Síntomas de empacho en perros y qué hacer

El empacho es una indigestión que provoca una indisposición general y que suele ser causada por algunas dificultades digestivas o por un consumo excesivo de comida. Aunque suela considerarse un problema “menor” cuando ocurre de forma eventual, lo cierto es que la repetición de estos episodios de indigestión puede comprometer la salud del perro.

Veamos cuáles son los síntomas que nos indicarán si un perro está empachado y en tal caso, qué podemos hacer para solucionarlo.

También te puede interesar: Beneficios de perejil en la alimentación canina

¿Por qué se empachan los perros?

Gran parte de los episodios de indigestión en perros sucede debido a un consumo excesivo de alimentos, ya sea de su pienso, de alimentos naturales o de comida humana. No obstante, existen otras causas por las que un perro puede estar empachado y una de las más comunes es un comportamiento glotón que, por lo general, lleva el perro a tragarse los alimentos muy rápidamente y sin masticarlos adecuadamente.

Otro comportamiento problemático consiste en ingerir un gran volumen de agua de una sola vez, principalmente si se consume también una gran cantidad de alimentos en la misma oportunidad, o poco tiempo después de haber bebido mucha agua.

Además, cualquier perro que deba alimentarse en un ambiente o en contextos de elevado estrés, ansiedad o miedo puede sufrir de frecuentes episodios de indigestión, así como otros trastornos digestivos. Por ello, es fundamental que tu peludo tenga el espacio y el tiempo adecuados para alimentarse tranquilo, libre de emociones negativas y con la seguridad de que su bienestar no está en riesgo.

Por último, otro factor de riesgo muy relevante para el empacho en perros es la existencia de algún problema de salud que conlleva a dificultades digestivas. Por ejemplo, las alergias e intolerancias alimentarias suelen provocar diferentes síntomas gastrointestinales.

sintomas de empacho en perros

Cómo saber si mi perro está empachado

La primera señal de que un perro está empachado suele manifestarse mediante eructos y vómitos que, generalmente, se producen poco tiempo después de haberse alimentado. No obstante, aquí están otros síntomas del empacho en perros que debes conocer:

  • Mareos
  • Náuseas
  • Diarreas
  • Hinchazón y/o malestar abdominal
  • Tumbarse en posiciones ‘extrañas’
  • Dolor de estómago
  • Inactividad
  • Debilidad
  • Agitación o nerviosismo

Mi perro está empachado: ¿Qué debo hacer?

En la mayoría de los casos, cuando se trata de una eventual indigestión, no es necesario alarmarse, pues lo más probable es que todos los perros hayan tenido o vayan a tener al menos un episodio de empacho a lo largo de su vida.

Lo que debes hacer, en este caso, es sencillamente suspender la administración de alimentos y observar la evolución de los síntomas. Por lo general, un periodo de ayuno depurativo de 12 a 24 horas es suficiente para aliviar la sobrecarga digestiva y el malestar provocado por la indigestión en los perros.

Recuerda dejar siempre agua fresca y limpia a disposición de tu peludo, ya que una correcta hidratación es clave para que su organismo se recupere y también para prevenir cualquier síntoma de deshidratación en consecuencia de los vómitos y diarreas que pueden producirse.

Para la mayoría de los perros empachados, estas medidas básicas resultarán suficientes para restablecer su bienestar. No obstante, si te das cuenta de que los síntomas no mejoran luego de 24 horas, o si tu peludo tiene episodios muy frecuentes de indigestión y otros trastornos gastrointestinales (gases, diarrea, vómitos, alteraciones en las deposiciones), no dudes en acudir al veterinario para investigar si hay alguna enfermedad subyacente.

Remedios caseros para tratar el empacho en perros

Hay algunas soluciones naturales y caseras que le puedes dar a un perro empachado para aliviar las molestias estomacales y la sensación de indisposición general. Pero, debes tener en claro que estos remedios caseros no reemplazan la atención veterinaria y un tratamiento adecuado a las necesidades específicas de tu perro.
Hecha esta aclaración, fíjate en los ingredientes naturales que pueden proporcionar algo de confort a un perro empachado:

  1.  Suero casero: se recomienda para perros empachados que han tenido diarreas y/o vómitos, pues ayuda a reponer líquidos y electrólitos, previniendo síntomas de deshidratación. Para prepararlo, sólo necesitas mezclar 1 litro de agua mineral herviente con 3 cucharadas soperas de azúcar, 1 cucharadita (té) de sal, 1/2 cucharadita (tè) de bicarbonato sódico y el zumo de ½ limón. Remueve bien para que los ingredientes solidos se disuelvan por completo, y espera a que se enfrié antes de ofrecer a tu perro. Este suero casero tiene una estabilidad de 24 horas.
  2.  Manzanilla: es una de las hierbas que más beneficios ofrecen al metabolismo digestivo y la salud en general de los perros. El té de manzanilla es excelente para aliviar espasmos y dolores de estómago, prevenir la acumulación de gases intestinales, y también ayuda a controlar la agitación y el nerviosismo. Una dosis diaria segura y beneficiosa es de 2 cucharadas soperas de té de manzanilla.
  3. Cúrcuma: esta raíz de color amarillo intenso tiene propiedades digestivas, antiinflamatorias, antioxidantes y antiglucémicas. Su acción en el organismo de los perros (y también de los humanos) estimula la actividad estomacal y favorece el ritmo intestinal, reduciendo, así, los síntomas del empacho en perros. La dosis máxima es de 60 mg de cúrcuma en polvo al día, de tres a cuatro veces por semana.
  4.  Canela: también tiene acción digestiva, antiinflamatoria, antiglucémica y antibacteriana. Actúa aliviando los cólicos y espasmos estomacales, previniendo el cúmulo de gases intestinales y favoreciendo el proceso digestivo. Puedes ofrecer 1/3 cucharadita (café) de canela en polvo a tu perro, o 1 cucharada sopera de té de canela en rama, de dos a tres veces por semana.
  5.  Probióticos: contienen cepas de bacterias ‘buenas’ que conforman la microbiota intestinal de los perros y cuyo equilibrio es fundamental para mantener un metabolismo digestivo saludable, una óptima absorción de nutrientes y un sistema inmunológico fortalecido. Para incorporar probióticos en la dieta de tu peludo, puedes usar fuentes naturales, como el kéfir o los yogures sin azúcares, o suplementos en cápsulas. La dosis recomendada es de 1 cucharada sopera por cada 20kg de peso corporal, de dos a tres veces por semana.

Ahora ya conoces los mejores remedios caseros para el empacho perros, pero no olvides que es sumamente importante adoptar una rutina alimenticia y fomentar buenos hábitos alimentarios en tu mejor amigo. Por ejemplo, establecer sus horarios de alimentación y no dejarlo varias horas sin comer, evitar que coma demasiado rápido, no realizar paseos o actividades físicas justo después de comer, y asegurarte de que tu tenga el espacio y el tiempo necesarios para alimentarse con calma y seguridad.

Eduarda Piamore

Licenciada en Filosofía y Técnica en Psicología, Educación y Adiestramiento Canino. Redactora y traductora freelance, apasionada por la escritura y la lectura. Autodidacta en temas relacionados a la Salud Mental, Medicina Natural y Terapias Alternativas para perros y gatos. Voluntaria en el rescate y promoción a la adopción de animales abandonados. Una apasionada admiradora del Reino Animal, fiel a la inagotable fuente de sabiduría de la naturaleza. Latinoamericana, multicultural, un alma viajante

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba