Miasis en perros – Síntomas y tratamiento

Probablemente la miasis es de los procesos más desagradables que podemos ver en un perro. Solo por eso valdría la pena centrar nuestros esfuerzos en prevenirla. Además, hay otra razón mucho más importante.

La miasis, que es una enfermedad parasitaria en la que larvas de moscas infectan tejidos y órganos, puede ocasionar daños tan graves que ocasionen la muerte del perro. Hay que prestar especial atención a aquellos que viven en el exterior. Veamos cómo aparece y cómo prevenirla.

¿Qué es la miasis?

La miasis es una parasitosis producida por larvas de moscas o, en general, dípteros. Los dípteros son un orden de insectos entre los que se encuentran, además de las moscas, mosquitos y tábanos. La infestación por larvas de insectos dípteros se desencadena a partir de que las moscas adultas depositan sus huevos sobre el cuerpo del perro.

Las zonas escogidas para la puesta se caracterizan por ser húmedas y calientes, que son las condiciones más adecuadas para el desarrollo de las larvas. Estas áreas suelen corresponderse a pliegues de la piel, zonas de humedad frecuente por lágrimas, saliva u orina o heridas en carne viva o fistulizadas, es decir, abiertas hacia el interior del cuerpo.

También se ven afectadas heridas infectadas. Otra forma de llegar al cuerpo del perro es el depósito de los huevos en un suelo desde donde las larvas consigan acceder a la piel del animal. Por último, en los pelajes muy sucios y con múltiples nudos, también pueden depositarse los huevos.

Tipos de Miasis en perros

Existen varios tipos de Miasis, desde la Miasis cutánea a la Miasis de Oído, nariz, boca o incluso ano. Siendo la Miasis cutánea la más frecuente, principalmente cuando el perro tiene alguna herida abierta.

Incluso pueden darse casos de Miasis subcutánea, donde las larvas pueden alimentarse bajo la piel del perro llegando incluso a sus órganos.

  • Miasis cutánea: Los Díperos aprovechan heridas o zonas húmedas de la piel para depositar sus huevos, donde permanecerán intactos hasta que crezcan las larvas que contienen.
  • Miasis de Oído: La mosca depositará los huevos en el interior del oído, ya que es un lugar donde se mantiene un nivel de humedad estable y está protegido.
  • Miasis de Nariz: La nariz de nuestros perros permanece siempre húmeda ya que así les facilita la identificación de olores, por eso muchos mosquitos aprovechan la nariz para depositar ahí sus huevos.
  • Miasis de Boca: Incluso en la boca de un perro pueden depositar sus huevos los Díperos, ya que permanecerán húmedos y podrán alimentarse del tejido e incluso comida que ingiera el perro.
  • Miasis en el Ano: No es extraño encontrar casos de Miasis incluso en el ano del perro, ya que si se depositan los huevos en esta cavidad rara vez serán localizables y podrán progresar adecuadamente. Lo mismo sucede con las cavidades de los ojos, donde también pueden depositar sus huevos.

¿Cuándo se produce la miasis?

En este caso, estamos ante un problema que acostumbra a ser estacional, coincidiendo con la temporada de mayor presencia de moscas. Esta suele coincidir con los meses de calor. Aunque las fechas van a depender del lugar en el que vivamos.

¿Qué perros sufren miasis?

Los perros de más edad o aquellos que se encuentran debilitados por algún motivo son más propensos a ser atacados por las moscas. También los que tienen una higiene deficiente y viven preferentemente en el exterior.

Síntomas de miasis en perros

Debido a la acción de las larvas sobre la piel y el tejido es fácil apreciar lesiones. Estas se verán como agujeros redondeados. Los huevos van a eclosionar a los tres días de la puesta. A lo largo de las dos semanas siguientes, la larvas crecen. Mediante una enzima de su saliva son capaces de digerir la piel.

Este mecanismo es el que causa los agujeros que podremos apreciar. Cada vez se harán más grandes. El cuadro puede complicarse con una infección bacteriana. Una infestación muy grave llega a provocar un shock debido a la acción de enzimas y toxinas producidas por las larvas. En estos casos se trataría de una urgencia veterinaria.

  • Formación de forúnculos en la piel o cavidad afectada
  • Aparición de larvas, pequeños gusanos
  • Úlceras y edemas en la piel que no se curan
  • Picor de ano intenso (plurito)
  • Fiebre
  • Rascado constante, incomodez
  • Diarrea o incluso perdida de peso considerable

Tratamiento para curar la miasis

Esta afección tiene que ser tratada por un veterinario. Lo principal es retirar todas las larvas que sea posible, para lo que puede utilizarse una pinza. Además, también hay que extraer todo el tejido afectado. La zona tiene que desinfectarse muy bien. Es común recortar todo el pelo alrededor.

Por último, se recomienda la administración de algún fármaco para asegurarnos de que todas las larvas, por si ha quedado alguna, han muerto. Puede utilizarse la ivermectina en forma de inyección subcutánea. También es posible aplicar piretrinas de manera tópica. Por supuesto, estos fármacos solo pueden ser dispensados por el veterinario.

No podemos tratar la miasis en casa por nuestra cuenta, no existen remedios caseros. En los ejemplares en los que también haya infección bacteriana hay que prescribir antibióticos por vía oral. Además, si la infestación es tan grave como para causar un shock, el veterinario tendrá que estabilizar al perro. En estos casos el pronóstico será reservado.

Dermatitis por picadura de moscas

Las moscas no solo pueden perjudicar a nuestro perro poniendo huevos en su interior. También pueden picar a los perros, originando dermatitis. La zona que se ve afectada es la punta de las orejas en los ejemplares que las llevan erguidas. Esta dermatitis es más común en razas como el Pastor alemán o el Collie.

Los perros con las orejas colgantes también pueden verse afectados, aunque en menor medida. En estos casos, las picaduras pueden verse en los pliegues de las orejas. Si nos fijamos observaremos costras negruzcas. Además, son lesiones que resultan dolorosas para el perro.

Por eso lo notaremos incómodo, intentará rascarse con las patas y sacudirá la cabeza. Con ello es fácil que se origine un sangrado que puede complicar el cuadro. Cuando aparecen infecciones bacterianas hay que tratar con pomadas antibióticas recetadas por el veterinario.

¿Cómo prevenir la miasis?

Dadas las características de la miasis, es conveniente que, al menos los perros debilitados o ancianos, se mantengan en el interior de casa en la época de mayor riesgo. Esta recomendación también se aplica a los perros que ya han sufrido miasis y se están recuperando.

Es mejor que no estén en el exterior hasta que no se curen por completo las lesiones. Si no es posible o queremos protegerlo podemos pedirle al veterinario algún repelente de insectos para alejar de él a las moscas.

La higiene también resulta fundamental. Las orejas, zonas susceptibles o heridas deben mantenerse, en lo posible, limpias y secas. Así mismo, el manto tiene que estar cepillado, lavado y, de ser necesario, cortado.

¿Es contagiosa la Miasis?

Si, la Miasis puede contagiarse a otros animales e incluso a humanos. Por eso es muy importante detectarla y tratarla con los cuidados y medicamentos que el veterinario nos indique. Si nuestro perro tiene Miasis, puede contagiar a otros perros y humanos.

Si un animal (ganado) padece de Miasis, también puede contagiar a nuestro perro. La Miasis es muy contagiosa ya que las larvas siempre buscan un huésped del que alimentarse, de ello depende su supervivencia. En Youtuve puedes encontrar muchos vídeos sobre Miasis en perros, pero no te recomendamos verlos dado que contienen imágenes muy impactantes.

Bibliografía
Carlson y Giffin. 2002. Manual práctico de veterinaria canina. Madrid. Editorial el Drac.
Rejas, Juan. Miasis. dermatologiaveterinaria.unileon.es.