Carácter del Boyero de Berna y cuidados

0

El Boyero de Berna es una preciosa raza perro de montaña, extremadamente versátil procedente de los valles suizos. También llamado Bouvier Bernois o simplemente Bernés, fue utilizado durante siglos para las más variadas tareas, desde pastor de ganado hasta perro guardián.

Curiosamente es la única de las cuatro razas suizas de perro que tiene el pelo largo. Destaca por ser muy obediente, grande y robusto, de carácter tranquilo y amistoso, por eso es frecuente verlo participar (y ganar) en muchas competiciones caninas y concursos de pastoreo.

El carácter del Boyero de Berna

El Boyero de Berna es un perro afectuoso, inteligente y despierto. Un compañero ideal para toda la familia por su paciencia con los niños y su talante reposado. Leal y mimoso, es un perro que disfruta participando en las actividades de la casa.

Debido a su gran tamaño, es importante enseñarle desde cachorro cómo comportarse en casa y cómo tratar con las personas. Su proceso de maduración es lento, esto quiere decir que el perro alcanza su tamaño adulto y sin embargo sigue mostrando comportamientos y actitudes propias de un cachorro.

Gran protector de su familia, el Boyero de Berna rara vez se muestra agresivo. Puede ser un tanto distante con los extraños y en general un poco tímido, por eso es fundamental socializarlo desde cachorro.

Los cachorros son curiosos y juguetones, siempre dispuestos a jugar y a dejarse abrazar.

cachorro boyero de berna

Características de la raza

El Boyero de Berna es un perro grande, con una altura a la cruz que oscila entre 65 y 70 cm en los machos y entre 58 y 65 cm en las hembras. Su peso aproximado es de unos 40 kg.

Se le reconoce fácilmente por su pelo tricolor y por la llamada “cruz suiza” de color blanco que luce en su pecho. Puede tener mechones blancos y rojizos en la cabeza, el pecho, las patas y la punta de la cola.

Su cuerpo es robusto y bien proporcionado, con extremidades esbeltas y fuertes y una cola muy lanuda. Las orejas, no excesivamente grandes y de forma triangular, caen a ambos lados de la cabeza. El pelo del Boyero de Berna es largo, muy liso y fino.

Cómo educar a un Bernés

En sus orígenes, los criadores del Boyero de Berna escogieron perros fuertes, dóciles y obedientes, siempre dispuestos a cumplir las órdenes y desempeñar una amplia variedad de tareas en los campos y granjas, aunque también dentro de casa.

El resultado de aquella selección ha dado como resultado al actual Bernés, un perro hogareño, trabajador y encantado de hacer felices a su dueños. Por eso su adiestramiento es relativamente fácil.

Para educarlo correctamente es básico empezar a trabajar con ellos desde cachorros y seguir una serie de pautas: mucho ejercicio físico, buena alimentación y una rutina adecuada.

Las sesiones de adiestramiento no deben ser demasiado largas, basta con 10 minutos, de lo contrariose cansará y perderá la concentración. Debe ser en todo caso un entrenamiento positivo, reforzado por premios y caricias.

cachorros

Cuidados recomendados para un perro Boyero de Berna

El Boyero de Berna no es un perro para tener en un piso o apartamento con espacio reducido. Necesitamos tener una casa con un jardín o un patio grande, preferiblemente vallado, para que se sienta feliz. Como buen perro de trabajo es muy vigoroso, así que además del juego en el jardín, necesita un mínimo de 30 minutos de ejercicio todos los días. Este es un aspecto vital para mantener a nuestro perro en las mejores condiciones físicas.


Gracias a su grueso y hermoso pelaje, el Boyero de Berna se adapta sin problemas a los climas fríos con inviernos rigurosos. De hecho, le encanta jugar en la nieve. Por el contrario, su pelaje negro y su gran tamaño le hacen especialmente vulnerable a los golpes de calor.

Por eso en verano es mejor evitar que haga ejercicio en las horas centrales del día, procurarle un sitio fresco y a la sombra para su descanso y cuidar de que siempre disponga de agua fresca para beber.

Por otra parte, esta raza cambia de pelo durante prácticamente todo el año. Es conveniente cepillarlo varias veces a la semana y bañarle cuando lo necesite para mantener su capa bien limpia.

Debemos revisar sus orejas periódicamente para asegurarnos de que no presentan síntomas claros de infección, como enrojecimiento o mal olor.

Dejar respuesta

Por favor escribe tu comentario
Nombre