Glaucoma canino


1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

0

El glaucoma es un exceso de líquidos retenidos en partes internas del ojo, los cuales producen presión, dolor e incluso pueden dificultar seriamente la visión de nuestro perro.

Existen varios tipos de glaucoma y diferentes grados de gravedad, por lo que es interesante que sepas cómo se originan, cuales son sus síntomas y si tiene algún tipo de cura. ¿Preparad@? Vamos allá.

¿Qué es un glaucoma?

Un glaucoma canino es un exceso de líquido en las zonas internas del ojo. Esto se debe a que el organismo del perro no tiene suficiente tiempo para drenar los fluidos intraoculares y se acumulan.

La consecuencia de esta disfunción es un aumento considerable de la presión en el interior del ojo, lo que puede afectar tanto al nervio óptico como a la retina.

perro-con-glaucoma

¿Por qué sale un glaucoma?

En ocasiones el glaucoma aparece por causas hereditarias, mientras que otras veces es la consecuencia de una enfermedad primaria. En este último caso, el pronóstico suele ser mejor. Además, hay que diferenciar entre dos tipos de glaucoma en perros: el agudo y el crónico.

La incidencia aumenta con la edad, por lo que es más común en perros ya adultos, si bien puede aparecer por causas genéticas. Debes saber que ciertas razas, como los Cocker, el Bichón Maltés o el Bulldog Francés, tienen una mayor predisposición a desarrollar este problema.

¿Cuales son los síntomas de glaucoma?

Cuando se produce un glaucoma, puede que en las fases iniciales no haya signos visibles. El perro va sufriendo una reducción progresiva de su campo visual, pero se va adaptando sin que ello le cause excesivos problemas.

Sin embargo, cuando ya está avanzado o se produce un ataque agudo de glaucoma, los síntomas son muy evidentes:

  • El perro experimenta un fuerte dolor en el ojo afectado.
  • Ojos muy enrojecidos.
  • Visión borrosa.
  • Lagrimea en exceso.
  • Vomita.
  • El ojo tiene un aspecto fijo y sin expresión, por la dilatación de la pupila y la apariencia empañada de la córnea.
  • El comportamiento del perro puede ser más agresivo.

Si sospechas que un perro puede tener un problema de este tipo, llévalo lo antes posible con el veterinario para que pueda examinarlo bien.

perro mirando

¿Cómo es el tratamiento para curar el glaucoma?

El tratamiento del glaucoma dependerá del estado de cada perro, si bien normalmente el veterinario recomendará aplicar un colirio específico para mantener el líquido intraocular controlado.

El especialista también puede recetar medicamentos analgésicos o antiinflamatorios, sobre todo cuando el glaucoma está provocando dolor intenso.

En ciertos casos, puede que esto no sea suficiente y que se plantee la posibilidad de operar al perro. De hecho, hay centros especializados que realizan este procedimiento a través de tecnología láser.

¿Qué cuidados necesita un perro con glaucoma ocular?

Además de seguir al pie de la letra el tratamiento recomendado por el veterinario, el perro con glaucoma necesitará una serie de cuidados y atenciones extra que le ayudarán a sentirse mejor.

Las principales recomendaciones son:

  • Realiza todas las curas y estate muy atento a la evolución del glaucoma y al estado del otro ojo sano, que también podría desarrollar este mismo problema.

  • Evita que el perro lleve collar, pues este elemento aumenta la presión intraocular.

  • También puedes probar algunos remedios caseros para el glaucoma canino. Estos no son sustitutos del tratamiento farmacológico en absoluto, pero pueden aliviar los síntomas.

Todos estos cuidados deben hacerse correctamente para que no sean contraproducentes. Por ello, el mejor consejo es que le consultes al veterinario todas las dudas que tengas sobre cómo cuidar a tu perro si tiene glaucoma.