Perro-comiendo-pan

Tradicionalmente, el pan es un alimento que se les ha ofrecido a los perros. Era y sigue siendo muy habitual darles el currusco de la barra de pan, sobre todo para aliviar las molestias que pensamos sienten los cachorros cuando pierden los dientes de leche.

Pero, teniendo en cuenta que los perros son animales carnívoros, ¿verdaderamente es bueno darles pan? A continuación explicamos la pertinencia de incluir este alimento en una dieta canina equilibrada.

Descubre los diferentes tipos de pan

En primer lugar, hay que tener en cuenta que hay muy distintos tipos de pan. Su ingrediente fundamental es un cereal, pero este puede utilizarse refinado o integral y contener o no gluten. Así, puede hacerse pan de harina de trigo, de maíz, de centeno, etc. Además de la harina escogida, hay otros ingredientes fundamentales.

Son el agua, la levadura fresca o de panadería y la sal. Pero algunos panes también incluyen nueces, pasas, semillas o incluso pepitas de chocolate. Para que podamos considerar saludable a un pan este debe estar elaborado con ingredientes naturales, mejor harinas integrales, y no contener azúcares ni conservantes o colorantes.

En otras palabras, el mejor pan será aquel elaborado en panaderías tradicionales. Solo este tipo de pan natural puede ser consumido por el perro. Pero hay que tener en cuenta otros detalles: es preferible que el pan que le ofrezcamos no lleve sal y está completamente prohibido que contenga chocolate o frutos secos que pudieran resultarle tóxicos.

Beneficios que aporta el pan

El pan natural, que es al que haremos referencia, puede incluirse en una dieta equilibrada humana. Esto se debe a que se recomienda el consumo diario de cereales. En el caso de los perros, son animales carnívoros. Aunque a nivel práctico se hayan convertido en omnívoros.

Esto quiere decir que su dieta obligatoriamente tiene que basarse en proteínas de origen animal. Como complemento puede consumir, en menor proporción, cereales, verduras y frutas. En concreto, los cereales le van a aportar, básicamente, hidratos de carbono. Pero los perros no los digieren tan bien como los humanos. No consiguen descomponerlos mucho.

De ahí que el pan no es ni debe ser un alimento fundamental en la dieta de nuestro perro. Por lo tanto, sí podemos darle un pequeño trozo de pan de manera ocasional a modo de premio. Esto es, como mucho, una vez a la semana o, mejor, cada dos. El tamaño del trozo debe ajustarse a las dimensiones del perro.

perro-comiendo-pan-de-molde

¿Cuándo NO dar pan a un perro?

Como el pan aporta hidratos de carbono, no es la mejor idea dárselo como premio a perros que presentan problemas de sobrepeso u obesidad. En esos casos, tenemos que acostumbrarnos a sustituirlo por alimentos menos calóricos como zanahorias o manzanas.

La obesidad no es solo un problema estético. Un perro con kilos de más es propenso a padecer ciertas enfermedades como la diabetes. Además, algunas condiciones pueden verse agravadas, como la artrosis.

Los perros gordos presentarán intolerancia al ejercicio, al calor y más riesgos si hay que administrarles anestesia. Por último, no olvides que a los perros a los que por alguna alteración se les haya prescrito una dieta sin cereales, tampoco pueden consumir pan. Ni siquiera de forma ocasional.

¿El pan sienta mal a los perros?

No es bueno que insistamos en dar o permitamos que coman pan perros que han manifestado algún efecto adverso tras consumos anteriores. A algunos puede sentarles mal y desencadenarles problemas digestivos como descomposición, diarrea o molestias a nivel abdominal.

También es importante que, si nos decidimos a hacer pan en casa, no dejemos nunca que el perro coma la masa cruda. Podría sentarle muy mal, ya que, por la acción de la levadura, la masa se expande en el interior del sistema digestivo. Esto provoca hinchazón abdominal que, en un pequeño porcentaje de casos, puede agravarse.

Se produce entonces lo que se conoce como torsión de estómago. Es una urgencia veterinaria en la que el estómago se gira sobre su eje. El perro puede fallecer. Además, la fermentación de la levadura es capaz de ocasionar una intoxicación. Los síntomas son problemas respiratorios, convulsiones o descenso de la temperatura.

Cómo dar pan a los perros correctamente

Tradicionalmente a los perros se les daba el currusco o un trozo de pan duro. La intención era que lo mordisqueasen, como si se tratase de un hueso. Se suponía que esto era beneficioso para ellos. Pero, en vista del escaso valor que a nivel nutricional tiene el pan para los perros, podemos ofrecerles alternativas mucho mejores para sus dientes y su salud.

Así, en el mercado hay juguetes que pueden servir para que el perro muerda. También hay huesos aptos para perros que cumplen esta función y, además, aportan nutrientes. Por otra parte, si nuestra intención es limpiarle los dientes, mejor recurrir a cepillos y pastas formuladas específicamente para ellos.

Bibliografía
Pet Poison Helpline: Petpoisonhelpline.com