Dermatitis por levaduras en perros – Causas y tratamiento

Las levaduras son organismos que se encuentran de forma natural en la piel de los perros como parte de su flora cutánea normal, sin causar alteraciones. Sin embargo, si hay una bajada de las defensas o alteraciones subyacentes en la piel del perro, puede que se produzca una proliferación de estas levaduras y aparezcan síntomas cutáneos, como picor, enrojecimiento y mal olor.

Las levaduras que generalmente producen alteraciones si hay un desequilibrio son las del género Malassezia. A continuación, os presentamos las principales causas de la dermatitis por levaduras, cómo identificarla y las opciones para un tratamiento eficaz.

¿Qué son las levaduras?

Las levaduras son organismos unicelulares que pueden encontrarse en el ambiente y en la piel de las mascotas. Dentro de las levaduras, son las del género Malassezia las que suelen producir alteraciones de piel u otitis en nuestro perro.

Malassezia habita de forma normal en la piel y las mucosas de los perros, y en condiciones normales, no produce ninguna alteración, es decir, forma parte de la flora cutánea del animal siendo beneficiosa, ya que impide que proliferen otros organismos como hongos o bacterias patógenas.

Sin embargo, en determinadas circunstancias pueden llegar a proliferar causando dermatitis por Malassezia con síntomas no deseables en nuestro perro.

¿Qué factores favorecen la proliferación de las levaduras?

El sobrecrecimiento de Malassezia está controlado por los mecanismos defensivos del animal (su sistema inmunitario), por la descamación normal de la piel y las propiedades fungostáticas de la capa protectora de la piel (la barrera cutánea). Si se altera alguno de estos mecanismos de control, Malassezia puede proliferar y convertirse en un patógeno.

La proliferación de Malassezia puede verse favorecida por un aumento de la humedad, calor y sustrato de grasa de la piel y/o una disminución de las defensas del perro.

De modo que una enfermedad subyacente que debilite el sistema inmunitario del animal, alteraciones de la piel que lleven a desequilibrios en los mecanismos de defensa cutáneos o zonas de la piel con pliegues, predisponen al sobrecrecimiento de Malassezia.

Levadura-Malassezia-bajo-el-microscopio

¿Qué perros están más predispuestos a padecer dermatitis por Malassezia?

Los perros con las siguientes patologías presentan una mayor predisposición a padecer una dermatitis causada por levaduras.

  • Atopia o alergia alimentaria: Los perros que tienen alergias cutáneas tienen una capacidad inmunitaria reducida y su barrera cutánea defensiva está alterada, siendo más susceptibles a las dermatitis por levaduras.
  • Seborrea oleosa: El aumento de la secreción grasa por las glándulas sebáceas de la piel, crea un entorno rico en lípidos que favorece el crecimiento de levaduras.
  • Alteraciones hormonales: las enfermedades hormonales pueden desencadenar inmunosupresión, es decir, una bajada de las defensas del animal.
  • Infecciones generales o estrés: un proceso infeccioso o una situación de estrés importante, afectarán al sistema inmunitario del perro.
  • Pliegues cutáneos: la piel que forma los pliegues tiene una menor ventilación, siendo la humedad y la temperatura factores que pueden favorecer la proliferación de levaduras.

¿Hay razas más sensibles a Malassezia?

No existe una predisposición de edad ni sexo para la Dermatitis por Malassezia, sin embargo, sí que existe una predilección a la infección en ciertas razas:

  • West Highland White Terrier
  • Shar Pei
  • Basset Hound
  • Caniche
  • Cocker
  • Pastor Alemán

cachorro-de-pastor-alemán-con-dermatitis-en-las-patas-traseras

¿Qué síntomas produce la dermatitis por Malassezia?

La proliferación de Malassezia provoca una reacción inflamatoria cutánea y sensación de picor. Los síntomas que podemos observar en un perro con dermatitis por Malassezia son:

  • Enrojecimiento de la piel
  • Presencia de picor
  • Olor a rancio en las áreas afectadas
  • Descamación
  • Engrosamiento y oscurecimiento de la piel
  • Pérdida de pelo
  • Otitis externa ceruminosa, que con frecuencia afecta a los dos oídos

Estas alteraciones de la piel pueden ser localizadas o generalizadas. Las áreas que se ven afectadas con más frecuencia son: orejas, parte interna de las patas, parte ventral del cuello, espacios interdigitales, pliegue de los labios y hocico.

También puede afectar a las uñas causando paroniquia, que se caracteriza por presencia de exudado marrón y cambio de color en las uñas.

¿Cómo se diagnostica la dermatitis por Malassezia?

Los síntomas que produce la dermatitis por Malassezia son similares a los de otras alteraciones cutáneas, además, es común que cuando hay una infección por levaduras, existan otras patologías cutáneas subyacentes como alergias de piel, pioderma (infección bacteriana), sarna, dermatofitosis, etc.

Por ello, el veterinario debe realizar un buen diagnóstico diferencial entre diferentes enfermedades y suele ser necesario realizar una citología.

Encontrar Malassezia en la citología de la piel de un perro no significa que haya infección, ya que como hemos visto, es residente normal de la piel y oído. Por ello, se tiene cuenta el número de colonias que se obtienen tras el cultivo de la muestra de citología.

¿Cómo se trata la dermatitis por Malassezia?

El éxito del tratamiento, depende de la identificación de la causa que ha predispuesto a la proliferación de Malassezia. Debemos tratar la causa subyacente, además de instaurar un tratamiento frente a levaduras.

El tratamiento frente a Malassezia para restaurar el equilibrio de la flora cutánea puede ser tópico o general, en función del grado de afectación y de la gravedad del proceso:

  • En casos de lesiones localizadas y recientes, el tratamiento tópico puede ser suficiente, mediante 2-3 baños semanales con champú terapéutico (con clorhexidina, miconazol y agentes queratolíticos). Es especialmente importante tratar las orejas, los pliegues, la región podal y las uniones mucocutáneas, puesto que son alojamiento probable de Malassezia.
  • En casos extensos o resistentes, el tratamiento será general mediante la administración de antifúngico oral (itraconazol o ketoconazol), junto con los baños con champú terapéutico.

La dermatitis por Malassezia, en sí misma, no es un proceso grave y suele haber una mejoría clínica con el tratamiento adecuado en 7-14 días, sin embargo, la mayoría de los casos suelen estar relacionados con una enfermedad subyacente, por lo que el éxito del tratamiento dependerá de que se trate correctamente la causa primaria del proceso.

Bibliografía:
Larry P. Tilley/ Francis W. K. Smith Blackwell´s
T. Nuttal / R. G. Harvey / P. K. McKeever Enfermedades cutáneas del perro