Dingo ¿Perro o Lobo?

A medio camino entre el lobo y el perro, el Dingo se caracteriza por ser una subespecie directa del lobo. Vive cómodamente en libertad, pero también es un excelente compañero familiar.

Conocido cómo perro salvaje Australiano, se caracteriza por ser muy inteligente y adaptarse a entornos familiares, llegando a ser incluso cariñoso. ¿Quieres saber mas sobre este perro lobo? vamos allá ;)

También te puede interesar: Mi perro aúlla ¿Qué significa?

¿El Dingo es un perro o un lobo?

La pregunta de si el Dingo es en realidad un perro o un lobo es difícil de responder, siendo objeto de controversia aún hoy. La teoría más aceptada es que se trata de una raza de perro muy primitiva y asilvestrada, aunque hay científicos que le consideran como un descendiente directo del lobo gris o Canis lupus.

En Australia existen granjas donde se crían dingos con el objetivo de conservar este tesoro natural y mantener la pureza de la raza, aunque no se permite su exportación a otros países.

Aunque en 1994 Australia reconoció al Dingo como una raza canina más, incluida dentro del grupo de los sabuesos, la Federación Cinológica Internacional sigue sin reconocerla.

dingo

Carácter y comportamiento del perro Dingo

La experiencia dice que un Dingo domesticado puede ser un compañero inteligente, obediente e incluso cariñoso, aunque su naturaleza de animal salvaje nunca se podrá borrar del todo. Por ejemplo: el Dingo no ladra, pero sí aúlla y lo hace con mucha frecuencia.

Puede ser muy dócil si está en contacto frecuente con humanos llegando a comportarse exactamente como cualquier perro doméstico, sin demostrar ningún comportamiento agresivo. En algunos casos ha llegado a funcionar como un eficaz perro pastor.

En todo caso, todo lo dicho es válido para un Dingo que haya adoptado y adiestrado desde cachorro. El carácter de un Dingo salvaje es completamente distinto e incompatible con la convivencia con humanos.

Características físicas

El Dingo adulto tiene una altura a la cruz de 50-60 cm y un peso que puede oscilar entre los 25 y los 30 kg. Los ejemplares australianos son de mayor tamaño que sus parientes del sudeste asiático. Y como sucede con casi todas las razas caninas, los machos son más grandes y pesados que las hembras.

El cuerpo es fino y alargado, muy atlético, con un cuello muy grueso y una cola larga y peluda. Es en la cabeza donde se encuentran los rasgos que le diferencian de otras razas de perros: el hocico largo y fino, de aspecto indudablemente lobuno, así como la longitud de sus incisivos y caninos.

Sus orejas son grandes y puntiagudas, mientras que sus ojos presentan una curiosa tonalidad amarilla anaranjada. El promedio de vida de un Dingo se sitúa en torno a los 10 años.

El pelo y sus cuidados

El pelaje del Dingo suele ser de color amarillo presentando diversas variedades, algunas más tostadas y otras más rojizas. Si es un ejemplar de pura raza tendrá además marcas blancas en el pecho, las patas y la punta de la cola. Aunque más escasos, también hay dingos de color negro y completamente blancos.

Su pelo, fuerte y resistente, no requiere ningún cuidado especial.

cachorro de dingo

¿Cómo educar a un Dingo?

Al tratarse de un perro salvaje que sólo ha empezado a ser domesticado en tiempos relativamente recientes, son muchos los especialistas que opinan que es imposible entrenar o adiestrar a un Dingo con garantías.

En cambio, otros expertos se muestran más optimistas y creen que sí es posible, aunque en cualquier caso el proceso de adiestramiento debe iniciarse antes de que el cachorro tenga más de doce semanas. Aún así, no hay ninguna garantía de lograrlo al cien por cien.

¿Que cuidados necesita un Dingo?

El único entorno adecuado para un Dingo es una granja o casa de campo con mucho espacio para correr. Debido a su curioso estatus, a medio camino entre perro salvaje y domesticado, no es necesario ocuparse demasiado de su mantenimiento: un Dingo es siempre independiente y autosuficiente, es decir, sabe perfectamente cómo cuidarse solo.

Es un depredador nato acostumbrado a cazar su propio alimento o a alimentarse de carroña. Su dieta es eminentemente carnívora aunque el Dingo domesticado del sudeste asiático se ha adaptado a comer frutas, arroz y otros alimentos.

Historia de la raza Dingo

Se cree que el Dingo llego a Australia hace unos tres mil años acompañando a los grupos de humanos que se establecieron allí y en los que estaba perfectamente integrado. Con el paso del tiempo, y por motivos que se ignoran, dejó de ser un perro domesticado para regresar a su estado salvaje y acabar convirtiéndose en el mayor depredador del continente.

Además de los ejemplares domesticados, en tierras australianas hay actualmente una numerosa población de dingos salvajes en libertad, especialmente en el norte del país. Estos dingos viven en pequeñas manadas y suelen ser una constante molestia para los granjeros y ganaderos de la región.