Causas de la anorexia en perros

Cuando decimos que un perro presenta anorexia nos estamos refiriendo a que ha dejado de comer. Que un animal no coma es motivo de consulta veterinaria, sobre todo si observamos cualquier otro síntoma.

Y es que en un buen número de enfermedades la anorexia aparecerá entre los signos clínicos. Es por esto que si nuestro perro no come debemos llevarlo al veterinario para que pueda diagnosticar y tratar la patología que está provocando la anorexia.

Mi perro no come cuando hace calor

Cuando las temperaturas son elevadas, es normal que la ingesta de comida del perro disminuya. Va a comer pero menos cantidad y con mayor probabilidad al inicio o al final del día. También es habitual que su actividad se vea reducida e incluso algunos se negarán a pasear en las horas de más calor.

Debemos asegurarnos de que dispone siempre de una zona de sombra y de agua fresca y limpia. Además, lo pasearemos en las horas del amanecer o del anochecer. Eso sí, si el perro no come y presenta otros síntomas no será ya un comportamiento normal y tendremos que llevarlo al veterinario.

perro-super-delgato

Mi perro joven no come

Esta situación puede ser normal si estamos alimentando a nuestro cachorro con un menú formulado específicamente para animales en crecimiento pero el perro ya no lo necesita. En estos casos es habitual ver que deja comida en su comedero o incluso algún día ni siquiera la come.

Se soluciona ofreciéndole una nueva dieta más adecuada a sus necesidades nutricionales de perro mayor. En general, el cambio de alimentación de cachorro a adulto se hace sobre los 16 meses de edad, pero habrá que vigilar a cada perro. Eso sí, si no come y además presenta síntomas, hay que acudir al veterinario.

Por otra parte, los perros de más edad pueden presentar problemas a la hora de comer por enfermedad, inapetencia, lesiones en la boca, etc. En estos casos se recomienda, en primer lugar, buscar un diagnóstico veterinario y no achacarlo todo a la edad. En segundo lugar, podemos recurrir a dietas palatables para animarlo a comer.

Yako tumbado se le marcan las costillas

Mi perro no come su nueva comida

Otra causa de anorexia en perros se da ante un cambio de dieta. Si pretendemos, por el motivo que sea, cambiar la alimentación de nuestro perro, podemos encontrarnos con la desagradable sorpresa de que se niegue a ingerir nada, incluso durante días.

Para evitarlo, cualquier modificación en el menú debe hacerse de manera paulatina, mezclando el alimento viejo con el nuevo poco a poco hasta que consigamos terminar el cambio con la aceptación del perro. En el caso contrario, si cambiamos la comida de golpe y el perro se la come, puede tener problemas digestivos como diarrea o vómitos.

Mi perro no come y está triste

Los perros, al igual que las personas, también pueden atravesar procesos depresivos. Una mudanza, la muerte de alguien de la familia y, en general, cualquier situación que trastoque su cotidianidad, puede hacer que dejen de comer.

Además, situaciones estresantes, problemas de convivencia con otros animales de la casa o circunstancias que lo alteren, son otros factores a tener en cuenta porque pueden afectar a su alimentación.

Antes de determinar que un perro ha dejado de comer por un problema de índole psicológico el veterinario deberá examinarlo para descartar cualquier causa física. Para incentivar al perro a que coma en casos como los expuestos será necesaria la intervención en el ambiente. Para ello podemos recurrir a un etólogo canino o similar.

perro-flaco-con-anemia

Mi perro no come y está enfermo

Si nuestro perro ha dejado de comer o come menos de lo habitual y además presenta otros síntomas, es probable que esté enfermo. Algunos cuidadores asocian la anorexia a patologías que conciernen al aparato digestivo. Pero lo cierto es que casi cualquier enfermedad incluye la anorexia entre sus síntomas.

Por lo tanto, cuando un perro deja de comer no podemos pensar que se debe a alguna indigestión o a parásitos intestinales. Detrás de la anorexia podemos encontrar patologías de todo tipo, desde infecciones hasta enfermedades sistémicas, pasando por lesiones que produzcan dolor o tumores.

Debido a la gran cantidad de problemas de salud que pueden asociarse a la anorexia, se hace imprescindible acudir al veterinario. Este, teniendo en cuenta la historia clínica del perro y los síntomas actuales que le describamos, realizará las pruebas pertinentes para llegar al diagnóstico, como analíticas, radiografías o ecografías.

Animar a un perro a comer

Además de los fármacos y de las pautas para el tratamiento que nos dé el veterinario en función de la enfermedad que padezca nuestro perro, es importante que, para su recuperación, el perro vuelva a comer.

Para conseguirlo podemos recurrir a una dieta blanda o húmeda, pues son opciones que le resultarán más apetecibles y fáciles de comer. Si la comida se la ofrecemos caliente también le activaremos el olfato y le apetecerá más comerla. En último caso, podemos recurrir a sus alimentos favoritos, al menos hasta que recupere el apetito.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí