alimentos-para-perros

Para nosotros la comida es para compartir y forma parte de nuestros buenos momentos. De ahí que sintamos el irrefrenable deseo de ofrecerles alimentos a nuestro querido perro, que además nos mira poniendo ojitos… Aunque solo sea un pequeño trocito…

Sabemos que, inevitablemente, antes o después, acabaremos cayendo. No pasa nada, siempre que la comida que escojamos sea apta para perros. No todos los alimentos que consumimos a diario sirven para ellos. Por eso es importante saber qué darles.

El papel social de la comida

Al igual que nos vinculamos con otras personas a través de la comida, con los perros nos sucede lo mismo. La comida no solo tiene una función nutricia obvia y fundamental, sino que sirve para afianzar la relación perro-cuidador.

También para animar al perro a aprender cualquier orden o truco que le queramos enseñar. Es una motivación. Pero, ya que le vamos a dar algo, mejor que le resulte lo más saludable posible y siempre teniendo en cuenta las circunstancias concretas de cada perro.

Alimentos peligrosos para perros

En primer lugar, no podemos darles los mismos alimentos a todos los perros. Hay que fijarse en sus características. Así, si nuestro perro tiene problemas de sobrepeso, hay que evitar un exceso de calorías o, si padece alguna enfermedad, tendremos que escoger alimentos que no le sean perjudiciales en función de su patología.

Tampoco es bueno que recurramos a las sobras. Un trozo de pollo no está mal, pero ingredientes frecuentes en los hogares, como la leche o el chocolate, podrían resultar dañinos e incluso tóxicos. Un perro pequeño podría fallecer si se excede en el consumo de chocolate. Lo mismo sucede con platos con demasiada grasa o sal.

Por supuesto, olvida el alcohol, la cafeína o el azúcar. En cualquier caso, salvo que nos hayamos decantado por alimentar a nuestro perro con una dieta casera, siempre consensuada con un experto en nutrición, la comida que le demos será de consumo ocasional. A diario seguirá una dieta de calidad, equilibrada y adecuada a su etapa vital.

Consejos para dar de comer a nuestro perro

Si de vez en cuando premiamos a nuestro perro con comida, le será imposible saber cuándo le tocará. Esto puede llevar a que pida siempre, incluso subiéndose sobre nosotros, a la mesa, etc.

Por eso, siempre que le des comida procura que sea dentro de una rutina. A los perros les gusta y les ayuda un montón a evitar el estrés la previsibilidad de su entorno. Por ejemplo, dásela todos los domingos después del cepillado o tras el paseo por la playa. En cualquier caso, ofrécele solo cuando esté tranquilo.

Nunca si se está subiendo a la mesa, ladra o está evidentemente nervioso. Puedes llamarlo u ordenarle que se siente y, en cuanto obedezca, darle la comida. Así refuerzas un comportamiento positivo que quieres que repita.

Elegir la mejor comida para tu perro

Hay multitud de productos de todo tipo que es fácil encontrar en cualquier despensa y que son perfectamente recomendables para los perros. En los siguientes apartados repasaremos los más habituales, así como los consejos para una administración correcta y segura.

Carnes para perros

Aunque funcionan como omnívoros, lo cierto es que los perros son animales carnívoros. Por ello la carne es un alimento que, por supuesto, podemos incluir en su dieta. Aceptan cualquiera: pollo, pavo, pato, vaca, cordero, cerdo, etc. La mejor elaboración es a la plancha, cocida o al horno.

Evita los fritos, los rebozados y cualquier condimento excesivo, sal o salsas. Si quieres darle la carne cruda, ten en cuenta que podría transmitirle parásitos o bacterias. Sería recomendable someterla a congelación previa o a ligera cocción. Las vísceras también son comestibles, así como los huesos carnosos.

Dale pescado a tu perro

Al igual que la carne, el pescado aporta proteínas de origen animal, altamente recomendables para los perros. Es apto tanto el pescado blanco como el azul y la preparación más adecuada sigue las mismas indicaciones que para la carne. Esto es, mejor pescado cocido, a la plancha o al horno. Dáselo sin espinas.

Dar huevos a un perro

Se trata de otro producto de origen animal perfectamente apto para los perros. La recomendación es dárselo cocinado, pasado por agua, cocido o en tortilla francesa, es decir, nada más que cuajado en la sartén. Los huevos crudos podrían contener salmonela y, además, un consumo muy excesivo llega a ser perjudicial y puede causar anemia.

Las verduras, saludables para tu perro

Al comportarse como animales omnívoros, los perros también pueden consumir verduras, aunque la mayoría de los ejemplares, de poder escoger, se decantarán por la carne o por el pescado. Pero, si nuestro perro tiene unos kilos de más, por su bien es mejor que nos centremos en este tipo de alimentos, que le aportarán muy pocas calorías.

Ten en cuenta que la obesidad no solo es un problema estético. Los perros con sobrepeso corren un mayor riesgo de sufrir enfermedades como la diabetes o de ver agravadas patologías como la artrosis. Además, tolerarán peor el calor, el ejercicio o la anestesia. Las verduras crudas o deshidratadas son en estos casos una buena opción.

Frutas, deliciosas para tu perro

Si las verduras quizás no eran el plato preferido de tu perro, las frutas suelen contar con una mayor aceptación. Igualmente resultan saciantes e hipocalóricas. La manzana, la sandía o la pera son algunas de las opciones sanas entre las que podemos escoger. Solo hay que lavar, pelar o cortar.

¿Los perros pueden tomar lácteos?

Al igual que les sucede a algunas personas, no todos los perros van a tolerar la leche. Su ingesta podría provocarles problemas digestivos de mayor o menor intensidad. Podemos optar por darle un pequeño trozo de queso, lo menos graso posible, o un poco de yogur. Si no le hace daño, es posible incluir estos productos en su dieta de forma ocasional.