Perros celíacos – Diagnostico y tratamiento

0
1153

Los perros celiacos son aquellos que no toleran el gluten, una proteína presente en harinas y otros alimentos que pueden formar parte de la dieta canina. Esta patología tiene un importante componente genético y su detección es clave para evitar que nuestro amigos perro desarrolle una enfermedad crónica.

Desde SoyUnPerro descubriremos cuáles son los síntomas más evidentes de la celiaquía canina, las razas de perro más propensas a la intolerancia al gluten y qué hacer si se confirma que un perro es celiaco. ¿Quieres conocer ya todos los detalles? Pues no esperemos más.

También te puede interesar: Dietas naturales para perros con intolerancias

Síntomas que presentan los perros celiacos

Para saber si nuestro perro es celiaco lo primero que debemos hacer es fijarnos en algunos síntomas que pueden servir como primera señal de alerta. Algunos de los más comunes son:

  • El perro tiene un pelo deslucido, de mala calidad.

  • Presenta pérdida de peso y falta de apetito.

  • Tiene problemas digestivos, como vómitos o diarrea después de comer.

Estos tres síntomas se deben a la desnutrición interna que provoca en el perro la intolerancia al gluten. Esta condición daña sus vellosidades intestinales e impide que absorba correctamente nutrientes esenciales como las vitaminas, los minerales o las proteínas que necesita para estar sano.

perro intolerancia gluten

Además, otros síntomas que también pueden presentar los perros celiacos son:

  • Picores en la piel y en el ano. En consecuencia, el perro se lame mucho por tener la piel seca e irritada o arrastra el trasero por el suelo para aliviarse.

  • Está cansado, sin ganas de jugar y apático.

  • Dolor de estómago por la intolerancia al gluten.

  • Problemas respiratorios. La garganta y las fosas nasales del perro con alergia al gluten se pueden inflamar, causándole picor, estornudos y problemas para respirar.

En los casos más graves el perro puede sufrir un episodio de convulsiones tras consumir un alimento con gluten. Si esto ocurre, debes llevarlo urgentemente con un veterinario para que pueda atenderle y estabilizarlo.

Si no ha llegado a ese punto pero sí presenta algunos de los signos que hemos descrito, también deberías llevarlo con un especialista cuanto antes para que pueda realizarle una serie de pruebas que confirmarán o descartarán el diagnóstico.

Diagnóstico y tratamiento de un perro intolerante al gluten

Durante la consulta debes describirle al veterinario todos los síntomas que hayas podido detectar en el perro. A continuación el especialista le hará un tacto en la zona del estómago para ver si sus órganos internos pueden estar afectados.

Para saber si un perro es celiaco se suelen hacer también varios exámenes, como análisis de sangre, orina y heces. Es posible que el veterinario quiera realizarle, adicionalmente, una radiografía abdominal o una prueba de insuficiencia pancreática exocrina.

Algunos especialistas recomiendan un periodo de prueba con una dieta sin gluten durante un mes, para ver si el perro responde bien a este cambio en la alimentación. Si pasado este tiempo ves que el perro vuelve a consumir comida con gluten y recae, seguramente no haya duda de que se trata de un problema de celiaquía.

perro celiaco

Razas de perro más propensas a la intolerancia al gluten

Como ya hemos avanzado, hay un importante componente genético que hace que unas razas de perros sean más propensas a la intolerancia al gluten que otras, una condición que se manifiesta desde que los perros son jóvenes.

Aunque esta patología puede afectar a cualquier can, lo cierto es que suele haber más perros celiacos entre las razas:

Por ello, a la hora de adoptar un perro de estas razas, en conveniente tenerlo en cuenta y estar atento a cómo responde a los alimentos que le das.

¿Cuál es el tratamiento para los perros celiacos?

Cuando un perro es diagnosticado como celiaco, el tratamiento pasa por cambiar su alimentación y adaptarla para que tenga una dieta completamente libre de gluten. El veterinario podrá recomendarte el pienso más adecuado para tu amigo peludo.

A partir de ese momento, cuando compres comida para él, deberás fijarte muy bien en todos los ingredientes. Debes evitar cualquier producto que contenga gluten, como latas u otro tipo de preparados alimenticios con granos o trazas de cereales como el trigo, el centeno, la avena o la cebada.

Una dieta incorrecta podría agravar su condición y provocarle padecimientos como la enfermedad inflamatoria crónica del intestino delgado en perros. Por eso, cuida bien su alimentación y fíjate, incluso, en la composición de los premios y golosinas que le das.

Si está en contacto con otros perros o va a otra casa de visita, asegúrate que se mantenga alejado de los alimentos con gluten. Es importante que todos los miembros de la familia y amigos conozcan cómo le afecta esta condición, pues con la dieta adecuada el perro podrá vivir sano y feliz durante mucho más tiempo.

Dejar respuesta

Por favor escribe tu comentario
Nombre