El Bichón Frisé

1

En este artículo os hablamos del Bichón Frisé, una raza de perro que ha adquirido gran popularidad gracias a sus excelentes cualidades temperamentales.

Durante siglos, llegó a ser la mascota preferida de la realeza y la nobleza en general. Después perdería su estatus para pasar a convertirse en el fiel y simpático acompañante de músicos y artistas callejeros y circenses, convirtiéndose en un perro del pueblo.

Al igual que otras razas, el Bichón Frisé estuvo a punto de desaparecer, pero la afamada inteligencia del animal y la providencial mano de algunos criadores, lo evitaron a tiempo.

Hoy en día, podemos seguir disfrutando de la compañía de de este adorable y simpático animal, que hace las delicias de chicos y grandes.

Características generales del Bichón Frisé

El Bichón Frisé es un perro pequeño, de pelaje rizado de 7 a 10 cm. de largo y en forma de tirabuzón y blanco, (el único color reconocido por la Federación Cinológica Internacional para esta raza); si bien algunos ejemplares lo tienen negro o marrón.

Algunas federaciones admiten una ligera sombra castaña en el pelaje, siempre y cuando no supere el 10% del total.

perro bichón frisé blanco

Su altura oscila entre 23 y 30 cm. para los machos y entre 24 y 27 cm. en las hembras.
Su peso, una vez adulto, ronda entre los 3 y los 4 kilos, de los que raramente excede.

Su ciclo vital puede alcanzar fácilmente los 14 años de vida, dependiendo por supuesto de la calidad de vida que tenga.

El Bichón Frisé es un perro atractivo, inteligente, alegre y bastante juguetón, pero sin llegar a mostrarse nervioso. Posee unos ojos redondos y vivaces, que casi parecen leer el pensamiento cuando te miran directamente.

Es ideal como perro de compañía y se adapta muy bien a cualquier tipo de vivienda.

Clasificación FCI

Según la Federación Cinológica Internacional el Bichón Frisé está clasificado dentro del grupo 9, y sección número 1 (Bichones y otras razas semejantes).

Orígenes e historia del Bichón Frisé

No se conoce el origen preciso del Bichón Frisé. Se baraja la posibilidad de que sea el resultado del cruce del antiguo Barbet, un perro de aguas de mayor tamaño, con otras razas de perros falderos de manto blanco.

El propio término: Bichón, es una derivación de “barbichon”, diminutivo de barbet en francés.
A la misma familia del Bichón Frisé, pertenecen el Bichón Borgoñés, el Maltés y el Habanero.

Lo que sabemos a ciencia cierta es que todos ellos provienen de la Cuenca Mediterránea.

La mascota preferida de la aristocracia

Debido a su encanto, blancura y pequeño tamaño, el Bichón Frisé se convirtió pronto en la mascota preferida de reyes y nobles, a partir del siglo XVI; especialmente durante los reinados de Francisco I de Francia y de Enrique III de Inglaterra.

Este último monarca llevaba sus bichones a todas partes en una canasta fabricada a tal fin y que colgaba de su propio cuello.

En las casas reales españolas, el Bichón Frisé no tuvo menos éxito que en el resto de cortes europeas. Incluso aparece reflejado en algunas pinturas de Goya, como acompañante de algunas damas de la nobleza.

Sin embargo, a finales del siglo XIX, junto con los cambios sociales e ideológicos de esta centuria, fue perdiendo su status de “perro aristócrata” hasta llegar a convertirse en la mascota preferida de músicos y artistas callejeros y circenses.

Ya en el siglo XX, el Bichón Frisé estuvo a punto de extinguirse. De no haber sido por sus apreciadas cualidades y la intervención de los criadores franceses, es muy probable que hoy en día no pudiéramos disfrutar de la inestimable compañía de esta raza canina.

La FCI la ratificó el estándar oficial en 2016, si bien dicha raza ya fue reconocida como tal en 1956.

Temperamento y personalidad

El Bichón Frisé es un perro inteligente, especialmente alegre, juguetón, sin llegar a ser nervioso, pero sobre todo, muy necesitado de compañía.

Aborrece la soledad; aunque también gusta de gozar de su propio espacio y de un cierto grado de independencia.

A pesar de ser un perro pequeño, se siente relajado en presencia de niños y disfruta participando de sus juegos sin asustarse por el posible alboroto.

Su inteligencia requiere de un buen y correcto imprinting, así como una escrupulosa educación; de forma que sea canalizada de la mejor manera posible.

 Salud y cuidados del Bichón Frisé

Si bien es cierto que el Bichón Frisé se caracteriza por gozar de una salud general bastante buena, pueden llegar a padecer algunas dolencias. Especialmente si no tomamos las medidas adecuadas. Algunas de ellas son:

  • Cálculos en la vejiga

Se producen principalmente debido a un exceso de proteína en la dieta y del abuso de algunos minerales, como el fósforo o el magnesio. También puede influir el no sacarlos a la calle con la frecuencia necesaria, prolongando excesivamente los intervalos de tiempo entre una micción y la siguiente.

  • Sobrepeso

Para evitarlo, nada mejor que una dieta controlada y proteínica principalmente, pero sin incurrir en un exceso o descompensación para evitar otro tipo de desórdenes. También se recomienda la práctica de ejercicio diario y de forma moderada. Los juegos y los paseos (frecuentes, sin ser excesivamente largos), son los idóneos para la raza.

  •  Cataratas

Son más frecuentes en los cachorros y adultos menores de 6 años. Las revisiones periódicas y un buen cuidado e higiene ocular pueden ayudarnos a prevenirlas o a tratarlas y, en caso de presentarse, recurrir a la cirugía si fuera preciso.

  • Pérdida de algunos dientes

Lamentablemente el Bichón Frise tiene particular tendencia a la pérdida de algunas piezas dentales durante la vejez, algo bastante común en otras razas. En muchos casos es algo genético, pero un buen cuidado bucodental y una dieta correcta pueden minimizar el problema y ayudarnos a retrasar la pérdida de dientes.

  • Alergias

El Bichón Frisé tiene una especial sensibilidad a las picaduras de pulga; siendo esta la causa más frecuente de la alergia en esta raza.
Una correcta higiene, lavado y cepillado frecuentes, así como el uso del collar y la pipeta antiparasitaria, son la mejor medida de prevención para estos casos.

  • Luxación Patelar

Se trata de una patología frecuente en perros de pequeño tamaño. Consiste en el desplazamiento anormal de la rótula, especialmente en las patas traseras. No siempre constituye un problema que impida llevar al perro una vida normal; aunque puede causarles dolor y llegar a mermar bastante su capacidad de movimiento.

  • Legañas

Suelen ser consecuencia de otros problemas oculares asociados (conjuntivitis, infecciones, cataratas), derivados a su vez de una mala higiene. También pueden ser debidas a que las pestañas las tenga crecidas hacia adentro. La alergia es otro desencadenante, por lo que deberemos estar alerta para descartar además otras patologías encubiertas.
Además, el Bichón Frisé posee unos conductos lagrimales algo pequeños y algo más propensos a bloquearse.

  • Sensibilidad a las vacunas

Algunos ejemplares de Bichón Frisé pueden acusar cierta propensión a manifestar algunos molestos síntomas, después de la administración de las vacunas. Inflamación facial, apatía, urticaria o letargo, sería algunos de ellos. Sin embargo, generalmente remiten al poco tiempo y raramente degeneran en complicaciones más severas.

Cuidados especiales del Bichón Frisé

El Bichón, como cualquier otro perro, necesita de unos cuidados adecuados a sus características y raza.

La dieta, el ejercicio y una correcta higiene son fundamentales. Tiende a pensarse que, por tratarse de un perro pequeño, no tiene las mismas necesidades de ejercicio y, sin embargo, es al revés.

El Bichón es un perro muy activo por naturaleza y necesita de una buena dosis de juego y paseo para mantenerse saludable y con un buen estado anímico.

Existe el falso mito de que el Bichón apenas pierde pelo y que, por esta misma razón, no necesita del lavado y el cepillado con la misma frecuencia que otras razas de perros.

Lo que realmente sucede es que el pelo muerto del Bichón Frisé no se desprende del mismo modo que en los perros de pelo liso, sino que se queda atrapado en la capa externa, enredándose cada vez más, de forma que si no se le retira con cierta frecuencia, su manto se mostrará cada vez menos saludable y enmarañado, pudiendo degenerar en serias afecciones de la piel.

Por ello se hace necesario el cepillado regular (mínimo dos veces por semana), tratando de deshacer los nudos que se hayan podido formar en su pelo, así como cortarle el pelo y bañarlo con cierta regularidad.

Es recomendable llevarlo al peluquero canino; al menos las primeras veces, para observar el procedimiento y poder hacerlo nosotros mismos más adelante, si así lo deseamos.

Cómo educar y adiestrar al Bichón Frisé

El Bichón Frisé es un perro relativamente fácil de educar y socializar; debido principalmente a su inteligencia y ganas de agradar a su amo. Le encanta ser el centro de atención y lleva muy mal el quedarse sólo.

Al igual que con el resto de las razas, la fórmula ideal para educarlo es un correcto imprinting y fomentar pautas de comportamiento de forma sistemática, progresiva y regular; utilizando el refuerzo positivo como llave maestra.

Resulta conveniente habituarle desde cachorrito a permanecer en las cajas de adiestramiento, de forma que se vaya acostumbrando a estar sólo durante períodos de tiempo cada vez más largos.

De este modo, llevará mejor nuestra ausencia cuando no podamos llevárnoslo a alguna parte o tengamos que realizar algún viaje sin él.

Pero no debemos dejarle en soledad por largos períodos de tiempo. Puede acusarlo en forma de depresión, trauma o estrés. Si no podemos dedicar el tiempo suficiente a nuestro perro, es mejor no tenerlo.

Asistir con él a algún curso de adiestramiento, nos puede ayudar mucho en el proceso de aprendizaje y es muy posible que nos aporte una nueva perspectiva de la psicología canina.
Además nos ayudará a mejorar la comunicación con nuestro peludo amigo, ayudándonos a brindarle el mejor tutelaje, a la vez que obtenemos lo mejor de su compañía.

1 Comentario

Dejar respuesta

Por favor escribe tu comentario
Nombre