Cómo cuidar a un perro anciano – Guía completa


1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

0
48

Al igual que nos sucede a nosotros, nuestros queridos perritos también envejecen, aunque ellos lo hacen a un velocidad muy superior a la nuestra. Y cuando llega su vejez, debemos comenzar a aplicar una serie de cuidados específicos.

No todos los perros envejecen igual de rápido, dependiendo del tamaño y la raza unos llegarán a la vejez a los nueve o diez años y otros a los trece o quince años. Y cada cuál requiere de sus propios cuidados, por eso, saber cómo cuidar a un perro anciano es fundamental.

Desde SoyUnPerro te vamos a mostrar los consejos más prácticos y recomendables para el cuidado de un perro adulto, anciano o viejo, como prefieras llamarlo. Cuida de el como se merece.

También te puede interesar: Signos de envejecimiento en perros

¿Cómo se cuando un perro es viejo o anciano?

Existen muchos detalles que podremos apreciar en nuestro perro para determinar cuando se ha convertido en un perro mayor. Aunque una de las características más notorias es la aparición de canas en su hocico.

Cuando las canas comienzan a cubrir el hocico de nuestro perro, es señal de que ya es mayor y en breve se convertirá en un perro anciano. El estado de anciano llega cuando su hocico está prácticamente cubierto de canas y además también comienzan a aparecer en su cabeza.

La reducción de energía también es un signo claro de vejez en perros, dejarán de ser tan activos y se volverán mas tranquilos. Aunque eso no significa que no quieran salir a pasear y saludar a otros perritos.

Los cambios de comportamiento en el hogar también son típicos en perros mayores, se vuelven mas cariñosos, mas familiares y en ocasiones incluso comienzan a tener miedo a quedarse solos, desprotegidos.

Los perros de razas grandes tienen una estimación media de vida de unos doce años, mientras que los perros de razas pequeñas tienen una estimación de vida de quince a veinte años. Dependiendo de cómo sea tu perro, su vejez comenzará a partir de los ocho o nueve años, o a partir de los doce o quince.

perro mayor con canas

La alimentación para perros ancianos

Muchos perros llegan a su edad adulta con problemas dentales, debido al desgaste de los mismos durante todos los años anteriores. Por eso elegir un pienso que sea blando y se mastique con facilidad, es la mejor opción para ellos.

Además la alimentación de un perro anciano debe contener alrededor de un veinticinco por ciento menos de calorías metabolizables, ya que el reducirá también considerablemente su actividad física y no queremos que engorde.

Engordar supondrá un grave problema para sus articulaciones y su circulación, por eso es tan importante elegir un buen pienso para perros “Senior” o “Mayores”. Aunque ya sabrás, que la mejor alimentación es siempre la natural, conocida cómo Alimentación BARF.

Si optas por el pienso, recuerda, que sea bajo en calorías, que contenga una buena cantidad de condroprotectores (para sus articulaciones) y antioxidantes, sin olvidar que las croquetas sean blandas.

Incrementa tus caricias en perros mayores

Los perros ancianos tienden a adquirir más miedos y a sentirse en cierta forma desprotegidos, por lo que debemos incrementar más aun si es posible, nuestro afecto hacia ellos.

Darles mimos a diario y demostrarles lo felices que somos con ellos es fundamental para que se sientan queridos y aceptados, pero sobre todo, en su edad adulta.

Incluso te recomendamos que comiences a darle masajes a tu perro anciano, para relajar sus músculos y además afianzar vuestros lazos afectivos. Puedes aprender desde: Cómo dar un masaje a un perro.

Por otro lado, es normal que alguno perros ancianos pierdan el control de su vejiga y sin querer, orinen en casa o en sitios donde jamás lo hubieran echo antes. Recuerda que debemos regañarles nunca, solamente usaremos el refuerzo positivo.

Regula el ejercicio de un perro anciano

A un perro anciano debemos tratarlo cómo a un cachorro, nunca debemos forzarle a correr ni ejercitarse, tampoco a dar grandes caminatas / paseos ni mucho menos a jugar cuando el no quiera.

Simplemente debemos mantener nuestra rutina de paseos con el, pero dejando que el marque el ritmo. Si se cansa y quiere sentarse a oler cosas, nos sentaremos con el, si quiere caminar despacito, iremos despacito, etc….

La mejor forma de cuidar a un perro mayor durante los paseos, es dejando que el nos diga como quiere dar los paseos, cuando quiere jugar, etc… respeta a tu perro mayor, deja que el sea quien mande.

Aumenta las revisiones veterinarias

Lamentablemente los perros ancianos no tienen la misma vitalidad que los perros jóvenes, y una pequeña infección o enfermedad puede convertirse en algo muy grave para ellos, ya que sus defensas no son lo que eran.

Para prevenir cualquier tipo de problema, debemos prestar un poco más de atención a su salud y programar una serie de visitas rutinarias al veterinario. Aunque el no se encuentre enfermo, simplemente para realizar revisiones y cerciorarnos de que todo está bien.

Algunas de las enfermedades más comunes en perros ancianos son:

  • Cataratas / Ceguera
  • Displasia de codo o cadera
  • Problemas de sarro en sus dientes
  • Aparición de artrosis canina
  • Problemas cardiovasculares / circulación

No significa que todos los perros ancianos las padezcan, sino que son comunes en perros con cierta edad.

perro viejo en la cama

Adapta tu hogar para un perro anciano

Los perros mayores no son tan resistentes a los cambios estacionales, ni al frío, ni al calor…. Por eso debemos adaptar un buen lugar dentro de casa para el, donde podremos una cama cómoda y blandita para el.

Si estamos en verano y hace mucho calor, debemos procurar poner su lugar de descanso en una zona fresca (siempre cercana a nosotros) para que se sienta bien. Si estamos en invierno, haremos lo mismo pero buscando un lugar más cálido, donde pueda dormir calentito.

Incluso es buena idea poner dos camas, una en nuestra habitación para que pueda dormir junto a nosotros por las noches y otra en el salón, para que pueda estar con nosotros cuando estemos en casa.

Deja siempre agua fresca a su disposición y algunos juguetes para que se entretenga cuando el quiera mordisquearlos. recuerda que a los perros ancianos, aunque menos, también les gusta jugar.

Y cuando llegue su momento, no dejes que te vea triste, simplemente comparte con mucho amor sus últimos días. No dejes de leer: Cómo afrontar la muerte de un perro.