Tapar al perro con una manta ¿Recomendado o no?

A medida que el invierno se asoma, debemos asegurarnos de que nuestros peludos estén debidamente protegidos del frío. Si bien ellos suelen tener sus propios mecanismos de protección, algunos necesitan cuidados extras, en especial los más pequeños o con pelaje menos abundante. Por ello, muchos tutores se preguntan si es bueno tapar al perro con una manta en los días fríos.

Si tu también tienes la misma duda, dedícanos los siguientes minutos. Porque desde Soyunperro te explicaremos si debemos o no abrigar a nuestro perro con una manta.

También te puede interesar: Cómo saber cuando hace demasiado frío para un perro

¿Es necesario tapar al perro con una manta en invierno?

Para saber si es necesario tapar al perro con una manta, primero debemos identificar si él tiene o no frío. De entrada, aprovechamos para aclarar una duda muy común, que es si los perros tienen frío. Y la respuesta es: ¡SÍ! Nuestros mejores amigos tienen frío al igual que nosotros, pero su sensibilidad y las formas de protegerse contra los cambios de temperatura son diferentes a las nuestras.

Los perros tienen mecanismos naturales para protegerse del frío. Por ejemplo, cuentan con una capa de grasa de mantiene estable su temperatura corporal, impidiendo que pierdan demasiado calor en invierno. Además, su pelaje también los protege tanto de la pérdida de calor para el ambiente, como de los posibles daños causados por las adversidades climáticas.

Por ello, en la mayoría de los casos, no es necesario abrigar a los perros. Lo que sí resulta fundamental, es proveerles un ambiente donde puedan estar protegidos y cómodos si hace frío. Entonces, si vives en una región donde las temperaturas descienden mucho en invierno, es mejor que tu peludo duerma dentro de casa.

¿Cuáles son las razas de perro más sensibles al frío?

Ten en cuenta que algunos peludos son naturalmente más sensibles a las bajas temperaturas que otros. Esta mayor o menor sensibilidad tiene que ver con sus orígenes y sus propias características, en especial la composición corporal y su tipo de pelaje.

Entonces, los perros más sensibles al frío de hecho pueden requerir una protección extra en invierno. Ello es más común en aquellos que tienen un bajo porcentaje de grasa corporal, un pelaje muy fino o una condición de salud más débil.

Por ejemplo, los cachorros y los perros ancianos son particularmente vulnerables y pueden tener su salud seriamente afectada por la exposición a las bajas temperaturas. Lo mismo aplica a los peludos con una estructura corporal más pequeña y delgada, como el Chihuahua o el Pinsher.

También es importante resaltar que las razas originarias de países con climas cálidos, lógicamente, suelen ser más sensibles al frío que las originarias de regiones frías, como el Husky Siberiano o el Alaskan Malamute, que pueden soportar inviernos muy crudos y sufren más con el calor.

perro calentito en una manta

¿Cómo saber si un perro tiene frío?

Como vimos, tapar al perro con una manta o abrigarlo con vestimentas sólo resulta necesario cuando este perro efectivamente tiene frío. Es decir, si aun viviendo en un ambiente debidamente acondicionado a sus necesidades, el perro tiene frío, una de las estrategias para protegerlo puede ser taparlo con una manta.

Pon atención a las siguientes señales:

  • Respiración lenta
  • Apatía, baja movilidad o movimientos lentos
  • Cansancio y/o aumento del sueño
  • Piel seca
  • Temblores

Estas son las primeras señales de que un perro tiene frío, pero si su temperatura corporal desciendo por debajo de los 35ºC, pueden aparecer síntomas de hipotermia.

¿Cómo proteger tu perro del frío?

Aunque raras veces sea realmente necesario tapar al perro con una manta o abrigarlo con vestimentas, hay algunos cuidados esenciales para preservar su buena salud durante el invierno. Los principales son:

Nutrición reforzada

Al igual que nosotros, los perros pueden tener un mayor requerimiento calórico durante el invierno. Su cuerpo necesita más energía para mantenerse saludable, y un gasto calórico más elevado requiere una alimentación más calórica para evitar desequilibrios.

Pero, ¡atención! Para los perros que viven casi todo el tiempo dentro de una casa calefaccionada, este aumento del gasto calórico es muy bajo o casi irrelevante. Entonces, hay que evaluar muy bien junto al veterinario si es realmente necesario incrementar su ingesta calórica, ya que un exceso de calorías puede derivar en un aumento de peso innecesario.

Por otro lado, los perros “de trabajo” o que están habituados a vivir en el exterior del hogar, la adaptación nutricional es clave para preservar su salud y energía en invierno. De todos modos, recuerda que no es recomendable dejar el perro fuera de casa cuando hace frío.

Horarios de los paseos

Suspender los paseos de tu perro durante el invierno no es necesario y puede resultar contraproducente para su salud y comportamiento. Si dejas de proveer esparcimiento y actividad física a tu peludo, el resultado más probable será un aumento de peso y problemas de conducta.

Pero si hace mucho frío en los horarios que suelen pasear con tu mejor amigo, puedes adaptarlos para evitar exponerse a temperaturas muy bajas. Si lo haces, recuerda empezar antes de la llegada del invierno, para que no sea un cambio repentino para tu perro. Otra buena práctica es hacer un breve ‘calentamiento’ antes de salir al exterior, como puede ser jugar unos minutos dentro de casa.

Ten mucho cuidado con sus almohadillas, ya que pueden sufrir quemaduras en contacto con el hielo o la nieve. Para prevenirlas, puedes aplicar un poco de protector antes de salir (hay productos específicos para las almohadillas de los perros) y reforzar su hidratación durante el invierno.
Y si tu perro es particularmente sensible al frío, puedes abrigarlo antes de salir.

Acondicionamiento del hogar

Como decíamos al principio de este artículo, más importante que tapar al perro con una manta o abrigarlo con vestimentas, es asegurarte de que tenga un ambiente donde pueda estar protegido del frío y sentirse cómodo.
Si vives en una región fría, probablemente ya estás habituado a tener la casa calefaccionada en invierno. Y si tu perro vive adentro, la propia calefacción será de gran ayuda para que no tenga frío. Pero también es importante que cuente con una cama o colchón adaptado a su tamaño para dormir calentito.

Además, si percibes que las temperaturas son particularmente bajas por la noche o madrugada, puedes tapar a tu perro con una manta o dejarla a su alcance para que se acueste sobre ella en caso de que tenga frío. Pero, con el hogar calefaccionado y un ambiente adaptado a sus necesidades, el perro no necesita permanecer abrigado dentro de casa.

Por último, y no menos importante, si tu perro está habituado a pasar varias horas del día en el exterior del hogar, es importante que cuente con un refugio para que no se exponga al frío y las adversidades climáticas. Una casita con un colchón o manta gruesa, comida y agua a su disposición, y algunos juguetes para que se ejercite y entretenga, son altamente recomendables.
Si quieres más consejos para proteger a tu perro del frío, no dejes de leer este artículo: “¿Cómo cuidar a un perro en invierno”

Eduarda Piamore

Licenciada en Filosofía y Técnica en Psicología, Educación y Adiestramiento Canino. Redactora y traductora freelance, apasionada por la escritura y la lectura. Autodidacta en temas relacionados a la Salud Mental, Medicina Natural y Terapias Alternativas para perros y gatos. Voluntaria en el rescate y promoción a la adopción de animales abandonados. Una apasionada admiradora del Reino Animal, fiel a la inagotable fuente de sabiduría de la naturaleza. Latinoamericana, multicultural, un alma viajante

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba