¿Cuánto cuesta adoptar a un perro? En perrera y protectora

Si estamos pensando en compartir nuestra vida con un perro, adoptar es la mejor opción. Pero, para evitar sorpresas, es conveniente que nos informemos sobre el funcionamiento de las protectoras o de las perreras de nuestra zona.

Aunque algunas personas piensan que adoptar es un trámite que sale gratis, lo cierto es que para adoptar a un perro tendremos que aportar una cantidad económica. Veamos en detalle cuanto cuesta adoptar a un perro.

¿Adoptar no es gratis?

Existe la creencia relativamente extendida de que en las protectoras de animales o en las perreras es posible hacerse con animales de manera gratuita. Pero la realidad es que adoptar no es gratis. En primer lugar, debemos saber que hay diferencias entre el funcionamiento de las perreras y de las protectoras.

Pero ambas tienen en común que deben sufragar una serie de gastos derivados de la atención de los perros a los que recogen, así como de las instalaciones, la administración, la difusión, etc.

Esto justifica que soliciten un importe por cada animal que sale adoptado. Pero hay diferencias entre el precio a pagar en función de las características del perro y del funcionamiento del centro en el que adoptemos.

¿Cuánto cuesta adoptar a un perro en una perrera?

En general las perreras son de titularidad municipal. Esto implica una serie de obligaciones, como tener que recoger a todos los perros de su zona de influencia. Pero también supone el uso de unas instalaciones públicas.

Y el cobro de una subvención anual. La cantidad varía en cada perrera. También es frecuente que cuenten con un veterinario que, por lo menos, va algunas horas y se encarga de procedimientos básicos como las esterilizaciones.

Aunque el dinero aportado por el ayuntamiento, la diputación o la comunidad correspondiente no suele cubrir todos los gastos, permite que el requisito económico para la adopción sea tan solo el pago del microchip. Su precio varía en función de la localidad, aunque generalmente oscila entre los 30€ y los 100€.

perro-callejero

¿Cuánto cuesta adoptar a un perro en una protectora?

Las protectoras de animales normalmente son entidades privadas que, aunque pueden recibir subvenciones públicas o gestionar centros de recogida municipal, se basan en fondos privados. Estos proceden de socios, padrinos o actividades recaudatorias como mercadillos. Los veterinarios con los que trabajan también son profesionales de negocios privados.

Sus servicios van a resultar más costosos que los de los veterinarios municipales. Es habitual que se encarguen de casos que requieren más cuidados, como lactantes, enfermos crónicos o recién operados. Las protectoras tienen unos requisitos para la adopción. Entregan a los animales desparasitados interna y externamente, vacunados, microchipados y esterilizados.

Solo hay que pedir presupuesto de estos procedimientos en una clínica veterinaria para hacernos una idea del coste que supone entregar cada perro. Y sin contar con los gastos veterinarios de animales enfermos o heridos. Por todo esto, las protectoras cobran el chip más una cantidad variable destinada a sufragar una mínima parte de lo gastado en ese perro. El precio medio de adopción puede oscilar entre los 100€ y los 200€.

¿Por qué se cobra por adoptar un perro?

Hay personas que son de la opinión de que, al haber tantos perros abandonados, las adopciones deberían ser gratuitas. Defienden que así habría más. Es una perspectiva que entiende la adopción como un favor. Es un error. La adopción es una responsabilidad que se contrae de por vida con ese perro e implica asumir unos cuidados durante años.

De ello derivan una serie de gastos fijos y extraordinarios. Casi el primer compromiso con el perro del nuevo propietario es ponerle el chip. Este dispositivo, similar a un grano de arroz, lo coloca el veterinario en la zona del cuello. Asocia los datos de perro y dueño. Si el perro se pierde, se abandona o participa en un incidente, se sabe quién es su responsable.

El microchip es obligatorio en diferentes territorios. Por ello ningún perro puede entregarse sin él. Y es lógico que lo pague su cuidador. Por otra parte, pagar por adoptar, además de contribuir a los gastos de las protectoras, sirve para constatar que el adoptante está interesado de verdad en el perro y es consciente de que su tenencia conlleva gastos.

¿Dónde es más barato adoptar a un perro?

En general, en las perreras es posible hacerse con un perro pagando tan solo el gasto de microchipado. Además, no suelen solicitar más requisito que el abono de ese importe. Pero el perro normalmente nos lo llevamos sin vacunar ni desparasitar e incluso sin esterilizar. Esto implica que somos nosotros los que tendremos que correr con esos gastos.

Este importe total puede superar la cantidad que nos piden en una asociación protectora. Es cierto que algunas personas no desparasitan ni vacunan ni mucho menos esterilizan. Estas personas quizás debieran cuestionarse la adopción e informarse antes. Un perro no vacunado está expuesto a graves enfermedades potencialmente mortales.

Sin desparasitación, puede contraer parásitos tanto internos como externos que también se transmiten a los humanos. Un perro o una perra enteros están expuestos a enfermedades relacionadas con las hormonas del ciclo sexual de tanta gravedad como la piometra o los tumores mamarios.