11 ventajas de adoptar un perro adulto ¡Descúbrelas!

Cada vez son más las personas informadas que se animan a adoptar a su compañero canino, en lugar de comprarlo. Pero buena parte de ellas todavía siguen pensando que la mejor opción es hacerse con un cachorro.

Por supuesto, los perros más pequeños resultan irresistibles. Ese encanto que desprenden consigue ocultar a los perros de mayor edad. Aunque los perros adultos, también tienen sus ventajas ¿Quieres conocerlas?.

Sabremos su tamaño exacto

Buena parte de los perros que se encuentran en adopción son mestizos. Esto quiere decir que proceden del cruce de diferentes razas, a veces muy distintas. Por lo tanto, estos perros no cuentan con un estándar establecido que nos defina sus características físicas y marque su altura máxima o su peso recomendado.

Esto quiere decir que, si adoptamos un cachorro, aunque su aspecto pueda darnos pistas, no vamos a saber con seguridad qué tamaño va a alcanzar de adulto, lo que podría suponer una desagradable sorpresa en tan solo unos meses.

Para solucionarlo, tenemos la opción de adoptar a un perro adulto que ya haya completado su desarrollo físico y alcanzado la madurez. Así, sabremos con certeza cuál es su tamaño definitivo.

Conocer sus carácter y necesidades

Un cachorro es casi un libro en blanco, lo que tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Antes de adoptar es buena idea que examinemos nuestras condiciones de vida, el espacio del que disponemos y el tiempo que le vamos a poder dedicar al perro.

Atendiendo a nuestras condiciones de vida, podemos diseñar el perfil del perro que encaje en ellas, de forma que la convivencia sea exitosa y feliz para todos. Por ejemplo, si tenemos hábitos sedentarios, necesitamos un perro tranquilo y de baja energía. El cumplimiento de esta condición solo nos lo puede garantizar un perro adulto que ya tiene definido su carácter.

perro-adulto-paseando-con-su-humano

Energía moderada

Los cachorros, en su afán explorador, suelen presentar altas dosis de energía. Además, la curiosidad que les despierta su entorno puede llevarles a destrozar todo tipo de objetos que se encuentren a su alcance como calzado, muebles, ropa o alfombras.

Esto implica la necesidad de pasar tiempo con ellos, educarlos, jugar o, dicho de otra manera, cansarlos. Los perros adultos, aunque dependerá de sus características, suelen ser más equilibrados en este sentido. No es extraño que muchos pasen el día tumbados y solo se activen en sus horas de paseo.

Salidas más tranquilas

Un perro adulto puede acompañarnos a casi todas partes, lo que facilita pasar tiempo juntos. Cada vez hay más lugares a los que se permite acceder con perro. Incluso es posible que nos acompañen en algunos puestos de trabajo. Los cachorros, para salir de casa, tienen que tener puestas todas las vacunas, lo que puede suponer varios meses de espera.

Ya saben hacer sus necesidades fuera

En general, los perros adultos adoptados se acoplan a la vida familiar. Así, se acostumbran a nuestros horarios y a las horas destinadas a sus paseos. Los perros adultos van a evacuar generalmente fuera de casa, al contrario de lo que sucede con los cachorros.

Estos todavía no controlan sus esfínteres, por lo que habrá que darles más oportunidades para hacer sus deposiciones en el exterior, como poco, hasta los 6-9 meses de vida. Aun así, es muy normal que no consiga aguantar y que encontremos orina o heces en casa, con el consiguiente trabajo de limpieza que nos ahorraremos adoptando un perro ya adulto.

perro-acudiendo-a-la-llamada

Educación más sencilla

A los perros debemos enseñarles a comportarse en sociedad. Cuanto más pequeños son, más normas necesitan aprender, lo que implica que hay que invertir más tiempo en su educación. En cambio, los adultos cuentan ya con una base, por lo será más sencillo trabajar con ellos.

Por supuesto, hablamos en general, pues algunos perros adultos han sufrido malos tratos y padecen traumas que pueden complicar, que no impedir, su integración en la familia adoptante. A este respecto es fundamental saber que los perros pueden aprender durante toda su vida.

Buena salud

Salvo que nos decantemos específicamente por un perro enfermo o por uno muy mayor, que correrá el riesgo de sufrir patologías relacionadas con el envejecimiento, los perros adultos pueden gozar de una buena salud durante largos años.

Aunque es habitual que los adoptantes se decanten por un cachorro para intentar asegurarse más años de vida junto al perro, lo cierto es que la etapa de crecimiento también es propicia para contraer graves enfermedades, mucho más frecuentes en cachorros, con un sistema inmunitario inmaduro. El moquillo o la parvovirosis son ejemplos de ello.

Necesitan menos vacunas

Los perros adultos van a necesitar tan solo una visita anual al veterinario para la revacunación. Al contrario de lo que sucede con los cachorros, que, en sus primeros meses de vida, deben ser vacunados y revacunados con mayor frecuencia.

perro-en-el-vete

Ahorraremos en la esterilización

Si adoptamos un perro adulto en una protectora, es normal que nos lo entreguen ya esterilizado, con lo que nos ahorramos un importe considerable. En cambio, los cachorros muy pequeños no han podido pasar todavía por el quirófano.

Suele firmarse un compromiso de esterilización y, aunque algunas protectoras corren con este gasto posterior a la adopción, en otras tendrá que salir de nuestro bolsillo, ya que es una operación obligatoria por contrato.

Ahorraremos en su alimentación

Depende de la alimentación que escojamos para nuestro nuevo perro, pero, en general, los productos para adultos son más económicos que los destinados a los cachorros en crecimiento. Además, la cantidad a administrar puede ser mayor en los pequeños debido, precisamente, a sus necesidades nutricionales aumentadas.

Satisfacción personal

Por último, pero no menos importante, adoptar a un perro adulto es especialmente reconfortante a nivel personal. Buena parte de las adopciones de perros son de cachorros. Los perros adultos que han sido abandonados tienen, por lo tanto, muchas menos probabilidades de ser adoptados.

Por eso, ofrecerle un hogar a alguno de ellos es tan importante. Podemos sentirnos orgullosos de adoptar un perro adulto. Por otra parte, los perros que han sufrido en su pasado suelen mostrarse agradecidos de, por fin, sentirse cuidados. Con ellos se consigue un vínculo verdaderamente especial.