¿Cómo cuidar a un perro en verano?

Conocer los cuidados para perros en verano es esencial para protegerlo de las altas temperaturas. Deshidratación, patas quemadas por el asfalto o un golpe de calor son algunos de los problemas que pueden suscitarse si no pones atención durante esta temporada.

Descubre formas de refrescar a tu perro del calor y otras recomendaciones para pasar este verano sin incidentes. ¡Vamos allá!

Hidratación

La hidratación es parte esencial de los cuidados de tu perro, pero en verano se convierte en algo aún más importante. El recipiente de agua debe estar siempre disponible y es recomendable que lo cambies a diario o un par de veces al día, para que se mantenga fresca.

Recuerda colocar el recipiente en una zona alejada del sol, para evitar que se entibie. No es necesario que le des a tu perro agua fría del refrigerador, a temperatura ambiente es más que suficiente.

Otras opciones son ofrecerle un delicioso helado para perros y utilizar hielo como juguete. Ayudarán a refrescarlo aportando hidratación extra.

Alimentación

Muchos perros tienden a comer menos durante el verano, pues el aumento de las temperaturas puede provocar cambios de comportamiento e irritabilidad. Para contrarrestarlos, debes estimular a tu perro a comer con un cambio de rutina.

Ofrécele los alimentos durante las horas más frescas del día, ya sea temprano en la mañana o al final de la tarde. Esto también ayudará a la digestión.

Una buena opción es darle comida húmeda, de esta forma aportarás más hidratación y una textura diferente. Si no tu perro no está acostumbrado a comer alimento enlatado, puedes humedecer con agua su pienso habitual.

Frutas como la sandía y el melón son recomendables durante el verano, pero en pequeñas porciones y de forma ocasional, pues contienen mucha azúcar.

perro-bajo-el-sol-olfateando

Horario de paseos

Uno de los principales cuidados para perros en verano es prestar atención al horario de los paseos. Igual que para la comida, programa los paseos para la mañana o el final de la tarde, de esta forma evitas las horas de mayor sol.

El ejercicio debe ser moderado, pues tu perro podría sofocarse o deshidratarse rápidamente. Otra buena opción es adquirir zapatitos para tu perro o un gel protector de almohadillas, de esta forma evitarás que sus patas puedan lastimarse con el asfalto caliente si debes salir con él a horas críticas del día. Sin embargo, lo más recomendable es que permanezca en casa hasta que el sol esté menos fuerte.

Durante los paseos y el tiempo de juego, recuerda llevar contigo un recipiente con agua para tu perro.

Almohadilla de enfriamiento para perros

Si planeas salir de viaje o disfrutar un día en el parque con tu mascota, puedes adquirir una almohadilla de enfriamiento para perros. Estas mantas refrigerantes contienen un gel capaz de absorber el calor de tu mascota, ayudando a que un perro acalorado se refresque rápido.

Este tipo de mantas se comercializan en distintos precios y puedes usarlas en exteriores o interiores.

Dentro de casa, la cama de tu perro debe estar ubicada en un lugar fresco, con suficiente ventilación y alejado del sol. En ninguna circunstancia lo dejes atado en el jardín ni desprotegido frente a los rayos solares.

perro-disfrutando-de-un-baño-en-el-lago

Desparasitación

El verano no es solo una temporada para tomar vacaciones. Mientras tú descansas, proliferan ciertos insectos que se convertirán en una molestia para tu perro: pulgas y garrapatas.

Justo antes de que empiece el verano, consulta con tu veterinario el mejor momento para administrar productos de desparasitación externa e interna. Esto dependerá del calendario de vacunas y desparasitaciones que tu perro haya tenido antes.

Cuidado del pelaje

No es recomendable cortar el pelo de tu perro en verano, a menos que el veterinario lo haya recomendado. ¿Por qué? El manto funciona como un aislante de calor y previene las quemaduras de la piel. Al cortarlo, solo expones a tu perro.

De forma natural, el pelo muerto se caerá para que el pelaje sea menos denso y más fresco durante el verano. Sin embargo, es recomendable que cepilles con frecuencia a tu perro para contribuir a este proceso. De paso, esto servirá para desatar nudos y detectar la presencia temprana de parásitos externos.

perro-con-crema-solar-en-la-trufa

Protector Solar

A todos los perros les gusta tomar el sol, pero en verano es tan intenso que puede terminar provocando quemaduras en las partes más sensibles de nuestro perro. Cómo por ejemplo, en su nariz / trufa.

Para evitar este tipo de quemaduras, es recomendable utilizar un protector solar para perros de buena calidad que le proteja bien, generalmente se recomienda usar factor 50.

¿Cómo mantener a tu perro fresco en verano?

Es recomendable aumentar la frecuencia de los baños si las temperaturas suben demasiado, pero teniendo en cuenta que, si has aplicado una pipeta contra parásitos, debes esperar algunos días antes de hacerlo.

Una visita a la piscina es una manera divertida de quitarle el calor a tu perro. Vigila en todo momento a tu mascota, pues podría ahogarse si tiene miedo al agua o no hay peldaños para salir de la piscina.

Los paseos a ríos o espacios naturales pueden resultar peligrosos si no pones atención a lo que hace tu perro. Una corriente de agua, piedras en el fondo o zonas fangosas podrían ponerlo en peligro, mantenlo cerca de ti en todo momento. De igual forma, evita que ingiera plantas o frutos encontrados en el lugar.

Una alternativa casera es utilizar un pulverizador para rociar el pelaje, es bueno mojar a los perros cuando hacer calor, pues esto los ayuda a refrescarse (siempre y cuando permanezcan luego a la sombra).

Siguiendo esta lista de cuidados para perros en verano, podrás disfrutar junto a tu mascota sin preocupaciones.