perro-con-flores-en-la-boca

Seguro que alguna vez te has preguntado cómo es la visión de tu perro. Sobre todo porque durante mucho tiempo ha circulado la extendida idea de que los perros tan solo podían ver en blanco y negro. Pero lo cierto es que la ciencia ha demostrado que no es así.

Aunque la visión canina no es tan detallada como la nuestra ni consiguen apreciar tantos colores, presentan otras características en las que nos superan. Además, cualquier carencia la compensan con el resto de sus desarrollados sentidos.

Los perros son miopes

Los perros parecen ser algo miopes, y es una condición que empeora con la edad. No acomodan bien el ojo a las diferentes distancias a las que pueden estar los objetos. Se explica porque sus músculos ciliares, que son los que cambian la forma del cristalino para permitir esta acomodación, no son muy fuertes.

así-ven-los-perros

Los perros ven en color

La retina canina presenta algunas particularidades que la distinguen de la humana. Se trata de una capa de células fotorreceptoras que convierte la luz en impulsos eléctricos que se trasladan desde el nervio óptico hasta el cerebro. La retina contiene una pequeña cantidad de conos, que son células de forma cónica que perciben el color.

En el caso canino, distinguen entre los colores azul, amarillo y gris, pero carecen de fotorreceptores para el rojo y el verde. Solo tienen dos tipos de conos, en lugar de los tres con los que contamos los humanos. Por eso su visión, en cuanto a la percepción de los colores, es comparable a la de las personas daltónicas.

Por lo tanto, los perros son capaces de detectar algunos colores, pero no tantos como las personas. Parece que sus conos se centran en percibir distintas tonalidades del gris. Hay que tener en cuenta que para ellos los colores tienen una importancia relativa.

El campo visual del perro

En los perros destaca su amplio campo de visión. En general, podemos considerar que cubre unos 250 grados. Perros de cabeza estrecha, como los galgos, alcanzan los 270. Nosotros nos quedamos en 180. Esto les permite seguir con éxito los objetos en movimiento. Son más sensibles al movimiento que nosotros, pero menos a los detalles.

Esto puede explicar por qué si estamos quietos a cierta distancia de ellos parezcan no reconocernos. Verdaderamente en ese momento para un perro es como si fuésemos invisibles. Para identificarnos, a nosotros o a cualquier otro animal u objeto, tendrán que ayudarse de sus otros sentidos, como el olfato.

El olfato y la vista de tu perro

Los perros compensan las carencias de la vista con sus otros sentidos. Por ejemplo, en cuanto divisan a otro perro, ponen en marcha su nariz antes que sus ojos. Recuerda que, aunque para nosotros resulta imperceptible, cada perro cuenta con un olor particular que ayuda a sus congéneres a procesar toda la información que necesitan para reconocerlo.

Sexo, momento del ciclo reproductivo o si padece o no alguna enfermedad son parte de los datos que un perro identifica en cuanto tiene la oportunidad de olfatear de cerca a su congénere. Las glándulas anales son las responsables de emitir este olor único, de ahí que dos perros se saluden olfateándose el trasero.

¿Los perros pueden ver en la oscuridad?

Los perros poseen un buen número de bastones en la retina, que son células que detectan la luz. Son especialmente útiles para la visión en blanco y negro en situaciones de poca luz. Junto a los conos especializados en diferenciar varios tonos de gris, hacen que el perro vea mucho mejor que nosotros cuando no hay demasiada luz.

Se explica como resultado de la adaptación a su ciclo vital porque el alba y el atardecer eran los momentos de mayor actividad. Además, con luz tenue tienen otra ventaja, que es el tapetum lucidum. Es una capa de reflexión de la luz situada en la parte posterior de los ojos que sirve para ampliar la imagen. Hace que le brillen los ojos en la oscuridad.

Los perros también poseen grandes pupilas. La pupila es el orificio redondo del centro del ojo. Pero ver mejor que nosotros en condiciones de poca luminosidad no es sinónimo de ver en la oscuridad, que es otro de los mitos que circulan alrededor de la visión canina.

La importancia de la visión en los perros

Además de todas las características de la visión canina que hemos señalado, por último, los perros tienen buena visión binocular, que es la capacidad de integrar dos imágenes en una sola. Aunque es inferior a la nuestra.

También poseen cierta percepción de la profundidad. En cualquier caso, no olvidemos que pueden suplir cualquier deficiencia con sus sentidos más desarrollados: el oído y el olfato. Date cuenta de que para los seres humanos la vista es básica y en ella basamos nuestra percepción del mundo.

Pero ni mucho menos es igual para el resto de animales. De hecho, sus mundos están bastante lejos de nuestra comprensión. En el caso del perro, el mundo no se ve, sino que, por encima de todo, se huele.

Bibliografía
Ateuves nº 3. 2016. ¿Ven los perros en color o en blanco y negro? p. 39.
Carlson y Giffin. 2002. Manual práctico de veterinaria canina. Madrid. Editorial el Drac.
Morris, Desmond. 1988. Observe a su perro. Barcelona. Plaza & Janés.