A menudo cometemos el error de pensar que los perros ya tienen en su manto el abrigo suficiente para soportar las bajas temperaturas del invierno. Sin embargo, aunque algunas razas como el Husky Siberiano, el Alaskan Malamuten, el Samoyedo o el Chow Chow toleran mejor el frío, todos los perros agradecen resguardarse de él.

Con independencia de cuál sea la raza de tu mascota deberías adoptar ciertas precauciones para protegerla del frío y así evitar que enferme. Los cachorros, los ancianos, las razas pequeñas y los canes de pelo fino son los más vulnerables ante las heladas. Desde Soyunperro te facilitamos consejos para protegerlos tanto si viven dentro como fuera de casa.

¿Cómo afecta el frío a los perros?

Los canes de corta edad, los de edad avanzada, los de pelo fino y las razas pequeñas son los más predispuestos a enfermar como consecuencia de la exposición reiterada o prolongada a las bajas temperaturas. Las patologías resultantes están relacionadas con las afecciones virales, como la gripe, y con las respiratorias, como el resfriado común.

En el caso de los perros ancianos, además, suele agravarse el dolor articular derivado de la artrosis, por lo que conviene estimularlos con juegos y recompensas para que se ejerciten dentro de casa, o masajear sus extremidades para aliviarles. Estas son las enfermedades más usuales en los perros por hipotermia:

  • Resfriado (tos, fiebre y congestión nasal)
  • Bronquitis
  • Laringitis
  • Faringitis
  • Pulmonía
  • Traqueobronquitis infecciosa o ‘tos de la perrera

Cómo detectar un cuadro de hipotermia

Los oídos, con las otitis, las almohadillas de las patas, que se agrietan, y el espacio interdigital, que suele enrojecerse, son las áreas más sensibles. Por tanto, cada vez que volváis de un paseo deberás secar sus oídos y cerciorarte de que todo está como debe. Son varios los síntomas que delatan un cuadro de hipotermia en un peludo. Toma nota:

  1. Tiembla. Es el signo más evidente de frío en los perros. Eso sí, razas como los Chihuahua lo hacen también por excitación o por su metabolismo.
  2. Se mueve menos y lo hace de un modo extraño. Sus músculos están rígidos por la humedad y el frío acumulados.
  3. Duerme más de lo habitual sin que haya razones que lo justifiquen a primera vista (fatiga por un esfuerzo, una comida copiosa o pesada).
  4. Respira de forma pausada.
  5. Su piel está reseca. De ahí la conveniencia de aprovechar los momentos de cepillado para revisar el estado de su piel.

Recomendaciones para resguardar del frío a los perros

Ahora que ya conoces qué afecciones pueden provocar las bajas temperaturas en los peludos y cómo identificarlos a tiempo, vamos a mostrarte qué deberías hacer para evitar estos contratiempos, tanto para las mascotas que viven dentro de casa como para las que lo hacen fuera.

Cómo proteger a los perros de interior

Aparte de procurarle un espacio de uso exclusivo en el que pueda descansar sin cambios bruscos de temperatura, no está de más proporcionarle una manta con la que taparle por la noche. Si no le gusta que le tapen, podrá utilizarla para tumbarse sobre ella y guarecerse igualmente.

Cómo proteger a los perros de exterior

En el caso de los peludos que acostumbran a dormir fuera de casa, y dependiendo de lo riguroso que sea el invierno, podrías plantearte que pasara esta estación dentro. Para ello, deberías habilitarle un espacio libre de corrientes, amplio y bien ventilado con una cama acolchada o una manta.

Si, por el contrario, tu mascota va a continuar en el exterior, cerciórate de que la orientación de su caseta es la idónea para protegerla del viento y de la lluvia. En este sentido, la orientación oeste o la sur suelen ser las más adecuadas. El plástico y la madera tratada son los materiales más resistentes, impermeables y aislantes.

Deberá estar a unos 10 cm del suelo para aislar el frío y la humedad y su tamaño deberá permitirle estar estirado, de pie y poder darse la vuelta sin dificultad. Evita las casetas demasiado grandes, ya que no retendrán su calor corporal. Colocar una estirilla y un colchón para perros será bien recibido por tu mascota.

Tips comunes a todos

A lo ya comentado queremos añadir otros consejos que te servirán como complemento al cuidado invernal de tu perro, sin importar dónde pase la mayor parte del día. Se resumen como sigue:

  • No lo sobrealimentes con comidas más calóricas o calientes. Su dieta debe permanecer inalterable pese al frío.
  • Báñalo solo cuando sea necesario y sécalo a conciencia, primero con la toalla y después con el secador. Coloca el secador a cierta distancia de tu mascota y a una potencia media para no provocarle quemaduras. No permitas que salga al exterior si no está completamente seco.
  • Abrígalo con ropa que le provea de calor en los paseos por el exterior. Algunas marcas destinan lo recaudado a causas benéficas como, por ejemplo, apoyar los refugios y albergues de mascotas abandonadas.
  • No descuides su actividad física, la necesitan para mantenerse saludables, y también para entrar en calor. Eso sí, los paseos deberán ser más breves y, a ser posible, en las horas centrales del día.
  • No frecuentes estanques o lagos congelados. Podría caerse al agua helada en caso de rotura del hielo.
  • Evita los derrames de anticongelante o de productos similares con los que podría intoxicarse.
  • Hidrata sus almohadillas con humectantes específicos para este fin o utiliza calcetines.
  • Al regresar de la calle revisa el estado de sus patas y almohadillas. Retira cualquier resto de nieve, sal o humedad.
  • Fomenta el juego dentro de casa, y si tu perro es anciano estimúlalo para que se mueva o masajea sus articulaciones. De este modo, mitigarás el dolor articular.

No lo dudes, protégelo

Como ves, el frío implica adoptar ciertas medidas para proteger a tu mascota del mismo modo que lo hacemos con nosotros. Esperamos que la información aportada te sirva y puedas ponerla en práctica. Y tú, ¿cómo acostumbras a proteger a tu perro de las bajas temperaturas? Te leemos en los comentarios.

Miren Azurmendi
Periodista especializada en el mundo animal. Soy licenciada en Humanidades-Empresa en la Universidad de Deusto (San Sebastián). Copywriter y redactora de contenidos desde hace casi una década. He tenido el privilegio de ver nacer y crecer este blog en el que colaboro aportando mi granito de arena con una máxima: desarrollar artículos rigurosos y con información contrastada acudiendo a las fuentes que más saben sobre nuestros amigos los perros.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí