Artritis canina

0

Los humanos y los perros compartimos padecimientos muy similares, un ejemplo de ello es la artritis. En ambos casos la edad es un factor importante para el desarrollo de esta dolencia, si bien hay otras causas de la artritis en perros que conviene que conozcas y prevengas.

Para que puedas reconocer este problema si tu perro lo padece, te explicaremos cuales son los síntomas habituales y qué podemos hacer para ayudarle a evitar el dolor que la artritis provoca.

¿Qué es la artritis y cómo afecta a mi perro?

La artritis es una dolencia degenerativa muy común en perros que afecta a las articulaciones. Con la edad los cartílagos comienzan a desgastarse y aparecen los osteofitos, que son una proliferación ósea excesiva en ciertas zonas.

Para que te hagas una idea: un osteofito es un trozo de hueso que crece casi siempre en una articulación y es un intento del cuerpo del perro por aumentar la superficie de apoyo entre dos piezas articulares, o bien el resultado de la calcificación de los tejidos blandos.

Los síntomas van empeorando con el tiempo, sobre todo si la artritis no está siendo tratada correctamente. Para poder identificarla, veamos primero cuáles son las principales causas.

Masaje a un perro para disminuir su dolor
Masajeando a nuestro perro para calmar su dolor

Cosas que provocan artritis en perros

La edad del perro es una de las causas más habituales de la artritis canina, pero no la única. Entre los factores principales a tener en cuenta, destacan los siguientes:

  • Envejecimiento del perro: A partir de los 8 años las probabilidades que tiene nuestro perro de sufrir artritis aumentan considerablemente. Esto se debe al desgaste natural de los huesos después de toda una vida de aventuras.

  • Peso excesivo del can: El sobrepeso es otro factor que puede provocar o empeorar la artritis, debido a que las articulaciones deben soportar más peso del que les correspondería. Asegúrate de que el perro no adquiere sobrepeso para prevenir la aparición de la artritis.

  • La genética del perro: La genética es una lotería y algunos peludos nacen con mayor predisposición a la artritis; sobre todo si sus antecesores han tenido problemas de este tipo.

  • Operaciones anteriores: Si el perro ha sido sometido a una intervención quirúrgica en las articulaciones a lo largo de su vida, al llegar a la vejez podría desarrollar artritis más fácilmente.

Si un perro reúne una o varias de las condiciones que acabamos de describir, estate alerta a los síntomas de la artritis y no bajes la guardia. Una detección temprana será fundamental para evitar dolores y complicaciones.

Principales síntomas de la artritis

Los síntomas de la artritis en perros más evidentes, que indican que se está produciendo una degeneración en las articulaciones, son los siguientes:

  • El perro se queda rezagado al salir a pasear, no avanza al mismo ritmo que antes.

  • Se muestra rígido y le cuesta levantarse por las mañanas.

  • Cojea.

  • No está muy interesado en jugar y tiene dificultades para correr, caminar o subir encima de la cama y del sofá.

  • Le cuesta subir escaleras.

  • Muestra signos de dolor y gime o se queja al tocarle las patas; también al rascarse o lamerse.

  • En ocasiones puede mostrar cierta agresividad, a causa del dolor que experimenta

  • Su estado de ánimo no es bueno

  • No come como lo hacía normalmente

  • Se muestra más distante

  • Sus ojos pierden brillo

En caso de detectar alguno de estos cambios físicos o de comportamiento, no dudes en llevarlo con el veterinario cuanto antes.

perro con artitis en una pata
Perro en la clínica veterinaria

¿Cómo se trata la artritis canina?

Cuando lleves el perro a la consulta veterinaria, el especialista examinará su historial clínico y le realizará un examen físico para confirmar o descartar este diagnóstico. Es importante que le menciones todos y cada uno de los síntomas que hayas observado, aunque no te parezcan graves.

Tras estar seguros que se trata de artritis canina, el veterinario recomendará el tratamiento más adecuado. Normalmente será un tratamiento farmacológico, mediante antiinflamatorios sin esteroides y algunos suplementos como la glucosamina o la condroitina.

Haz caso de lo que te diga el veterinario y, sobre todo, ni se te ocurra automedicarle o darle medicamentos para la artritis recetados para los humanos. Esto podría intoxicarle y empeorar su estado.

Consejos para cuidar a un perro con artritis

Junto con el tratamiento que te indique el veterinario, una vez en casa puedes ayudar al perro con artritis de múltiples maneras. Algunos consejos para cuidar a un perro con artritis, son:

  • Proporciónale una cama ortopédica para perros. Así podrá descansar más cómodo.

  • Pon sus recipientes de comida y agua a mayor altura, para que no deba agacharse tanto.

  • A la hora de pasear, elige superficies blandas o de tierra.

  • Controla su dieta para que se mantenga dentro de su peso ideal. Si pesa más de la cuenta, la artritis puede empeorar.

  • Haz un masaje diario en el lomo, cuello, rodillas, cadera y patas del perro, con mucho cuidado. Esto hará que la rigidez disminuya y se sienta más aliviado.

  • No dejes que duerma en el piso, pues el frío incrementará su dolor. Asegúrate también que está protegido de las corrientes de aire.

  • Intenta que no suba demasiadas escaleras y, si puedes, coloca rampas para que le sea más fácil desplazarse sin dolor.

Sigue estas recomendaciones y no olvides llevar al perro a los controles periódicos con el veterinario para mantener la artritis a raya. De este modo seguro que la calidad de vida de nuestros peludos con artritis mejora y podrán estar más contentos y felices pese a esta dolencia degenerativa.

Dejar respuesta

Por favor escribe tu comentario
Nombre