prevención. Es cierto que no es fácil evitar la presencia de estas moscas en los meses de calor, pero siguiendo una serie de recomendaciones se pueden reducir las probabilidades de que el perro se infecte con este parásito. Algunos de los consejos a tener en cuenta son:

  • Intenta que durante los meses en los que haya moscas de la fruta los perros permanezcan más en el interior, para que no entren en contacto con ellas.
  • Trata que evitar pasear por zonas donde percibas la presencia de este tipo de moscas.
  • Intenta que no haya fruta caída de los árboles, hojas u otra materia orgánica cerca, para que las moscas no proliferen.
  • Utiliza repelentes y mosquiteras para un mejor control ambiental.

Algo muy recomendable son las gafas de sol para perros, pues ello dificulta el acceso de las moscas a los ojos.

Además, durante los meses más problemáticos se deben revisar los ojos del perro con mayor frecuencia y realizar más controles de rutina en el veterinario para que la thelazia, en caso de aparecer, no nos tome por sorpresa.

Así podrá tratarse cuanto antes para evitar complicaciones mayores en nuestro amigo peludo. Sobre todo, si no es la primera vez que le ocurre.