Dieta blanda

0

La dieta blanda está pensada para cubrir las necesidades nutricionales de los perros que sufren algún tipo de patología o trauma que afecta a su aparato digestivo, perros que están enfermos.

Resulta especialmente útil en los casos de diarreas, ya que compensa la pérdida de líquidos y al can le resulta mucho más apetecible y fácil de digerir. Si quieres saber más sobre este tipo de alimentación, dedícanos un par de minutos.

¿En qué casos debemos sustituir el pienso por la dieta blanda?

En todas aquellas situaciones en los que el aparato digestivo de nuestro perro se encuentre afectado, debemos suministrarle dieta blanda.

También en durante las convalecencias, postoperatorios, intoxicaciones u otro tipo de afecciones que cursan con debilidad general.

Los perros de edad muy avanzada y/o que han perdido demasiadas piezas dentales, también pueden requerir de la administración de la dieta blanda.

Alimentos utilizados en una dieta blanda

La dieta blanda se compone de la combinación de alimentos pensada para facilitar su masticación, digestión y absorción de agua. Además suministra todos los macronutrientes necesarios para preservar la salud del animal.

Al ser húmeda, en lugar de seca, contribuye a compensar la deshidratación que se produce en los casos de afecciones del tracto digestivo (diarreas, gastritis o gastroenteritis, etc.).

También suele administrarse en los casos en que el perro ha pasado por un trauma (abandono o aislamiento prolongado) o después de un ayuno prolongado o forzoso.

El tipo de alimentos que componen la dieta blanda no son siempre los mismos. Tenemos que diseñar la dieta en función de las circunstancias del perro y sus necesidades nutricionales.

Generalmente y salvo en el caso de intolerancias o alergias, puede ser bastante variada; siempre y cuando esté compuesta por alimentos naturales, fáciles de digerir y provea del mayor valor nutritivo posible.

pechugas de pollo y zanahoria

Proteínas

Seguirán siendo el componente principal de la dieta, pero procurando que provenga de carnes magras o animales con la menor cantidad de grasa posible; como pollo, pavo o pescado.

No se deben cocinar en exceso y siempre deben estar cocidas o cocinadas al vapor, sin usar nunca ningún tipo de aditivo cómo sal, aceites o especias. Además, deben estar libres de huesos.

Siempre que nuestro perro no sea alérgico a alguno de estos ingredientes, unos muslos de pollo deshuesados y cocidos pueden ser una gran opción, además de económica.

Hidratos de carbono

Los hidratos de carbono deben provenir del arroz blanco, patata, o pasta. Siempre cocidos solamente con agua, sin ningún tipo de aditivo. Debemos asegurarnos de que estén bien cocidos ya que así serán más digeribles.

Frutas y verduras

Las frutas y verduras no están muy recomendadas en casos de gastroenteritis (diarreas) pues aportan mucha fibra. Pero en otras patologías son muy beneficiosas por la cantidad de vitaminas que aportan.

Las frutas deben estar siempre crudas y a ser posible, trituradas.Siempre sin hueso ni pepitas. Recuerda que no todas las frutas son aptas para perros, puedes ver la lista aquí:

Las verduras por contra, deben estar siempre hervidas, algunas verduras utilizadas en dieta blanda son las zanahorias o la calabaza.

¿Cuando comenzar con la dieta blanda?

Si nuestro veterinario nos la ha prescrito, será el quien nos indique cuando debemos comenzar a administrarla. Si somos nosotros mismos quienes hemos decidido alimentar así a nuestro perro, dependerá del tipo de problema digestivo que tenga.

Por ejemplo un perro con gastroenteritis, es habitual que esté un día en ayudo (sin comer, pero con agua a su disposición siempre para que no se deshidrate) y comenzar al día siguiente con un poco de dieta blanda sin fruta ni verdura.

Para perros que han pasado por situaciones de estrés pero que no presentan patologías digestivas, podemos comenzar desde el primer día con una dieta blanda completa.

Es preferible que, al comienzo de la dieta blanda, las raciones sean pequeñitas y esperemos a ver cómo le sientan. Podemos aumentar ligeramente el número de raciones, para compensar la cantidad.

perro comiendo arroz con pienso

Suplementos en la dieta blanda

Otro de los propósitos que debería cumplir la dieta blanda para perros enfermos es la de restablecer la recuperación de su flora intestinal.

Este objetivo forma parte del equilibrio necesario para acelerar su recuperación y evitar recaídas y otros problemas derivados del debilitamiento de su sistema inmunológico. En este sentido, resulta muy conveniente enriquecer la dieta blanda con alimentos de alto valor probiótico, como los quesos bajos en grasa o el yogur.

Si nuestro perro tiene diarrea, debemos evitar este tipo de suplementos

Situaciones a tener en cuenta

Si nuestro peludo amigo se encuentra deshidratado o en el caso en los que la ingestión de alimentos sólidos le provoque demasiadas molestias, podemos comenzar la dieta blanda a base de caldos de aves de granja.

Los caldos deben ser siempre caseros, ya que los que venden preparados en los mercados, contienen demasiadas sustancias nocivas para nuestros perros y podrían empeorar la situación en vez de mejorarla.

A medida que vayamos notando mejoría, iremos aumentando la solidez de los alimentos de su dieta blanda, sustituyendo el caldo de ave por algún puré o sopas de arroz.

¿Cuánto tiempo debe durar la dieta blanda?

No existe una duración determinada, pues depende mucho de las circunstancias que han hecho necesaria su administración.

A medida que la salud y el apetito natural de nuestro perro mejore, combinaremos la dieta blanda con su comida habitual.

Cómo norma general se suele mantener la dieta blanda durante tres o cuatro días antes de comenzar a administrarle su alimentación habitual, pero en algunos casos es preciso aumentar este rango de tiempo incluso durante semanas.

¿Cuanta cantidad debo darle?

Si nuestro perro está alimentándose con dieta blanda por problemas gastrointestinales, debemos comenzar con poca cantidad e ir aumentando la misma en cada toma. Observando que le siente bien.

Si no tiene problemas digestivos, un buen truco para saber la cantidad diaria de dieta blanda es echar en su comedero el doble o incluso un poco más, que la cantidad de pienso que come normalmente.

Teniendo en cuenta, que siempre que hablamos de dienta blanda habremos usado una media de dos muslos de pollos y dos vasos de arroz a la hora de cocinarla. Frutas y verduras aparte, dado que no se incluyen en todas las dietas.

Recuerda que esta información es solamente orientativa y nunca debe tomarse cómo una prescripción veterinaria. Si tu perro está enfermo debe ser un veterinario quien lo diagnostique.

Dejar respuesta

Por favor escribe tu comentario
Nombre