Cocker Spaniel Americano

0
2789

El Cocker Spaniel Americano, en inglés: “American Cocker Spaniel”, es un descendiente directo del Cocker Spaniel Inglés, el cual fue llevado a los Estados Unidos en el siglo XIX.

Poco a poco, y a través de selecciones que buscaban unas determinadas características derivó en la raza que hoy conocemos.

Si bien la historia del Cocker Americano es relativamente reciente, su popularidad ha ido en aumento gracias a sus excelentes cualidades físicas y temperamentales. No en vano, se ha convertido en la mascota preferida de muchas celebridades en todo el mundo.

Se trata de un perro atractivo y con un carácter que lo convierten en un compañero realmente encantador.

Características físicas del Cocker Americano

El Cocker Americano es un perro catalogado de tamaño mediano, si bien se trata del más pequeño dentro de su categoría (perros de caza).

Exhibe un pelaje liso y ondulado, aún más largo que el de su primo, el Cocker Inglés; con unos flecos muy característicos en la zona de las orejas, patas y abdomen; lo que le confiere un porte peculiar y muy atractivo.

cocker americano

Su mirada es dulce y enternecedora, una característica común de los Spaniel. El Cocker Americano, siendo más pequeño que su predecesor; mantiene una apariencia proporcionada y compacta.

Su hocico es más chato y alto; si bien mantiene las orejas largas y colgantes. Su color varía desde el negro compacto, al negro con manchas blancas en cuello y pecho. También abunda el rojo oscuro, así como el marrón con manchas de color fuego en dichas zonas.

La FCI, admite la mezcla de dos colores sólidos, siempre y cuando uno de ellos sea el blanco.

Su altura de cruz oscila entre 33 y 36 cm. en las hembras y 33 a 39 cm. en los machos. Su peso de adulto ronda entre 10 y 12 kg. en las hembras y entre 12 a 15 kg. en los machos.

La esperanza de vida del Cocker Americano hay que situarla entre 12 y 14 años.

Clasificación FCI

Según la Federación Cinológica Internacional, el Cocker Americano está englobado dentro del grupo 8 (perros cobradores de caza, de agua y levantadores de caza).

Sin embargo, para el AKC (American Kernel Club), figura en el grupo 1, es decir, se encuentra clasificado en la categoría de perros de muestra.

Breve historia del Cocker Americano

Existen documentos que datan la llegada del primer ejemplar de Cocker Spaniel Inglés a América del Norte allá por 1620, a bordo del crucero Mayflower. Sin embargo, será a partir de 1800 cuando comiencen a llegar de forma más fluida a los Estados Unidos y Canadá.

Desde entonces y a lo largo de todo el siglo XIX se producirá la propagación y crianza de la raza por toda Norteamérica.

En 1881 se funda el primer club americano dedicado al Cocker Spaniel, el American Cocker Spaniel Club, que más tarde será conocido como el American Spaniel Club (ASC).

Poco a poco, y de la mano de algunos criadores estadounidenses, la raza iría derivando en una línea que se alejaba cada vez más de la original. Especialmente orientada a ganar concursos de exposición canina.

Se produce entonces una escisión entre los criadores que deseaban preservar la línea original de caza y quienes preferían convertir al Cocker Spaniel en un perro destinado a competir con garantías de éxito en las exhibiciones de la época.

A raíz de dicha escisión, surge la demanda de que ambas líneas sean reconocidas como razas diferentes, prohibiéndose incluso el cruce entre las dos.

Finalmente en 1946, el American Kennel Club reconoce al Cocker Americano como una raza independiente, momento en el cual pasará a denominarse Cocker Spaniel por los propios estadounidenses.

Fuera de los Estados Unidos, se le conoce como Cocker Spaniel Americano (American Cocker Spaniel) o simplemente Cocker Americano (American Cocker) para distinguirlo del Cocker Spaniel Inglés.

Comportamiento y Temperamento

El Cocker Americano es un perro alegre tierno y cariñoso. Es además apacible y equilibrado y, salvo que se encuentre enfermo, nunca dejará pasar la oportunidad de jugar a recoger la pelota o de salir a la calle; herencia directa de su pasado como perro de cobro.

Demanda y ofrece cariño a partes iguales, el cual reparte sin mesura, pero con mucho tacto y sin llegar a ser agobiante, especialmente a los niños e incluso a otros animales.

No lleva nada bien saltarse alguna de sus paseos regulares, y nada le sitúa en mayor estado de excitación que escuchar la palabra “calle” en boca de su amo/a.

Cuidados especiales y salud del Cocker Spaniel Americano

Cuidado del pelaje

Una de las mayores atenciones que requiere el Cocker Spaniel Americano, consiste en el mantenimiento de su magnífico pelaje.

Aunque a los perros no halla que bañarlos con excesiva frecuencia, (una o dos veces al mes), sí deberemos procurar que se encuentre limpio y cepillarlo diariamente al menos una vez.

Tampoco nos sobrará visitar con nuestro peludo amigo al peluquero canino, quien sabrá cómo cortar, lavar y adecentar adecuadamente su pelaje y, de paso, podremos aprender el mejor modo de hacerlo nosotros mismos.

Con estos cuidados, no sólo evitaremos que presente una apariencia descuidada, sino posibles de problemas de salud, como infecciones por ácaros y otras patologías a al poco cuidado del pelaje, poco deseables para nosotros y para él.

Entre estos problemas se encuentran el excesivo pelo suelto por casa, alergias, eczemas cutáneos, miasis, etc.

Atención a sus orejas

También resulta conveniente dedicar especial atención a sus orejas y revisar su pabellón auditivo con frecuencia; especialmente después de cada paseo, observando que no se le haya introducido dentro ningún cuerpo extraño.

Existen productos y métodos de limpieza de oído en los perros que nos recomendará nuestro veterinario, que sirven para prevenir problemas derivados de una mala higiene en esta delicada zona. También nos indicará la mejor forma de limpiarla.

El Cocker Americano y los Spaniel en general, son algo más propensos que otras razas de perros a padecer sordera en uno o varios oídos. En algunos casos, se trata de un problema hereditario, pero en otros es debido a causas externas evitables y, en todo caso, un correcto cuidado y las revisiones periódicas, nos ayudarán a tomar medidas para paliar el problema o prevenirlo.

Ojos

La zona ocular es otra de las partes que requerirá especial atención. Dolencias como las cataratas, el glaucoma, la conjuntivitis asociada o el electropión, son algo más frecuentes en esta raza. La solución pasa por prestar atención a sus ojos, comprobando que no tenga rojeces ni irritaciones o cuerpos extraños y, por descontado, acudir a las citas periódicas con nuestro veterinario.

Luxación de la rótula

Otro problema común en el Cocker Americano es la luxación de rótula. Se trata de un desplazamiento inusual de la rodilla, que provoca bastante dolor y puede llegar a degenerar en artritis.

En la mayoría de los casos, es debida a causas hereditarias, pero una dieta que evite el sobrepeso, así como el ejercicio regular y moderado, retrasarán sin duda la aparición de la dolencia y minimizará los daños que esta pueda ocasionarle.

Hoy en día, contamos con muy buenos tratamientos veterinarios que pueden ayudarnos a prevenirla y a amortiguar sus síntomas.

Cómo educar y adiestrar al Cocker Americano

El Cocker Spaniel Americano es un perro inteligente, deseoso de agradar y muy predispuesto a los nuevos estímulos. Esta disposición natural facilita bastante su educación y adiestramiento.

La dulzura del American Cocker es una ventaja añadida, pues constituye una actitud que puede facilitarnos al proceso, ahorrándonos tiempo y esfuerzo.

Sin embargo, a pesar de su docilidad, debemos saber que el Cocker Americano también es, cuando quiere, un perro obstinado, (herencia quizás de su pasado como cazador), de manera que si no le proporcionamos el estímulo adecuando, la tarea se hará mucho más ardua.

Educar y enseñar a nuestro Cocker, conlleva, además de un alto porcentaje de sentido común, la correcta comprensión de la psicología canina.

La constancia y la paciencia son fundamentales, sin embargo, de nada nos servirá repetir un método que no está funcionando, y mucho menos recurrir a la agresividad, la amenaza o el castigo físico.

Podemos hacernos entender de forma que nuestro peludo amigo sepa lo que se espera de él en cada momento, utilizando el refuerzo positivo como herramienta principal.

Eso sí, debemos mostrarnos inflexibles y tajantes cuando la situación lo requiera, actuando siempre de una misma forma para crear asociaciones estables y claras en nuestro amigo.

Pero jamás abusaremos de nuestra posición, ni haremos que se sienta vejado, acobardado o menospreciado. Además de ser un delito, los perros no responden bien a estos métodos que sólo consiguen fomentar desórdenes y agravar los problemas que se pretenden corregir.

Hoy en día, sabemos que, incluso animales salvajes de tipo gregario, como es el lobo, el líder de la manada lo es por aceptación espontánea de sus congéneres, más que por su fuerza física o su capacidad para imponerse al resto.

Es escogido de modo natural por sus cualidades para encontrar agua y alimento y utilizar su fortaleza y carácter para evitar disputas entre los miembros de la manada, asegurando la armonía y la unidad de la manada, lo cual es garantía de supervivencia.

Conclusiones

En resumen, podemos afirmar que el Cocker Spaniel Americano es un excelente animal de compañía, alegre, tierno y cariñoso, un poco obcecado, de llamativo y magnífico pelaje, gran amante de los juegos y la naturaleza.

En definitiva, un perro que, si lo tratamos y cuidamos como merece, nos regalará muchos buenos ratos, aumentando sin duda nuestra calidad de vida y la de los nuestros.

Dejar respuesta

Por favor escribe tu comentario
Nombre