Cómo educar a un perro sordo

La educación es una parte crucial de los cuidados que todo perro debe tener, incluso en aquellos que portan alguna discapacidad, como puede ser la sordera. Si has decidido adoptar a un perro sordo, debes tener en claro que educarlo no solo es posible, sino que resulta indispensable para su óptimo desarrollo físico y mental.

Veamos en detalle todo lo que debes saber para educar correctamente a un perro sordo o que tiene sordera parcial. En este artículo de Soyunperro vamos a compartir contigo algunos consejos clave ¡Sigue leyendo y descúbrelos!

También te puede interesar: Cómo enseñar a un cachorro a orinar en los empapadores

Qué tener en cuenta antes de empezar a educar a un perro sordo

Antes de meternos de lleno con los tips para educar a un perro sordo, debemos hacer una breve distinción entre los conceptos de educación y adiestramiento. Adiestrar consiste en hacer que el perro asimile la ejecución de ciertas conductas a la presentación de determinadas órdenes o comandos. Por ejemplo, lograr que el perro se siente cuando se le presenta la orden de sentarse.

Pero educar es un concepto mucho más amplio, que va más allá de enseñarle trucos u órdenes básicas de adiestramiento. En definitiva, se trata de fomentar una comunicación eficiente y conductas adecuadas a la convivencia con todos los individuos con los que el perro comparte su rutina y su ambiente.

En este sentido, hay que tener en claro que un perro sordo no es incapaz ni disfuncional. Sus capacidades cognitivas, emocionales y sociales son idénticas a las de un perro que no es sordo, simplemente convive con una reducción auditiva que requiere que la comunicación se adapte a sus necesidades específicas.

Ello implica dar prioridad al lenguaje corporal – y no a la oralidad – a la hora de presentarle cualquier orden o solicitud a un perro sordo, lo que va desde llamarlo por su nombre, informar que alguna conducta se considera inapropiada (por ejemplo, subirse a la cama o rebuscar en la basura), hasta enseñarle las órdenes de adiestramiento básico.

Por ejemplo, en el día a día de un hogar o durante los paseos en calle, no podemos esperar a que un perro sordo acuda a la ‘clásica’ llamada oral que emitimos, básicamente, cuando lo llamamos por su propio nombre para que venga a nuestro encuentro. Pero los perros sordos pueden percibir fácilmente las vibraciones, por lo que podemos golpear suavemente el suelo con nuestro pie para captar su atención.

¿Cómo enseñar órdenes a un perro sordo?

Como decíamos, no podemos hacer uso de comandos orales (la emisión vocal de palabras, como “sienta” o “échate”), ya que estamos frente a un can que ha perdido total o significativamente la audición. Lo mejor, en este caso, es emplear gestos o señas para comunicarnos con un perro sordo de forma eficaz.

Y aquí tenemos un punto muy importante… Para lograr mantener una comunicación efectiva con un perro sordo, es fundamental elegir un gesto o seña para expresar cada orden, comando o solicitud. Ello es importantísimo para lograr que el peludo asimile esta señal corporal que le presentamos a la conducta que esperamos que lleve a cabo al presentársela.

Por ejemplo, imaginemos que queremos enseñarle a un perro a detenerse en el lugar donde se encuentra y esperar a que lo convoquemos para desplazarse nuevamente. Si se tratara de un perro que puede escuchar, probablemente elegiríamos palabras como “quédate” o “quieto”. Pero cuando queremos adiestrar a un perro sordo, debemos reemplazar este comando vocal/oral por un gesto o seña que le transmita al peludo qué esperamos que haga. Para lograrlo, podríamos emplear una seña sencilla y evidente como posicionar la mano con la palma abierta justo a la altura de sus ojos.

Lenguaje de señas para perros sordos

Lamentablemente, aún no se ha establecido un lenguaje de señas a nivel nacional o global para comunicarse con los perros sordos. No hay gestos o señas predeterminadas para utilizarse en el contexto del adiestramiento de un perro sordo. Pero, lo que sí hay son buenas prácticas, como la de definir un gesto claro y específico para cada comando u orden que se pretenda enseñarle a un perro sordo, para no confundirlo con señales muy parecidas.

Así mismo, el hecho de que no exista una lengua de señas para perros no significa que no puedas aprender y utilizar señas y signos de las lenguas de señas ya establecidas para personas no oyentes. De hecho, es una muy buena idea valerse de la lengua de señas española (LSE), o bien de la lengua de signos americana (ASL), para promover una comunicación más eficiente con tu mejor amigo no oyente.

6 Consejos clave para adiestrar a un perro sordo

El adiestramiento de un perro sordo sigue las mismas pautas que el de un perro oyente, y es importante que las sesiones de adiestramiento se planifiquen para favorecer el aprendizaje. A continuación, encuentras 6 buenas prácticas para educar a un perro sordo de forma segura y eficiente:

Elige el lugar adecuado y no sobrecargues a tu perro

Todo y cualquier perro se mostrará más atento a una sesión de adiestramiento realizada en un ambiente tranquilo y positivo, donde no haya un exceso de estímulos visuales o vibraciones que lo distraigan. Puedes realizar las sesiones de adiestramiento en tu casa o al aire libre, pero siempre asegurándote de que el entorno sea seguro y propicio al aprendizaje.

Otra buena práctica es llevar tu perro a pasear y ejercitarlo antes de empezar cada sesión de adiestramiento, para evitar que la energía acumulada lo impida de concentrarse. Además, se recomienda hacer sesiones cortas, de 10 a 15 minutos al día, para no sobrecargar tu mejor amigo.

Trabaja una orden o comando de cada vez

Cada orden debe ser presentada y entrenada de manera individual, hasta que sea perfectamente asimilada y ejecutada por el perro. Es decir, vas a trabajar un solo comando y su gesto de cada vez hasta que tu peludo logre asimilarlos y reproducirlos con éxito.

Pon énfasis en tu lenguaje corporal

Si bien el lenguaje corporal es importante a la hora de comunicarse con cualquier peludo, ponerle la debida atención se vuelve indispensable cuando hablamos de educar a un perro sordo. Más allá de elegir los gestos y señas que utilizarás para enseñarle las ordenes básicas de obediencia, te sugerimos poner énfasis en tus expresiones faciales.

Por ejemplo, cuando vayas a recompensar a tu peludo por una buena conducta, recuerda acompañar su premio (ya sea una golosina o una caricia) con una sonrisa sincera para expresarle tu satisfacción.

El refuerzo positivo es el mejor aliado en la educación de un perro

Y por hablar de recompensas, te recomendamos usar siempre el refuerzo positivo para reconocer las buenas conductas de tu peludo y estimularlo a que siga aprendiendo, cada vez más y más. Castigos, privaciones y otras técnicas de educación ‘en negativo’ se muestran contraproducentes, pudiendo limitar el interés del perro en el aprendizaje o incluso fomentar problemas de comportamiento, como la agresividad, especialmente cuando son utilizadas de forma inapropiada.

Considera usar un collar de vibraciones para perros sordos

Los collares que emiten vibraciones pueden ayudarnos a mejorar la comunicación con los perros no oyentes, e incluso brindarnos más seguridad durante los paseos al aire libre, permitiéndonos captar su atención más fácilmente en ambientes donde haya muchas personas, otros perros o abundantes estímulos que pueden distraerlo.

No obstante, es muy importante poner atención a la hora de elegir este tipo de producto, ya que existen collares que, además de vibraciones, emiten también descargas eléctricas, que al contrario de lo que se solía creer, no cumplen ningún propósito educativo y solo generan incomodidad o incluso dolor para el perro.

Fomenta una buena comunicación con tu perro sordo en el día a día

La capacidad de obediencia de un perro está directamente relacionada con el vínculo que comparte con su tutor (y sus demás familiares) en el día a día. Si no aprendes a comunicarte e interactuar con tu peludo, conociendo también sus preferencias y necesidades, tendrás más dificultades a la hora de captar su atención y lograr que quiera compartir contigo una sesión de adiestramiento.

Por último, si consideras que no tienes los conocimientos o el tiempo necesario para adiestrar a un perro sordo, busca ayuda de un adiestrador o educador canino. Lo más importante es que tu peludo pueda acceder a una educación que mejore su calidad de vida y también el vínculo contigo y con sus seres queridos.

Eduarda Piamore

Licenciada en Filosofía y Técnica en Psicología, Educación y Adiestramiento Canino. Redactora y traductora freelance, apasionada por la escritura y la lectura. Autodidacta en temas relacionados a la Salud Mental, Medicina Natural y Terapias Alternativas para perros y gatos. Voluntaria en el rescate y promoción a la adopción de animales abandonados. Una apasionada admiradora del Reino Animal, fiel a la inagotable fuente de sabiduría de la naturaleza. Latinoamericana, multicultural, un alma viajante

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba