Pastor suizo

0

Tranquilos, observadores y muy astutos además de cariñosos y súper sociables, así podríamos resumir en breves palabras al Pastor Suizo, sin embargo, pensamos que aprender más sobre la raza te ayudará a conocerlo y cuidarlo mejor.

Por eso hemos recopilado toda esta información para ti, para que conozcas sus orígenes, sus características, sus gustos y también sus puntos débiles ¿Comenzamos?

Origen de la raza Pastor Suizo

A pesar de ser conocido como Pastor Suizo, el nombre oficial que la Federación Cinológica Internacional (federación encargada del estudio de cánido y perros domésticos) le otorga es el de Pastor Blanco Suizo o Berfer Blanc Suisse y Weisser Schweizer Schäferhund, respectivamente en Francés y Alemán.

Se trata de una raza procedente, como su propio nombre indica, de Suiza y a la que se le ha bautizado con nombres que van desde pastor blanco, pastor Americano llegando incluso a conocérsele cómo pastor Alemán blanco.

Debido al su color se ha llegado a creer que es un perro albino. Sin embargo, el blanco de su pelaje se debe a factores genéricos, además de ser sabido que los perros albinos suelen ostentar una piel pálida y los ojos de una tonalidad azulada clara, aspecto que raramente sucede en esta raza.

Esta característica ha puesto en clara inferioridad con su pariente el Pastor Alemán, más concretamente en la Alemania de los años 30, donde se llegó a pensar que el pelaje blanco del Pastor Suizo dañaban la raza, llegando incluso a considerarse una aberración tras la Segunda Guerra Mundial.

A pesar de que en Estados Unidos se siguió un camino similar, esta raza le debe su existencia actual a una cuidadora nativa del país norteamericano. En concreto a Ágata Burch, la cual se fue a vivir a Suiza llevándose consigo a un pastor blanco que, junto a otros pastores blancos importados, aumentaron la cría de esta raza.

Años después, la Sociedad Canina Suiza acabó por reconocer a este animal, otorgándole la etiqueta de “nacionalidad” del país.

pastor suizo jugando sobre la hierba¿Cómo es un perro Pastor Suizo?

El Pastor Blanco Suizo es una raza de talla mediana, de cuerpo musculoso y una robustez contundente.

En el caso de los machos, su altura está comprendida entre los 60 y los 66 centímetros siendo algo menor en el caso de las hembras, que normalmente no sobrepasan los 61 centímetros, siendo lo normal un rango entre 55 y los mencionados 61 centímetros.

Con lo que respecta al peso, solemos encontrar ejemplares que van desde los 30 hasta los 40 kilos en el caso de los machos y de los 25 a los 35 kilos cuando nos referimos a las hembras de la raza.

Como es entendible por el origen de esta raza, estamos ante un perro que guarda una gran similitud con el Pastor Alemán a excepción del pelaje, a pesar de compartir una densidad similar.

Una diferencia que es patente, siendo el pelaje del Suizo igualmente denso y de un color que varía entre los tonos blancos y crema.

En cuanto a su aspecto general, podemos decir que genéticamente es muy similar al Pastor Alemán solo que, en el caso del Pastor Suizo, su pelaje es predominantemente blanco o color crema.

Sus extremidades son vigorosas y delgadas, cuenta con una cabeza esbelta y unas orejas triangulares. Su pelaje es doble, abundante, liso y áspero.

En referencia a los ojos, generalmente los Pastores Blancos Suizos suelen tener una variedad de color bastante estrecha, encontrándonos colores pardos o pardos oscuros como variedad.

Morfología de la raza

Estamos ante una raza cuya cabeza tiene forma de cuña triangular y una clara elevación puntiaguda. Además, suele ser vigorosa y esbelta, estando correctamente proporcionada con el resto del cuerpo.

Con relación al stop (ángulo o depresión que se crea entre el hueso frontal y el nasal), es claramente reconocible y visible si bien no está excesivamente pronunciado como sí sucede en otras razas.

Con lo que respecta a su nariz, generalmente nos encontramos con una raza en la que predomina la trufa de color negro.

No obstante, a veces nos encontramos con lo que comúnmente se conoce como “nariz de nieve”, una pérdida de pigmentación (generalmente estacional y con mayor incidencia en invierno), dando lugar a un color rosado parcial.

Ostenta una mandíbula con una totalidad de 42 piezas dentales y una configuración correcta. Así como unos labios finos, prietos y negros y unas orejas grandes y en una clara y más que visible elevación puntiaguda.

Si hablamos de la grupa (parte del perro que va desde la cola hasta los riñones) solemos encontrarnos con una zona ligeramente con pendiente o inclinación.

Se trata de una raza de tórax curvado, un pecho no demasiado grande y unos flancos que suelen quedar alineados a la altura del vientre.

Por último, en referencia a la cola, nos encontramos una variedad en forma de sable. De inserción baja y que llega, como mínimo, hasta el corvejón (parte de la pata que está detrás de la rodilla).

En estado caído o colgando cuando el perro está en reposo, pasa a estar levantada cuando el perro pasa a posición de acción. Si bien, nunca está por encima del margen de la espalda del perro.

Su cola tiene forma de sable, siendo de inserción baja y al menos ha de llegar al corvejón. Cuando está en reposo, el perro la lleva colgando, lo que no es óbice para que el tercio distal pueda curvarse algo hacia arriba.

Cuando entra en acción va a levantarla siempre, pero nunca por encima del margen de la espalda.

Cachorro de raza pastor suizo

¿Cómo es su comportamiento y temperamento?

Nos encontramos con una raza generalmente tranquila a la par que astuta y despierta. Además, se trata de una raza extremadamente cuidadora y atenta a lo que tiene a su alrededor, y más concretamente con lo que respecta a su amo y a la familia, convirtiéndose en un perro que está constantemente vigilando lo que sucede y, por ende, enormemente leal y cariñoso.

Es un perro ideal para familias o entornos en los que hay niños pequeños, así como alguna otra raza de perro, llegando a poder vivir de una manera realmente sociable con otras especies animales.

Eso sí, siempre y cuando haya habido un trabajo de adiestramiento y adecuación correcto previamente.

Se trata de una raza que destaca por tener una energía ingente, así como una curiosidad desmedida. Sin embargo, ante entornos que no les son conocidos, nos encontramos con una raza tremendamente precavida y cautelosa.

Convivencia y educación

Estamos ante un perro que es normalmente fácil de adiestrar, debido a su alto grado de obediencia.

El Pastor Suizo es un perro que, en libertad, necesita de sensación de pertenencia y vivencia en manada, por lo que, si queremos que tenga un correcto crecimiento y adiestramiento, lo primero que debemos saber es que necesita compañía.

Es altamente improbable que el proceso sea correcto si este perro vive largos tiempos en soledad o se siente ignorado.

Si bien es un perro altamente leal y con una aptitud excelente para aprender, para el adiestramiento es importante hacerle entender que no será el líder y demostrar cierto control sobre él.

Por supuesto, evitando todo tipo de vejación, tratamiento excesivo o duro y optando por entrenamientos orientados al premio. Estamos ante un perro tan servicial y atento como sensible, por lo que un comportamiento negativo puedo suponer problemas de comportamiento a la larga.

Necesita conocer reglas elementales como la posibilidad o imposibilidad de orinar en sitios o momentos concretos.

Se trata de una raza que, a pesar de ser de talla mediana, tiene una vejiga pequeña en comparación, por lo que es crucial que aprenda los patrones o rutinas de micción tempranamente.

Para mejorar su relación y vivencia con extraños, es muy importante que esta raza se sociabilice desde edades muy tempranas.

De esta manera, conseguiremos tener un perro que sea más abierto a la interrelación con personas no conocidas pero cercanas a su núcleo de confianza.

Posibles problemas de salud

Si algo destaca de esta raza, es que estamos ante un perro que suele disponer de un estado de salud muy bueno. Está por encima de la media de salubridad de la mayoría de razas de cánidos.

Sin embargo, y por tener una carga genética muy similar al Pastor Alemán, está sujeto a muchas de las enfermedades congénitas de su pariente germano.

Entre las principales enfermedades podemos encontrar:

  • Hemofilia
  • Insuficiencia pancreática exocrina
  • Displasia de codo y/o cadera
  • Atrofia progresiva de retina

Además, y como recogió un estudio realizado por la Asociación Americana del Pastor Blanco (AWSA por sus siglas en inglés), también puede padecer de otras afecciones como dermatitis, torsión gástrica y epilepsia.

Por otro lado, entre las enfermedades menos comunes de esta raza, podemos encontrar la enfermedad de Addison (trastorno en el que el cuerpo del perro no produce la cantidad suficiente de algunas hormonas segregadas por las glándulas suprarrenales), osteodistrofia hipertrófica (patología que provoca una inflamación muy dolorosa de la metáfisis o parte pequeña de los huesos largos) e incluso cataratas.

Alimentación y cuidados recomendados

Estamos ante una raza que no precisa un tipo de alimentación excesivamente específica o concreta. Si bien es recomendable que se acostumbre a unos horarios fijos o determinados para las comidas, así como que no reciba más comida de la debida para su edad/sexo/necesidades.

En lo que respecta a la tipología de comida, es recomendable optar por una alimentación natural cómo la dieta BARF. Sin embargo, nosotros siempre recomendamos que precises de manera más específica las exigencias nutricionales con tu veterinario de confianza.

Como dato adicional, y si quieres ayudar a la transición o muda del pelaje del perro, es recomendable completar la dieta con ciertos suplementos alimenticios cómo el aceite de salmón, a la par que un aseo correcto.

En lo que respecta a los cuidados cotidianos, uno de los más importantes es la necesidad de cepillado que tiene. Es recomendable hacerlo dos veces a la semana para poder retirar el pelo sobrante/muerto, incrementando la asiduidad a hacerlo diariamente en épocas de muda.

Es una raza cuyo pelaje no precisa de corte y a la que no se ha de bañar de manera frecuente, siendo necesario hacerlo sólo cuando sea preciso. De lo contrario, podríamos llegar a debilitar el pelaje en exceso.

Debido a la alta carga enérgica y vitalidad del Pastor Suizo, es recomendable que haga ejercicio a diario para descargar y liberar tensión acumulada.

Si bien se adapta bien a todos los espacios, sería ideal contar con un espacio con jardín donde pueda sentirse cómodo y pueda correr cuando lo precise.

Dejar respuesta

Por favor escribe tu comentario
Nombre