perro-en-la-bascula

En la actualidad, cada vez encontramos más perros con problemas de sobrepeso u obesidad. La falta de ejercicio, las dietas inadecuadas o un exceso de premios comestibles están detrás de esta condición que no solo es una cuestión de estética.

Los kilos de más se relacionan con un mayor riesgo de contraer determinadas patologías, así como de agravar otras. Además, dificultan procedimientos como las operaciones. A continuación desde SoyUnPerro.com explicamos cómo saber si un perro tiene sobrepeso.

Los cuidadores son inexactos con el peso ideal de su perro

El principal problema de peso que tienen los perros somos los cuidadores. No solo porque es nuestra responsabilidad proporcionarles la alimentación y la actividad que necesitan, sino porque, en general, nos cuesta admitir que nuestro perro está gordo. Quizás no queremos asumir que puede que estemos haciendo algo mal.

Además, compartir la comida con nuestro perro nos parece una demostración de cariño. Por eso nos resulta tan difícil controlarnos. Todos estos factores llevan a que buena parte de los cuidadores no identifiquen cuándo su perro está por encima de su peso ideal. Incluso aunque esté muy por encima. Teniendo esto en cuenta, la báscula es un elemento indispensable.

Con ella podemos controlar si nuestro perro tiene o no sobrepeso. El veterinario nos dirá cuál es el peso ideal. El sobrepeso es un problema más frecuente en animales mayores, que reducen su actividad, pero mantienen sus hábitos alimenticios. Pesándolos periódicamente obtenemos una información objetiva que no dependerá de nuestras apreciaciones.

Imagen wsava.org

Cómo evaluar la condición corporal canina

Además del peso que marca la báscula, existe una clasificación, atendiendo a criterios físicos, que permite determinar la condición corporal del perro. Con estos datos la WSAVA o World Small Animal Veterinary Association establece unas tablas mediante dibujos que muchas veces podemos ver colgadas en los centros veterinarios.

Las distintas condiciones corporales de los perros van desde muy delgado a delgado, normal, con sobrepeso u obeso. Se valoran parámetros como cintura, costillas y abdomen. Un perro en su peso tiene cintura y se le palpan las costillas al pasar la mano por los flancos. Estas deben poder notarse con facilidad, pero no verse. Apenas tendrá grasa a nivel abdominal.

El veterinario, solo con observar al perro, es capaz de identificar si está en su peso, por encima o por debajo, antes de ponerlo sobre la báscula. Como a los cuidadores nos cuesta tener visión objetiva, se recomienda acudir a revisión como mínimo una vez al año. De esta forma el veterinario podrá detectar precozmente un problema que suele pasar desapercibido.

¿Qué hago si mi perro está gordo?

Si sospechas o constatas que tu perro está gordo, tienes que ponerle remedio. Un aumento considerable de peso o, al contrario, un descenso evidente, son motivos para acudir a la consulta del veterinario. Pero también hay que intervenir si el sobrepeso es leve. En estos casos, puedes seguir las siguientes recomendaciones:

  • Respeta la ración de comida diaria marcada para tu perro.
  • Repártela en varias tomas.
  • No le des nada fuera de su comida. Ni premios para perros ni mucho menos sobras de tu plato. Además de engordar pueden provocar patologías como la pancreatitis.
  • Por supuesto, escoge una alimentación adecuada a la etapa vital del perro. Es decir, si ya ha cumplido un año, no puede seguir comiendo un pienso formulado para cachorros en crecimiento.
  • Es muy importante que la dieta se adapte al nivel de actividad física del perro. Si no hace más que unos minutos de ejercicio al día, opta por darle la menor cantidad que recomiende el fabricante para su rango de peso.
  • Además, hay que controlar el aporte calórico en los perros que han sido esterilizados.
  • En los casos en los que nos apetezca premiarlo, podemos recurrir a un trozo de zanahoria o de manzana.
  • Incrementa su actividad física dentro de sus posibilidades. Sácalo a pasear al menos tres veces al día.

Obesidad: Cuándo visitar al veterinario

Las medidas anteriores, si se respetan, funcionan cuando el sobrepeso es leve. Pero en los casos en los que ya estamos hablando de obesidad, es decir, cuando el perro tiene muchos kilos de más, es el veterinario quien tiene que pautar una dieta. Puede recurrirse a menús específicos.

Estos suelen contener menos grasa y más fibra, con el mismo porcentaje de proteína. También se puede reducir la dosis de la alimentación habitual del perro, pero siempre bajo el control del profesional. Este nos marcará visitas de revisión para evaluar la pérdida de peso y, de ser el caso, reajustar la dieta.

Consecuencias de la obesidad para la salud del perro

Un exceso de kilos se considera factor de riesgo para distintas enfermedades, por ejemplo, la diabetes. Esto quiere decir que es más probable que un perro gordo sea diabético. La obesidad también empeora los cuadros clínicos de diferentes patologías.

Por ejemplo, un perro obeso con artrosis va a tener una menor calidad de vida. Además, los ejemplares con sobrepeso presentan una menor resistencia física, soportan peor el calor y también tienen más riesgos si hay que administrarles anestesia.

Bibliografía
WSAVA. 2013. Puntuación de condición corporal.