Giardiosis en perros

Giardia sp. son unos protozoos parásitos intestinales que pueden afectar al tracto gastrointestinal del perro. El cuadro clínico que provocan recibe el nombre de giardiosis. Es muy prevalente ya que frente a protistas no se desparasita. Será frecuente en cachorros, sobre todo.

Lo más frecuente es que el perro las contraiga al consumir heces o agua contaminada con estos protozoos. Una diarrea intermitente que resiste al tratamiento convencional puede hacernos sospechar de esta parasitosis. Veamos cuales son todos sus síntomas para saber identificarla. 

¿Qué son las Giardia sp?

Las giardias son unos protozoos pertenecientes al género Giardia. El término «sp» hace referencia a cualquier especie de este género, siendo las más habituales en perro Giardia duodenalis. Los hospedadores pueden ser perros y gatos, aunque puede afectar a todas las especies.

Es un protozoo flagelado, ya que presentan varios flagelos, que son apéndices en forma de látigo que le facilitan el movimiento. Además, poseen un disco suctor en la zona ventral por el que se unen a las microvellosidades intestinales.

¿Cómo se infecta mi perro por Giardia sp?

La transmisión es directa vía fecal-oral y las fuentes de infección serán heces de cualquier animal contaminado, agua (arroyos, estanques, riachuelos, pozos) o medio ambiente contaminado. Por lo tanto, los perros se van a contagiar si ingieren cualquier sustancia descrita antes contaminada con quistes de Giardia.

Los quistes pueden sobrevivir meses en el ambiente, sobre todo en agua fría y resistir productos habituales en el tratamiento del agua.

Síntomas de giardiosis en perros

En numerosas ocasiones, Giardia sp. vaa a cursar de manera subclínica, es decir, no vamos a apreciar ningún o casi ningún síntoma. Esto es más habitual en perros adultos, ya que tienen un sistema inmunitario más desarrollado. En estos casos el hallazgo será accidental en caso de descubrirlos.

En cambio, en los perros más jóvenes, cachorros o inmunodeprimidos en peores condiciones de higiene, sí es común que se presente un cuadro clínico con síntomas como los derivados del daño que provoca el parásito al adherirse al intestino y absorber nutrientes. Estos pueden darse por separado o coincidir varios a la vez. Serán:

  1. Diarrea y estreñimiento. Puede haber un periodo de diarrea y a continuación estreñimiento. En caso de diarrea, no será infrecuente ver esteatorrea (diarrea grasa).
  2. Dolor abdominal y/o ruidos intestinales.
  3. Flatulencias.
  4. Adelgazamiento.
  5. Deshidratación.

¿Cómo se diagnostica la presencia de Giardia sp?

Si nuestro perro es joven y sufre de diarreas compatibles con las que hemos descrito, el veterinario puede confirmar o descartar el diagnóstico mediante un estudio de una muestra de heces.

Para este examen se puede extraer una muestra del ano si ha tenido deposiciones recientes o puede llevarla el propietario, recogiéndola y transportándola en un envase. A partir de esta muestra, se realizará un test tipo «snap» que todas las clínicas tienen hoy en día. Se pondrá la muestra mezclada con un líquido conjugado específico para mostrar la presencia de giardia.

A los 15 minutos tendremos un resultado bastante específico. Por lo que el veterinario se dispondrá a empezar el tratamiento. Lo describiremos a continuación.

Tratamiento para Giardia sp.

El tratamiento se basa en dos fármacos. Uno es el fenbendazol y el otro es el metronidazol. También hay que desinfectar el ambiente. Esto es un tratamiento que puede parecer fuerte a primera vista, pero lo cierto es que son parásitos muy resistentes y puede haber recaídas crónicas si no seguimos correctamente estas pautas.

No obstante, cada veterinario según sus nociones podrá aplicar modificaciones en los días de tratamiento o fármacos, pero el descrito es un tratamiento efectivo según mi experiencia clínica veterinaria. Todos los perros con o sin síntomas a los que se les detecte Giardia sp. deben ser tratados para evitar la contaminación ambiental.

Se debe repetir el test al mes del diagnóstico e inicio del tratamiento para cerciorarse de que ya no es positivo ante la presencia de este parásito.

¿Puede prevenirse?

Para evitar que nuestro perro contraiga Giardia sp., además de impedir que beba en lugares potencialmente contaminados, debemos evitar que ingiera heces de otros animales o evitar que estén hacinados en algún espacio, ya que los criaderos suelen ser lugares donde se desarrolle este tipo de parásitos. Por lo que no está demás si adquieres un perro de un criador o tienda, se chequee en un centro veterinario.

Ya que los antiparasitarios internos de uso periódico no suelen eliminar las Giardia sp, el perro puede tenerla aunque lo tratemos puntualmente. Por eso, el veterinario debe ser quien tomé una muestra de heces para detectarlo o a través de una muestra que se le lleve.

Como puede ser difícil que aparezcan, cualquier diarrea es motivo para acudir a la clínica, y más si el perro es cachorro. Por nuestra parte, debemos implementar medidas de higiene rutinarias (para evitar esta y otras patologías).

Estas medidas serán: lavarnos las manos tras manipular heces y siempre antes de preparar alimentos. Además, las frutas y las verduras tienen que consumirse bien lavadas y con agua potable. La cocción consigue eliminar Giardia sp.

Por lo tanto, no será una patología o enfermedad grave en sí, pero se debe aplicar un tratamiento fuerte para eliminarla de nuestro animal, así como del ambiente. Con unas medidas básicas de higiene evitaremos que la contaminación se disemine.

Vet. Miguel Fraga García-Yanes

Graduado en veterinaria en la universidad Alfonso X El Sabio (Madrid). Colegiado 8917 en Madrid. Ampliando conocimientos en cirugía de tejidos blandos, endoscopia y dermatología. Interés por los animales desde muy pequeño y en compañía de Max desde hace 11 años.

Deja una respuesta