Mi perro come nieve ¿Es peligroso?

0
1146

Todos los perros disfrutan cómo cachorros jugando con la nieve, revolcándose entre ella, persiguiendo bolas de nieve e incluso comiendo nieve sin parar, algo que parece encantarles.

Sin embargo comer nueve conlleva una serie de peligros bastantes frecuentes que pocos dueños conocen, algo que puede hacer que sus perritos enfermen fácilmente mostrando síntomas incluso ese mismo día.

Desde SoyUnPerro te explicaremos todo lo que necesitas saber sobre la nieve y los perros, para que podáis disfrutar de ella sin problemas ni peligros.

También te puede interesar: Síntomas de que un perro está resfriado

¿Por qué los perros comen nieve?

Debemos partir recordando que los perros no sudan, se refrigeran jadeando y eliminando el exceso de calor a través de su lengua. Así que un perro que haya corrido y jugado un rato en la nieve, estará acalorado y sentirá bastante alivio al comer nieve.

Perseguir bolas de nieve está genial, pero mejor aun es comérselas. Para ellos es un juego también, poder masticar la nieve y tragarla sin que suponga un riesgo grave para su salud es un placer.

Así que los motivos por los que un perro come nueve son evidentes, por juego, por sed y para refrigerarse cuando tienen calor. No existen más motivos reales que justifiquen dicho comportamiento.

perros comiendo nieve

La nieve y el estómago frío: Consecuencias

Comer un poco de nieve quizás no suponga un problema, pero comer mucha nieve supone un enfriamiento del aparato digestivo de nuestro perro, algo que traerá consecuencias importantes.

En primer lugar si nuestro perro se excede comiendo nieve debemos recordar que sus ganas de hacer pipí aumentarán drásticamente en una o dos horas, por lo que aunque volvamos a casa a descansar… tendremos que volver a salir pasado ese tiempo para que orinen.

Otra consecuencia de comer nieve es el desajuste en el tracto digestivo, o lo que es lo mismo, diarreas. Si, comer nueve produce diarrea en muchos perros debido a que se les enfría la barriguita.

Y por último y no menos importante, nuestro perro puede resfriarse o incluso mostrar síntomas de pulmonía canina si ya estaba un poco resfriado. En estos casos, cuando un perro está enfermo, es recomendable no abusar de los paseos por la nieve.

¿Debo abrigar a mi perro para ir a la nieve?

Todo es relativo, los perros grandes y bien alimentados no necesitan abrigarse ya que su manto de pelo y su capa de grasa corporal los aísla del frío sin mayor problema.

Sin embargo los perros pequeños, los que estén enfermos o los que sean muy sensibles a cambios de temperatura (cómo los chihuahuas), deben abrigarse para evitar resfriarse o helarse.

Puedes obtener información completa desde: Ropa de invierno para perros

Otra cosa diferente son las capas impermeables, que podemos usarlas si está nevando o lloviendo para evitar que nuestro perro se empape. Son de bastante utilidad pues resguardan gran parte de su cuerpo.

perro comiendo nieve

Síntomas de peligro en la nieve

Si apreciamos algún síntoma de que algo no marcha bien con nuestro perro, debemos cesar nuestro paseo pro la nieve y regresar al hogar, donde pueda estar calentito y tranquilo.

Algunos de los síntomas de alarma son:

  • Temblores excesivos, nuestro perro tirita sin parar por exceso de frío.
  • Rigidez y apatía, evita caminar, jugar y moverse entre la nieve porque no se siente bien.
  • No obedece y se vuelve a casa, los perros son muy listos y si no están cómodos, intentarán volver por si mismos al hogar, donde se sienten seguros.
  • Dolor al caminar, ya que a veces sufren congelación de las patas (que son muy sensibles) y caminan cojeando o muy despacito.

Si aprecias alguno de los síntomas, no dudes en volver a casa y poner a tu perrito cómodo y calentito.

Dejar respuesta

Por favor escribe tu comentario
Nombre