¿Qué causa las cataratas en perros? Origen, síntomas y tratamiento

Las cataratas son una patología ocular grave, ya que pueden llegar a causar la ceguera al perro afectado. Y aunque se asocian más con los perros de edad avanzada, lo cierto es que pueden presentarse a cualquier edad.

Así, se distinguen entre cataratas congénitas y adquiridas. En ocasiones, las cataratas pueden solucionarse mediante cirugía haciendo que el perro recupere por completo su vista ¿Quieres conocer más detalles sobre cómo tratar las cataratas?

¿Qué son las cataratas caninas?

Las cataratas se definen como la pérdida de transparencia normal del cristalino. Es fácil reconocerlas porque veremos en el ojo del perro una zona opaca de mayor o menor tamaño. En concreto, es como si al ojo lo ocultase una película de un tono gris blanquecino. La mayoría de las cataratas tienen un origen genético.

Evolucionan en el plazo de días o meses. Finalmente, son causa de ceguera. Pueden ser congénitas o adquiridas. Además, las cataratas pueden complicarse con inflamación, glaucoma, luxación de cristalino, dolor, etc.

perro-con-inicio-de-cataratas

Tipos de cataratas que pueden afectar a un perro

En base a sus características, podemos diferenciar las cataratas en cuatro tipos diferentes. No todas pueden ser tratadas mediante cirugía, pero si podemos retrasar su evolución con un tratamiento adecuado.

Cataratas congénitas juveniles

Son las que se presentan en perros que cuentan con menos de seis años de edad. Van a afectar a ambos ojos, lo que no implica que aparezcan en los dos a la vez. Pueden desarrollarse a ritmo distinto.

Cataratas adquiridas

Estas son las que van a producirse en los perros mayores a consecuencia del envejecimiento. También se presentan relacionadas con otras enfermedades, como la uveítis o la diabetes. Los perros diabéticos son muy propensos a desarrollar cataratas, además en muy poco tiempo.

De hecho, las cataratas son la complicación más frecuente de esta enfermedad. Su avance puede ser tan rápido como unos días o semanas y suelen ser bilaterales y simétricas. Las cataratas en los perros diabéticos son una urgencia veterinaria.

Cataratas seniles

Es el nombre que reciben las cataratas que afectan a los perros de más edad. Es de las principales causas de ceguera en ellos. Pueden aparecer en ambos ojos, aunque se desarrollan a un ritmo diferente.

Son cataratas que se aprecian, en primer lugar, en el centro del ojo y van creciendo hacia el exterior hasta volver opaco todo el cristalino. Esto es lo que se conoce como una catarata madura.

Cataratas y esclerosis nuclear

La conocida como esclerosis nuclear es una degeneración del cristalino normal y debida al envejecimiento. No tiene nada que ver con las cataratas, aunque su aspecto externo nos lo recuerde. En la esclerosis lo que sucede es que se forman fibras nuevas en las zonas periféricas del cristalino.

Estas ejercen presión hacia su centro y es este proceso el que genera una nube azulada, habitual en perros ancianos. Al contrario que las cataratas, la esclerosis nuclear no causa ceguera ni alteraciones en la visión.

blanqueamiento-del-cristalino-por-cataratas-en-un-perro

¿Qué perros padecen cataratas?

Todos los perros pueden llegar a sufrir cataratas, pero, al existir un componente genético, podemos identificar algunas razas más predispuestas a sufrirlas. Destaca el Cocker spaniel, el Boston terrier, el Fox terrier, el West Highland white terrier, el Schnauzer miniatura, el Caniche, el Husky siberiano, el Golden retriever, el Bobtail o el Labrador retriever.

¿Cuál es el tratamiento para curar las cataratas?

El tratamiento de las cataratas pasa por operar rápido. El veterinario especializado en oftalmología es quien valora cada caso. Las cataratas seniles se dejan sin operar si el perro es muy mayor, presenta patologías y la anestesia supone un riesgo elevado. Se intenta operar si los dos ojos están afectados y el perro ve tan mal que le cuesta hacer vida normal.

Lo que hace el oftalmólogo es extirpar el cristalino. La técnica se denomina facoemulsificación (FACO), pero hay otras como la facofragmentación o la extracción extracapsular (ECLE), más recomendada para cataratas maduras. Sin cristalino el perro ve borroso pero, al menos, conserva visión. También existe la posibilidad de sustituir el cristalino por uno artificial.

Por otra parte, las cataratas juveniles pueden desaparecer de manera espontánea, en general en el transcurso de un año. En estos casos la catarata se reabsorbe y el perro mantiene una visión igual que si hubiese sido operado. Si no es posible la cirugía, hay que medicar de por vida y seguir un estricto seguimiento veterinario.

Posoperatorio de la intervención de cataratas

Tras la operación el veterinario nos pautará las revisiones necesarias en función de la evolución. Hay que administrar antibióticos y antiinflamatorios tópicos y orales para reducir las molestias y prevenir infecciones.

Es fundamental que el perro lleve un collar isabelino. También tenemos que evitar que realice cualquier movimiento brusco, como juegos con juguetes u otros perros. Si el perro operado convive con otros, debemos evitar que le laman el ojo.

¿Cuánto cuesta operar de cataratas a un perro?

El precio de una operación de cataratas es alto. Intervenir solo un ojo se cifra, de media, en unos 900 euros. Si hay que operar los dos, la cantidad se dobla y, además, hay que tener en cuenta que pueden sumarse costes de pruebas, revisiones y medicaciones. Antes de operar el veterinario tiene que explicarnos con todo detalle el procedimiento y el posoperatorio.

También tenemos que ser conscientes de que la operación no siempre resulta exitosa. La técnica FACO se reporta como más efectiva y, en general, se habla de un éxito cercano al 95 %. Se considera que la intervención ha sido positiva cuando el animal ve lo suficiente como para llevar una vida normal.

Si nos decidimos a operar, en contra de la creencia de que es necesario esperar a que las cataratas maduren, hay que hacerlo cuanto antes. De esta manera es más probable un buen resultado. De lo contrario, el cristalino se endurece y cuesta más retirarlo, pudiendo surgir complicaciones en la intervención y durante el posoperatorio, como uveítis o glaucoma.

¿Se pueden prevenir las cataratas?

Las cataratas hereditarias pueden evitarse no cruzando perros enfermos o portadores de esta patología. Para identificar estos ejemplares conviene ponerse en manos de oftalmólogos veterinarios que serán los encargados de las revisiones oculares y las pruebas pertinentes.

Bibliografía
Carlson y Giffin. 2002. Manual práctico de veterinaria canina. Madrid. Editorial el Drac.
Díaz, Clinio. 2009. Remisión de casos al oftalmólogo y cirugía de cataratas. Portal Veterinaria.
Ortiz, M., Salas, V., Cumpa, E. y Villagrasa, M. 2012. Catarata diabéticas: una urgencia quirúrgica. Portal Veterinaria.