Pirámide de necesidades básicas de un perro

Adoptar un perro es una aventura muy divertida, pero también implica responsabilidades. Como dueño o amo, te corresponderá cubrir las necesidades básicas de tu perro. Comida, aseo, atención veterinaria, ejercicio, son algunas de las principales, pero también existen necesidades emocionales que debes satisfacer.

¿Qué necesita un perro para ser feliz? Hoy en día, estos elementos se miden a través de una pirámide creada por la adiestradora Linda Michaels. Te mostramos los aspectos importantes que señala.

Nutrición y alimentación

La base de la pirámide se enfoca en cubrir las necesidades biológicas básicas del perro. Proporcionarle comida de calidad a tu perro es uno de los pasos más importantes para su desarrollo. Ya sea pienso seco, húmedo o una dieta casera, debe adaptarse a la edad, la raza y las condiciones físicas de tu perro.

La frecuencia del alimento y las porciones también varían con el tamaño y la etapa de la vida del perro. Una buena nutrición repercute en su salud y su apariencia física.

Es importante que ofrezcas de forma constante un recipiente con agua fresca. Limpia el cuenco a diario y cambia el agua. Durante el verano, evita que permanezca en lugares con mucho sol.

Ejercicio y juegos

La actividad física es parte de la vida de un perro saludable. No solo permite que mantenga su peso ideal, sino que además contribuye a su felicidad y afianza los lazos afectivos con sus amos.

Muchas razas requieren de ejercicio al aire libre diario, pues tienen un carácter más activo. En caso de no tenerlo, estas razas desarrollan problemas de comportamiento.

Al ejercicio diario en el exterior, es necesario añadir estimulación en casa. Los juegos son una excelente forma de hacerlo. Perseguir la pelota, esconder premios y los juegos de inteligencia son perfectos para entretener a tu perro y pasar tiempo con él.

perros-jugando

Descanso

Tan importante como el juego y la comida es el descanso. Tu perro necesita entre 12 y 14 horas de sueño diarias. Por lo general, invierte entre 8 y 9 horas a descansar en la noche, y reparte el resto en siestas durante el día.

Ahora bien, si tu perro tiene problemas para dormir o ladra toda la noche, necesitas descubrir la causa.

Cobijo y casa

El cobijo y la casa también son parte de las necesidades básicas de un perro. Esto quiere decir que tu amigo canino requiere de un hogar donde vivir. Además, debes proporcionarle en tu casa un espacio que sea solo para él.

En el área delimitada, el perro necesita contar con una cama confortable, cálida en invierno y fresca en verano. Este espacio debe ser tranquilo y permitirle el descanso, pero sin aislarlo de la vida familiar.

Aseo

La higiene también es parte de la vida saludable de cualquier perro. La frecuencia del baño corresponde a la cantidad de ejercicio que realice el animal. Sin embargo, se recomienda realizarlo al menos una vez al mes.

Adicional al baño, corta las uñas de tu perro cuando lo requiera y revisa sus orejas en busca de acumulaciones de cera. Acostumbrar al cachorro al cepillado de dientes permitirá cuidar sus dientes de manera más adecuada.

De igual forma, las pertenencias del perro y los lugares donde juega debes limpiarlos con frecuencia.

Atención médica

Una o dos visitas al año al veterinario son lo mínimo que tu perro necesita. Lleva un control sobre las fechas de desparasitación y vacunas, y cumple con el calendario.

Además de esta revisión de rutina, acude al especialista cuando descubras síntomas de enfermedad en tu perro. Falta de apetito, fatiga, vómitos y diarrea, sangrado, bultos en la piel, mal aliento, lagañas, heridas, etc., son infinitas las señales que indican un problema de salud.

Seguridad, amor, confianza y compresión

El siguiente estrato de la pirámide diseñada por Linda Michaels corresponde a las necesidades emocionales del perro. Cumplir con los aspectos biológicos es importante, pero tu perro requiere algo más que comida y cobijo para ser feliz.

La seguridad se relaciona con la protección que debe sentir tu perro dentro del hogar. Si está cómodo, lo tratas bien y no es expuesto a situaciones molestas, como ruidos excesivos, se sentirá tranquilo.

El vínculo afectivo también es importante. Jugar con tu perro, acariciarlo, hablarle con cariño y pasar tiempo con él son actividades que ayudarán a crear una hermosa relación. Los perros no confían en todas las personas, por eso te corresponde convertirte en su mejor amigo.

Comprender al perro también es quererlo. Muchas veces, se confunden sus reacciones por desconocer el lenguaje corporal de los perros. Saber qué significan cosas como levantar la pata, es esencial para una buena convivencia.

Ayudar a que tu perro se adapte al hogar y protegerlo de situaciones que le asustan, como los fuegos artificiales, harán que sea muy feliz y crezca sano.

Ante cualquier cambio de comportamiento, recuerda acudir a tu veterinario. Si tu perro está nervioso, estresado o demuestra miedo, existe una razón para eso.

mimos-a-un-perro

Socialización y juego

La socialización es parte importante en el desarrollo físico y emocional de cualquier perro. Consiste en permitir la interacción con otras personas, perros y mascotas; de esta forma, tu perro aprenderá a relacionarse con ellos y hará nuevos amigos.

Es recomendable que la socialización se inicie desde cachorro. En la adultez, un perro mal socializado desarrolla problemas de comportamiento, como agresividad, nerviosismo y conductas destructivas.

Llevarlo al parque, salir a caminar e invitar personas a casa son formas para contribuir en este proceso. Además, estas actividades afianzan el vínculo entre tu mascota y tú. Este nivel de la pirámide corresponde a las necesidades sociales del perro.

Entrenamiento

Linda Michaels también define las necesidades de entrenamiento amable. Estas se refieren a educar a tu perro de acuerdo con el refuerzo positivo, el cual aporta mejores resultados que otros tipos de entrenamiento.

A pesar de pertenecer a otra especie, los perros conviven con el ser humanos desde hace miles de años. Esto es posible gracias al aprendizaje de ordenes y normas que permiten una relación armoniosa; aquí radica la importancia del entrenamiento.

Perros adultos y cachorros pueden recibir adiestramiento canino, aunque se recomienda iniciar a los pocos meses de vida. Las instrucciones básicas permiten que el perro te siga, acuda a tu llamada y se detenga cuando se lo indiques. Esto es esencial para sacarlo a pasear fuera de casa, pues irá hacia ti cuando consideres que está en peligro.

El refuerzo positivo consiste en ofrecer premios durante los entrenamientos. Bajo este sistema, el perro repite un comportamiento para obtener la recompensa. Los premios pueden ser algunas golosinas caninas, trozos de carne, queso o fruta, además de palmaditas, caricias y frases de aliento. Realizado de forma adecuada, podrás dejar de ofrecer premios comestibles a medida que avanza el entrenamiento.

Durante este proceso, debes ser paciente y respetar los ritmos de aprendizaje del perro. Si no sabes cómo empezar a entrenarlo, puedes asistir a clases en una academia o contratar a un adiestrador canino.

Desarrollo cognitivo

El último nivel en la pirámide sobre las necesidades básicas de un perro incluye satisfacer necesidades cognitivas. El ejercicio físico es esencial para tu mascota, pero también requiere actividades que desarrollen su inteligencia y representen desafíos para él.

Una forma de cubrir estas necesidades es adquirir juegos de inteligencia para perros. Existen artículos de todo tipo, pero el objetivo es que el perro aprenda que, con cierta acción, obtendrá una recompensa. Estos juegos son económicos y puedes adquirir varios para tu perro.

El más popular es el Kong para perros, pero también existen tableros, juegos para buscar y encontrar, entre otros.

Además, pasear por lugares nuevos estimula la inteligencia y la curiosidad de tu perro. En cada sitio existen olores y texturas diferentes, esto hará que quiera explorar y se divertirá mucho. Estas son las necesidades básicas que debes satisfacer para que tu perro sea feliz.