American Bully o Bullypit

0
1986

También conocido cómo bullypit o american bullypit, el American Bully es un perro de origen norteamericano, de aspecto robusto y apariencia algo intimidante a primera vista.

Proviene de la mezcla del American Pitbull terrier y el American Staffordshire terrier. Y no se reconoció como tal hasta el año 1990, cuando fue registrada oficialmente. En países cómo España, está considerada una raza de perro potencialmente peligroso.

No se trata de una raza agresiva, pero debido a su gran corpulencia y fuerza, con una mala educación puede ser un perro realmente peligroso.

¿Cómo es el carácter de la raza American Bully?

A pesar de su aspecto algo feroz, el carácter el American Bully  puede ser amistoso y dócil, siempre y cuando reciba una educación y socialización adecuadas. Su carácter estable y extrovertido lo convierten en un buen perro en primera instancia.

Es una raza a la que le gusta la actividad cuando sale de paseo, pero en casa su comportamiento es tranquilo. Sabiendo distinguir perfectamente cuando puede y no puede hacer un poco el “trasto”.

Al ser una raza genéticamente fuerte, desde cachorros son algo dominantes y territoriales, cómo ocurre con la mayoría de razas de presa. Sin embargo, una correcta educación desde cachorros corregirá estos posible problemas.

El American bully es un perro protector y está dotado de cualidades físicas capaces de intimidar a los más osados. Debido a sus cualidades cómo perro guardián, es importante adiestrarlo correctamente para evitar sustos.

bullypit

Características físicas del Bullypit

El American bully es un perro de tamaño mediano. Su altura ronda los cuarenta y cinco centímetros a la cruz y su peso puede llegar incluso a los cincuenta kilos.

A nivel físico destaca su gran cabeza y sus potentes mandíbulas. Su cuello es corto y grueso y tiene un pecho bastante ancho. Todo su cuerpo es robusto a niveles generales, atlético.

En proporción con su cuerpo, sus patas y cola son algo cortas. Sin embargo no debemos dejarnos engañar, pues cuenta con una gran agilidad.

Dependiendo de sus condiciones físicas, podemos catalogar al American Bully en varios tipos:

  • American Bully Pocket: De tamaño más bien pequeño, es el más popular de la raza.
  • American Bully classic: Su tamaño es medio porta unas buenas proporciones físicas en relación tamaño del pecho / patas.
  • American Bully Standard: Como su propio nombre indica, es el considerado standard de american bully. Originario de las otras variedades de American bully.
  • American bully extreme: Algo más robusto que el standart, en tamaño y proporciones.
  • American Bully XL:  ¿Imaginas a un ejemplar de esta raza pero de tamaño gigante? Pues ahí tienes al XL.

Independientemente del tipo de Bully que sea, el pelaje del American Bully es siempre corto, fijo y suave. Con colores cómo el blanco, el negro el marrón o el gris, portando a rasgos generales el pecho blanco. Los colores que oficialmente no se admiten son albino o merlé, tampoco los ejemplares conocidos cómo American bully Blue.

Cómo educar a un American Bully

La educación de esta raza requiere de algo tan básico cómo un dueño con experiencia, al tratarse de un perro fuerte y con temperamento, es necesario saber educarlo bien desde cachorro.

No existen perros malos, pero si perros que genéticamente son más propensos a ser agresivos o territoriales, por eso es sumamente importante educar adecuadamente a un American bully, porque en malas manos, puede ser un gran peligro.

La socialización desde cachorros es imprescindible, así cómo enseñarle a controlar la mordida. Dominarlo y hacerle saber su lugar en la manada (familia) es primordial para evitar problemas de conducta.

No recomendamos esta raza a personas sin experiencia en la educación canina, ni a personas con poca personalidad, miedos o poca fuerza física. No obstante, aquí dejamos algunos consejos para su educación: Cómo educar a un perro potencialmente peligroso.

cachorro de american bully

Cuidados recomendados para un American Bully

AL tratarse de una raza muy activa, lo ideal es sacarlo al menos tres veces al día para dar largos paseos y dejar que libere su exceso de energía. Realizar ejercicio con el cómo correr o que nos persiga en bici, es una gran idea.

Gracias a su pelo corto no será un perro que requiera de grandes cuidados a nivel higiene, aunque un par de cepillados semanales y un baño mensual, siempre es recomendable para mantenerlo limpio.

Debido a los pliegues que pueden formarse en su piel, es muy beneficioso secarle a conciencia para evitar que quede humedad entre los pliegues, pues podría desarrollar hongos.

A nivel nutritivo debemos centrarnos en un pienso que contenga una gran cantidad de proteínas de alta calidad, evitando piensos con exceso de cereales o carnes de baja calidad (subproductos).

En cuanto a su salud, El American Bully es un perro fuerte que bien cuidado apenas nos dará problemas. Sin embargo algunos ejemplares son propensos a padecer displasia, por lo que debemos comentarlo con el veterinario para que realice revisiones rutinarias.

Dejar respuesta

Por favor escribe tu comentario
Nombre