perro-de-raza-rottweiler

El Rottweiler es una de las razas más populares del mundo. Su aspecto es único, al igual que su mirada expresiva y sus grandes dotes como guardián. Pese a una inmerecida fama de violentos, son cariñosos y tranquilos en el hogar.

Además, por su sensibilidad y obediencia, pueden entrenarse como perros policía o de asistencia. Veamos en detalle cuales son las características de esta preciosa raza y que cuidados precisa ¿Empezamos?

Características del Rottweiler

Estos canes poseen un cuerpo imponente, muy robusto y atlético. No son ni demasiado pesados ni excesivamente ligeros, demostrando un gran vigor y una potencia fuera de lo común. El cuello es musculoso, algo arqueado y sin papada. El lomo es resistente y profundo, mientras que su pecho es amplio y bien desarrollado.

Las patas terminan en pies redondos, con dedos apretados. La cola, gruesa y bastante alargada, puede superar el nivel del corvejón. Existen dos líneas con contexturas diferentes. La variedad americana es más alta y estilizada; también son ejemplares más pesados. La línea europea tiene menos altura y un cuerpo más compacto.

Por otra parte, cuentan con un cráneo ancho y corto. En posición de alerta suelen aparecer arrugas en su frente. El hocico es recto y más bien corto. La trufa es amplia y no muy redondeada, mientras que sus mandíbulas se presentan poderosas. Los ojos tienen forma de almendra y un color castaño oscuro. Las orejas son triangulares y caídas hacia ambos lados de la cabeza.

El pelo de los Rottweiler es de capa doble, fino en la más interna y muy espeso y apretado en la superficial. En los miembros posteriores el pelaje es más profuso. El color típico de la raza es el negro con marcas en un tono fuego en las mejillas, el hocico, el pecho, las patas y la cola. Otro rasgo estandarizado de la raza es una mancha marrón en el entrecejo.

icono-perroAltura de entre 61 y 68 cm en machos y entre 56 y 63 cm en hembras
icono-pesoPeso de 50 kg aprox. en machos y de 42 kg aprox. en hembras
icono-pelo
Pelo duro y de longitud media
icono-caracter
Carácter leal, afectuoso y protector
Icono-saludSalud buena pero con predisposición a padecer ciertas patologías
Icono-calendarioEsperanza de vida estimada de entre 9 y 10 años

 

rottweiler-saliendo-del-agua

¿Cómo es el temperamento de un Rottweiler?

Cuando están bien educados, los Rottweiler son compañeros confiables y muy apegados a su familia. Es habitual que sigan a su persona favorita por toda la casa. Una hembra es la mejor opción para los hogares con niños, pues se integran con mayor facilidad y tienden a ser más cariñosas.

En cualquier caso, se llevarán mejor con los menores ya crecidos. Pese a ello, siempre debes supervisar sus juegos e interacciones. En esta raza es fundamental controlar su tendencia innata a empujar, un comportamiento que deriva de la forma en la que manejaban el ganado en sus orígenes.

Su temperamento protector hace que se muestren desconfiados con los extraños. Si están bien socializados, se muestran estables ante situaciones o personas nuevas. Asimismo, son grandes perros guardianes que defenderán a su familia a toda costa.

Es necesario que limites sus instintos territoriales desde el primer día. Los Rottweiler requieren un liderazgo fuerte, consistencia en la educación y un trato firme pero no violento. Nunca maltrates a un Rottweiler, pues perderás su respeto. Es más, puede intentar convertirse en el líder de la manada, lo que potenciará su agresividad.

Tampoco les dejes aislados en un patio durante largos periodos de tiempo, pues estos canes necesitan estar en contacto con su familia. Si están solos pueden volverse tímidos o huraños, algo que debes evitar. Si se aburren, pueden mostrar comportamientos destructivos.

Cuando convivas con un Rottweiler adulto, no habrá problema en adoptar a un segundo perro siempre que ambos estén correctamente socializados. Se recomienda, eso sí, que no sean del mismo sexo.

Los cuidados que todo Rottweiler precisa

Criados como perros de trabajo, los Rottweiler necesitan mucha actividad diaria. Establecer una rutina de ejercicios y juegos ayudará a que se mantengan saludables y equilibrados. Pese a su energía, realizar una caminata diaria de 20 minutos será suficiente para su bienestar y el can se mostrará más tranquilo en casa.

Están habituados a estar con las personas, por lo que compartir juegos o practicar algún deporte es una buena forma de afianzar esta relación. Los deportes más recomendados para estos grandullones son el Agility, la Obedience, el Tracking y la natación.

Durante las salidas al exterior debes llevarlos siempre bien atados y con bozal, pues en España son considerados como raza potencialmente peligrosa (PPP). Supervisa también las interacciones con perros extraños; deben realizarse con mucho tacto, especialmente si son machos.

El cepillado debe ser semanal. Hazlo con firmeza para distribuir bien la grasa natural de su pelo. En época de muda (dos veces al año) será necesario intensificar este mantenimiento para evitar la acumulación de pelos en el hogar. Los baños solo están indicados cuando están realmente sucios.

Historia de la raza

Los ancestros de los primeros Rottweilers viajaban junto a las legiones romanas y se encargaban de cuidar del ganado que alimentaba a las tropas. De esta forma, la variedad se expandió por toda Europa. En Rottweil, al sur de Alemania, se mezcló con ejemplares autóctonos para dar origen al Rottweiler.

En el medievo estos canes fueron la mano derecha de los carniceros. Debido a su vigor, eran perfectos para mantener el ganado a raya o para tirar de los carros. También eran buenos perros guardianes. En una época en la que los viajes estaban llenos de peligros, eran un buen disuasorio para los asaltantes. A principios del siglo XX se convirtieron en los preferidos de las fuerzas de seguridad.

Curiosidades del perro Rottweiler

El aspecto del Rottweiler siempre ha inspirado respeto y confianza. En la Edad Media, los comerciantes que viajaban con un Rottweiler ataban la bolsa con el dinero recaudado durante los mercadillos en el pescuezo de estos perros, pues se consideraba que era el lugar más seguro.

Su coraje y audacia tampoco pasaron desapercibidos en la Primera y en la Segunda Guerra Mundial. Además de cuidar de los campamentos y tirar de los carros con heridos, se emplearon para infiltrarse en territorio enemigo.