Inicio Curiosidades ¿Pueden los perros ir a la playa?

¿Pueden los perros ir a la playa?

perro-en-la-playa

Con el calor del verano somos muchos a los que nos apetece pasar el día en la orilla del mar disfrutando de un buen día de playa. Muchos perros también saben disfrutar de este ambiente natural y, de hecho, se lo pasan genial.

Pero ¿pueden los perros ir a la playa? En este artículo de SoyunPerro te explicamos cuales son los beneficios, los peligros, los consejos y la legalidad de esta práctica para que planees un viaje refrescante para ti y tu mejor amigo.

perros-con-su-dueña-en-la-playa

Beneficios de ir a la playa con perros

La playa es un lugar perfecto para que los perros disfruten paseando o corriendo por la arena y dándose chapuzones en el agua.  Pero es que, además de la diversión que ofrece, ir a la playa con tu amigo peludo tiene todos los beneficios que a continuación numeramos.

  • La playa ayuda a que combatáis los dos juntos el calor sofocante de algunos días de verano.
  • Correr por la arena o nadar es un ejercicio muy sano que ayuda al perro a mantenerse en forma.
  • El sol aporta vitamina D, esencial para el bienestar y la salud del can.
  • El agua salada limpia las mucosas de bacterias nocivas y ayuda a desinfectar y sanar heridas y afecciones en la piel gracias a sus propiedades cicatrizantes y antisépticas y a prevenir infecciones gracias a sus propiedades antibacterianas y antimicrobianas.
  • El agua de mar también es buena para aliviar picores causados por enfermedades como dermatitis atópica, dermatitis seborreica, caspa, psoriasis o sarna.
  • La diversión en la playa aumenta sus niveles de felicidad y desciende los niveles de estrés.
  • Esta actividad al aire libre ayuda a reforzar la relación perro-humano y te permite enseñarle a tu amigo de cuatro patas órdenes básicas, como “ven” o “espera” en un ambiente diferente.

cachorro-jugando-en-la-arena-de-la-playa

Peligros de ir a la playa con perro

Sin embargo, la playa también tiene algunos aspectos que podrían poner en peligro la seguridad de tu mascota. Por eso, ahora hablaremos de todos esos peligros y de lo importante que es vigilar a tu perro para no convertir un precioso día de playa en una pesadilla.

En primer lugar, aunque los perros que se aventuran a meterse al agua normalmente saben nadar, las mareas pueden llegar a cansarles mucho y convertirse en un enorme peligro, incluso para nadadores expertos. No quites ojo a tu perro en ningún momento.

¡Ten especial cuidado con los golpes de calor! Los perros ancianos y los cachorros, además de otros con factores condicionantes como la obesidad o con problemas cardíacos, son los más propensos a sufrir un golpe de calor, aunque cualquiera puede sufrirlo.

Las quemaduras en la piel son otro de los problemas más frecuentes que los perros sufren durante una jornada en la playa. Los perros de pelo corto, blanco y piel clara o rosada, como los dálmatas, son especialmente propensos a sufrir quemaduras solares.

Muchos perros beben agua de mar por sed o como un juego. Sin embargo, esta agua es muy dañina para su organismo, pues provoca hipernatremia, niveles muy elevados de sal en el cuerpo, lo que les provoca intoxicaciones gastrointestinales importantes.

Morder o tragar arena también es peligroso y puede causar, igual que el agua salada, disentería en los perros.

Asimismo, en el mar nos podemos encontrar casi de todo… desde animales marinos como erizos y medusas hasta basura, anzuelos u otras cosas punzantes que pueden causar heridas o urticarias en nuestras mascotas.

perro-nadando-en-la-playa

Consejos para ir a la playa con perro

Para evitar todos esos problemas anteriormente citados, te recomendamos seguir estos 10 consejos:

  • Antes de salir, no olvides coger los papeles de tu perro, el protector solar, agua, bebedero, sombrilla, bolsas para recoger sus necesidades y algún juguete para tu amigo.
  • Respeta las indicaciones y evita el baño con tu perro cuando haya fuertes corrientes.
  • Mantente atento y vigila en todo momento a tu perro cuando se meta en el agua.
  • Báñate con él en zonas donde no cubra en exceso. Es importante que el can sepa seguir unas ordenes básicas para que salga del agua si tu observas algún peligro, como una medusa.
  • Evitar ir a la playa durante las horas de más calor (11:00 a.m. – 16:00 p.m.)
  • Proporciona abundante agua dulce y sombra a tu perrito.
  • Aplica a tu perro protección solar en las zonas sensibles, especialmente en partes con poca pigmentación o pelo, como nariz, orejas y almohadillas. Repite esto a menudo, especialmente si se mete en el agua.
  • Impide totalmente que el perro beba agua de mar. Ofrécele agua dulce constantemente para evitar que tenga sed y caiga en la tentación.
  • En caso de sufrir un incidente por un objeto o animal punzante o venenoso, debemos retirar el objeto u espina en cuestión si es posible y aplicar una crema antiséptica. Si por el contrario provoca una reacción en su piel, como urticaria, o no podemos extraer el objeto debemos acudir al veterinario cuanto antes.
  • Enjuaga a tu amigo después de la jornada de playa con abundante agua dulce para limpiarle la sal, la arena y otros minerales que pueden perjudicar su piel y pelaje.

perro-paseando-por-la-orilla-de-la-playa

¿Es legal que mi perro vaya a la playa?

Aunque en los últimos años el número de playas en las que se aceptan perros ha aumentado, es de vital importancia que los dueños se informen antes de acceder a la zona de baño de si la entrada con perros está permitida.

Las normativas para el acceso de perros en playas son variadas y dependen del ayuntamiento de cada localidad y de la temporada. Sin embargo, visitar una costa que no permite perros puede costarte una multa de entre 90€ y 3.000€.

Existen muchas zonas costeras no restringidas por estas leyes donde se permite el baño con perros. Si quieres saber qué playas admiten perros en nuestro país para pasar un día tranquilo y sin sorpresas desagradables, visita: Playas que admiten perros en España.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí