perro-en-una-sesión-de-fisioterapia

Creer que llevar al “fisio” a nuestro perro es más un capricho que una necesidad es un grave error. Debemos comprender que los perros pueden sufrir dolencias articulares, musculares o neurológicas muy similares a las de las personas, y, al igual que nadie entendería que una persona con problemas de movilidad o una lesión no fuera atendida por un fisioterapeuta, debemos aplicar esta mentalidad a las mascotas.

La fisioterapia veterinaria no es solo dar un masaje por placer a nuestro perro, es una especialidad que emplea las técnicas más avanzadas con el objetivo de aliviar dolor articular o muscular, tratar lesiones o rehabilitar tras una cirugía ortopédica o neurológica, de modo que el perro vuelva a recuperar su actividad y disfrute de una buena calidad de vida.

Si vemos que nuestro perro cojea o se vuelve más sedentario con el paso de los años, no debemos conformarnos con pensar que está mayor y es lo normal, con la fisioterapia podemos mejorar su calidad de vida aunque sea un perrito de edad avanzada.

¿En qué consiste la fisioterapia para perros?

Más allá de lo que podemos pensar, la fisioterapia veterinaria es mucho más que dar masajes a los perros. Se trata de una especialidad de la medicina veterinaria que consiste en la aplicación de diversas técnicas físicas no invasivas enfocadas a aliviar dolor articular o muscular, tratar lesiones o rehabilitar tras una cirugía ortopédica o neurológica, con el objetivo de que el animal pueda recuperar la funcionalidad y disfrute de una óptima calidad de vida.

perro-con-traumatismo-en-una-sesión-de-fisio

¿Qué técnicas utiliza la fisioterapia veterinaria?

En fisioterapia y rehabilitación veterinaria se aplican desde las técnicas más tradicionales, como son el masaje o la acupuntura, hasta terapias tan innovadoras como laserterapia, ultrasonidos o magnetoterapia.

  • Terapias manuales: incluyen una amplia variedad de técnicas de masaje, movilizaciones o manipulaciones articulares, liberación miofascial, estiramientos, etc.
  • Aparatología: el uso de máquinas terapéuticas como ultrasonidos, láser, magnetoterapia, electroestimulación, etc., se emplean junto con las terapias manuales para conseguir aliviar dolor e inflamación, entre otros efectos.
  • Programas de ejercicios terapéuticos: los programas de ejercicios se diseñan específicamente para cada caso y se utilizan para ayudar a reestablecer patrones de movimiento correctos y mejorar la fuerza muscular, la resistencia, la propiocepción (la conciencia del animal de dónde están las extremidades y el cuerpo en el espacio), el equilibrio y la flexibilidad, según sea necesario. Existe la posibilidad de realizar ejercicios dentro del agua (hidroterapia), consiguiendo un fortalecimiento muscular sin impacto sobre las articulaciones lesionadas.
  • Consejos de manejo: con frecuencia, los propietarios pueden necesitar consejos adicionales sobre el manejo terapéutico del perro lesionado o sobre la adaptación del entorno a las necesidades de su mascota (suelo no resbaladizo, comederos elevados, etc.). Esto puede ser especialmente útil para animales mayores o para aquellos que se han sometido recientemente a cirugía.

¿Qué se puede tratar con la fisioterapia?

La fisioterapia veterinaria se puede emplear para el tratamiento o el manejo a largo plazo de muchas lesiones y afecciones musculoesqueléticas o neurológicas. Puede ayudar a la rehabilitación del animal, con el objetivo de reducir el dolor, mejorar el movimiento y restaurar el control y la función muscular normales. La fisioterapia también se puede utilizar para mejorar el rendimiento físico de perros de competición o de trabajo, ayudando a minimizar el riesgo de lesiones.

Aunque los veterinarios especialistas en fisioterapia y rehabilitación nos centramos en el tratamiento de dolencias del sistema osteomuscular y nervioso, no solo tratamos patologías específicas, sino que nuestro objetivo es mejorar la calidad de vida general del animal.

Para poder entender nuestra labor con los pacientes, voy a poner un sencillo ejemplo; Acude a nuestra consulta de fisioterapia un perro que ha sido diagnosticado de displasia de cadera. El diagnóstico ya está establecido, pero lo que hacemos en nuestra consulta es evaluar y determinar cómo afecta esa enfermedad a la calidad de vida de ese paciente en concreto y diseñamos un plan de tratamiento específico para mejorar, no solo la patología en sí, sino el impacto que está teniendo en la salud global.

Debido al dolor de cadera, ese perro estará cargando más peso en sus patas delanteras con el fin de descargar peso en la zona afectada, esto le llevará a desarrollar contracturas y sobrecarga muscular en los miembros delanteros y en el cuello, y, además, posiblemente por el dolor de cadera se mueva menos, lo cual puede desencadenar en aparición de obesidad y desarrollo de artrosis precoz.

Así, para este paciente aplicaríamos terapias para aliviar el dolor de la cadera y mejorar su rango de movimiento, pero, además, trataríamos las contracturas y sobrecargas del tercio anterior y estableceríamos un plan de ejercicios para reforzar la musculatura y perder peso, de modo que conseguiríamos mejorar la salud global del paciente y mantener esa mejoría en el tiempo.

¿Qué patologías podemos mejorar con la fisioterapia veterinaria?

Cualquier perro puede beneficiarse de los efectos de la fisioterapia, ya que, aunque no tenga una patología musculoesquelética concreta, debido a posturas inadecuadas, tirones con la correa, saltos, etc., prácticamente la totalidad de los perros sufren de alguna contractura o sobrecarga muscular que puede resolverse con técnicas de fisioterapia.

Pero normalmente, los pacientes que solemos recibir en la consulta de fisioterapia y rehabilitación, vienen derivados de su veterinario de cabecera o traumatólogo por tener diagnosticada alguna dolencia osteomuscular o neurológica.

Algunas de las patologías que más comúnmente tratamos con fisioterapia son:

  • Displasia de cadera y codo
  • Artrosis o degeneración articular
  • Lesiones en tendones o ligamentos (distensiones)
  • Hernias discales
  • Rehabilitación postquirúrgica (rotura ligamento rodilla, artroplastia cadera, hernia discal, etc.)
  • Rehabilitación de trastornos neurológicos
  • Obesidad

¿Cuanto cuesta un tratamiento de fisioterapia?

La fisioterapia no es un tratamiento de vida o muerte, pero sirve para que los perros recuperen su movilidad y mejoren su calidad de vida. Hay animales con problemas osteomusculares que realmente tienen mucho dolor y los tratamientos con analgésicos no son una solución a largo plazo. Por ello, no debemos considerar la fisioterapia como un tratamiento de lujo, sino como una inversión en calidad de vida para nuestro perro.

Por lo general, las sesiones de fisioterapia en perros tienen una duración de mínimo una hora, y este tiempo puede prolongarse en función de si se van a combinar técnicas manuales o aparatología con ejercicios terapéuticos, que demandan más tiempo.

Las tarifas por sesión son variables, pero a modo de orientación, el precio de una sesión de una hora de tratamiento suele oscilar entre los 35-50 euros.

En cuanto a la periodicidad de las sesiones, varía según el caso concreto; pero, de forma general, inicialmente se recomienda un mínimo de una sesión a la semana, hasta que se obtenga una mejoría que permita distanciar en el tiempo las sesiones o dar de alta al paciente.