Toxoplasmosis en perros, síntomas y prevención

0
1115

La toxoplasmosis es una enfermedad infecciosa provocada por un parásito llamado Toxoplasma Gondii. Muchos mamíferos, incluyendo los humanos y los perros, pueden verse afectados por este padecimiento.

Por ello, es importante conocer bien en qué consiste y cómo se contagia en perros. Desde SoyUnPerro hablaremos de los síntomas comunes y de la forma de prevenirla / curarla.

También te puede interesar: Síntomas de la leptospirosis en un perro

¿Qué es y cómo se contagia la toxoplasmosis?

Se trata de una enfermedad que no es exclusiva de los canes y que es producida por un parásito protozoario que afecta a seres vivos de sangre caliente.

El contacto con una superficie contaminada o heces de gato infectadas es suficiente para contraer este parásito, que también puede ingerirse al consumir carne cruda o frutas sin lavar.

La toxoplasmosis canina se produce cuando el perro ingiere huevos maduros de este parásito y éstos pasan del tracto intestinal al torrente sanguíneo.

Desde allí llegan a los órganos internos y tejidos, que sufren una reacción inflamatoria e inmunológica.

Aunque cualquier perro puede adquirir esta enfermedad, independientemente de su raza, tamaño o edad, los más jóvenes y los que presentan problemas de salud son más vulnerables a la toxoplasmosis.

perro come carne cruda con toxoplasmosis

¿Puede mi perro contagiar toxoplasmosis a un humano?

La respuesta es “no”. Las personas sí pueden contraer esta enfermedad pero no por contagio de un perro a un humano.

Al igual que ocurre con nuestros amigos peludos, las principales vías de contagio de la toxoplasmosis en humanos son: el consumo de alimentos contaminados y el contacto con heces de gato infectadas.

En la mayoría de casos, la toxoplasmosis no llega a cursar síntomas graves y es neutralizada por nuestro sistema inmune.

Sin embargo, la toxoplasmosis puede ser un riesgo para el feto durante el embarazo, sobre todo cuando la futura mamá no posee anticuerpos contra esta enfermedad.

Principales síntomas en perros con toxoplasmosis

Puede presentar gran variedad de signos y afectar en cada caso de forma distinta. No obstante, en la mayoría de ocasiones los principales síntomas son:

  • Debilidad muscular

  • Falta de coordinación en los movimientos

  • Parálisis parcial o completa

  • Temblores

  • Depresión

  • Letargo

  • Fiebre

  • Falta de apetito

  • Pérdida de peso

  • Dolor en el abdomen

  • Vómitos y diarrea / heces con moco

  • Problemas respiratorios

  • Color amarillento de las mucosas (ictericia)

  • Inflamación de la parte media del ojo (uveítis canina), de la retina (retinitis) o de la córnea (queratitis)

  • Inflamación de las amígdalas.

  • Convulsiones

Si observas uno o varios de estos síntomas en tu perro o cachorro, debes llevarlo con el veterinario lo antes posible para que pueda examinarlo bien.

Diagnóstico y tratamiento para perros con toxoplasma gondii

Para poder verificar si un perro padece toxoplasmosis el veterinario deberá realizar previamente una serie de pruebas diagnósticas.

Lo habitual es que, después de revisar su historial clínico, se haga un examen físico completo. También será necesario un análisis sanguíneo para evaluar diversos parámetros, así como un análisis de orina y pruebas serológicas.

Los resultados de esta analítica y el perfil bioquímico permitirán saber el estado de salud del perro y el tratamiento más adecuado en cada caso. Si se requiere un diagnóstico más avanzado puede que el veterinario deba tomar una muestra del líquido cefalorraquídeo del perro.

De confirmarse la toxoplasmosis en nuestro perro, el objetivo prioritario del especialista será controlar la infección en las áreas afectadas y restaurar el sistema inmunológico del perro.

Para ello, si el peludo tiene deshidratación severa le administrará fluidos intravenosos y seguramente también le prescriba antibióticos. Si la enfermedad está ya bastante avanzada es posible que el perro deba quedarse hospitalizado.

perro con fiebre

¿Se puede prevenir?

Aunque no se puede prevenir al 100%, si tomamos algunas precauciones sí podemos reducir el riesgo de que el perro se contagie. Para ello debemos tener en cuenta una serie de consejos. Principalmente estos tres:

  • Evita que el perro coma carne cruda o alimentos que se encuentren en mal estado.

  • No dejes que se acerque a otras heces, especialmente si son de gato. Es importante tener esto en cuenta cuando salgas con él a pasear.

  • Si el perro convive con un gato en casa, no permitas que se acerque al arenero y limpia el recipiente que utilices de forma periódica.

Siguiendo estas pautas será más difícil que tu perro contraiga toxoplasmosis.

Dejar respuesta

Por favor escribe tu comentario
Nombre