cachorro-de-perro-con-omega3

Últimamente se habla mucho de los beneficios del omega 3 para los perros. Cada vez es más habitual encontrar suplementos que lo contienen y también se añade a los alimentos. Se le atribuye efectos sobre la piel, el pelo o las articulaciones.

Pero, ¿son ciertos estos beneficios? ¿Podemos añadir omega 3 a la alimentación de nuestro perro? A continuación explicamos qué es el omega 3 y cómo puede ayudar a la salud de los perros.

¿Qué son los ácidos grasos omega 3?

Los ácidos grasos son esenciales porque el organismo no puede sintetizarlos. Tienen que consumirse en la dieta en pequeñas cantidades. Son lípidos de gran valor nutricional que se dividen en simples, compuestos y derivados. Los simples se clasifican en triglicéridos y ceras. Los primeros son los más importantes. Se componen de ácidos grasos y glicerol.

Los ácidos grasos están formados por una cadena hidrocarbonada con un número par de átomos de carbono. En su extremo disponen de un grupo carboxilo. Según su número de enlaces químicos dobles entre átomos de carbono se clasifican en:

  • Saturados: carecen de estos enlaces.
  • Monoinsaturados: poseen un solo enlace.
  • Poliinsaturados: cuentan con dos o más enlaces.

Los ácidos grasos omega 3 se encuentran entre los poliinsaturados. Su nombre se debe a que la ubicación del primer enlace doble es el tercer átomo de carbono. Proceden del ácido alfa-linoleico (AAL), con 18 átomos de carbono y tres enlaces químicos dobles. De él deriva el ácido eicosapentaenoico (EPA) y el docosahexaenoico (DHA).

perro-con-el-pelo-muy-brillante

¿Cuál es la función del omega 3?

Una deficiencia de ácidos grasos repercute en la salud del perro. No inmediatamente, pero si la carencia se mantiene aparecen signos como descamación, pérdida de brillo del pelo o piel más fina y grasienta en algunas zonas como orejas, pliegues o espacios interdigitales.

En ellas pueden producirse infecciones secundarias por bacterias o levaduras. Los ácidos grasos poliinsaturados, entre los que se encuentran los omega 3, despliegan importantes y variadas funciones en el organismo. Destacan las siguientes:

  • Mantener la salud de la piel y del pelo.
  • Favorecer el funcionamiento del sistema digestivo.
  • Mejorar el trabajo de los riñones.
  • Participar en procesos inflamatorios. DHA produce sustancias que causan una menor inflamación.
  • Contribuir al desarrollo neurológico. La presencia de DHA en la leche materna se relaciona con el óptimo desarrollo del cerebro, del sistema nervioso y de la retina de los cachorros. El cerebro es el órgano que contiene una mayor cantidad de DHA.

Alimentos ricos en omega 3

Hay diferentes alimentos en los que podemos encontrar cantidades importantes de ácidos grasos omega 3. Así, están presentes de forma significativa en aceites de pescado graso de aguas frías, como el salmón, la caballa, el arenque o el fletán. También hay EPA y DHA en algas, fitoplancton y algas unicelulares, y en la leche materna.

El mejillón de Nueva Zelanda, rico en omega 3 y sulfato de condroitina, es otro de los ingredientes que se está añadiendo en polvo a algunos alimentos para perros. Por último, hay omega 3 en los aceites de soja.

¿Cuándo debemos dar omega 3 a nuestro perro?

El omega 3 se está utilizando, sobre todo, en los casos en los que se diagnostican procesos inflamatorios. Pero tenemos que saber que su éxito es controvertido, ya que no siempre se consiguen los beneficios esperados. Se hacen necesarios más estudios.

De momento, lo cierto es que se recomienda para muy diferentes usos, pero solo el veterinario puede recetarnos una suplementación con omega 3. Esta estaría indicada en casos como los siguientes:

  • Perros que realizan actividades deportivas, ya que mejoran sus resultados.
  • Ejemplares de mayor edad porque actúa sobre la oxigenación cerebral. Es uno de los ingredientes a incluir en las dietas de perros con síndrome de disfunción cognitiva.
  • Pacientes con enfermedades crónicas de tipo inflamatorio, como las que afectan a las articulaciones, al sistema digestivo y, por supuesto, a la piel. Se debe a su acción antiinflamatoria. Inhibe los efectos de las sustancias químicas de estos procesos. Destaca su papel en la osteoartritis y en las alergias.
  • En los problemas articulares aumenta la capacidad de soportar peso, reduce la rigidez, la cojera y el dolor.
  • Asociado a los glucosaminoglucanos disminuye inflamación y dolor en las articulaciones.
  • Protege riñones y corazón al tener efecto sobre la fluidez de la sangre, además de acción antihipertensiva. En concreto, se recomienda incrementar el consumo de omega 3 en los perros con insuficiencia renal.
  • Disminuye el riesgo de tumores.
  • Durante la gestación y la lactancia favorece el desarrollo neurológico y retiniano de fetos y cachorros.
  • Mejora memoria y capacidades de aprendizaje de los cachorros, además del desarrollo normal de neuronas, retina y estructura auditiva.

Omega 3 y omega 6 para perros

El omega 6 es otro de los ácidos grasos esenciales que se han venido incorporando en los últimos tiempos a la alimentación de los perros. Ambos son fundamentales para la salud, pero es muy importante tener en cuenta la proporción entre ellos.

Si la cantidad de omega 6 es superior a la de omega 3, pueden surgir problemas de salud, como procesos inflamatorios. De ahí la importancia de no suplementar nunca a nuestro perro sin preguntar al veterinario.

Bibliografía
Dlujnewsky, Javier. Los nutrientes que la piel necesita. Revista Ateuves nº 57. pp. 14-16.
Prada, Iván; San Román, Fidel; Blanco, Blanca María y Blázquez, Óscar. Tratamiento nutricional de la insuficiencia renal. Revista Ateuves nº 35. pp. 16-22.
Rodríguez, Carlos. ¿Qué son los ácidos grasos omega 3? Revista Ateuves nº 10. pp. 22-26.
Sagarra, Natalia. Alimentación y problemas articulares. Revista Ateuves nº 39. pp. 14-18.
Villagrasa, María. Las grasas en la dieta de perros y gatos. Revista Ateuves nº 24. pp. 14-18 y Los complementos nutricionales. Revista Ateuves nº 13. pp. 24-28.