El Dálmata – Cuidados, carácter y alimentación

0
102

El Dálmata es una de las razas caninas más famosas del mundo. Parte de su popularidad se debe sin duda a la película de animación 101 Dálmatas, de Disney. Es un perro elegante y atlético, de porte aristocrático, inconfundible por su característico pelo blanco con manchas negras.

Y aunque en sus orígenes fue utilizado cómo perro de caza, en la actualidad se ha convertido en un excelente compañero familiar, gracias a su encantador carácter, siempre cariñoso, juguetón y social.

Desde SoyUnPerro te mostramos toda la información sobre esta raza, cuidados, comportamiento, salud, alimentación y consejos.

También te puede interesar: Cómo cuidar el pelo de un perro

Comportamiento y carácter del Dálmata

Resistente y veloz, el Dálmata es un perro nacido para correr, dotado de gran energía y con una capacidad física sin límites. Le encanta ser el centro de atención y siempre quiere agradar, carácter que lo hacen ideal para el entrenamiento mediante refuerzos positivos como recompensas de comida, elogios y juegos.

Además, el Dálmata es un perro dotado de gran inteligencia, de hecho es una de las razas más inteligentes que existen. También posee un agudo sentido del humor y es capaz de hacer cualquier cosa por hacernos reír y tenernos contentos.

Siempre está alerta a cuanto sucede a su alrededor y tiene un marcado instinto territorial, por eso también funciona a la perfección como perro guardián. Raramente ladra, sólo cuando advierte un peligro o amenaza real.

Muy activo y siempre con ganas de jugar, es el compañero ideal para senderistas, mochileros y amantes de la naturaleza, aunque no para niños pequeños, a los que pueden lastimar involuntariamente con sus movimientos bruscos y su exceso de entusiasmo.

cachorro raza dalmata

Características físicas de la raza

El Dálmata es un perro de tamaño mediano – grande, con una altura a la cruz de unos 55-60 cm y un peso que ronda los 25 kg. en su edad adulta.

Su figura es esbelta y señorial, con extremidades fuertes y patas redondeadas. Sus músculos faciales adicionales (ausentes en otras razas) y la distribución de las manchas de su cara hacen que cada Dálmata posea una fisonomía única, dotada ademas de una expresividad muy especial. Sus ojos son generalmente oscuros, aunque pueden ser ambarinos en los ejemplares de manchas marrones. Sus orejas se doblan sobre sí mismas, cayendo hacia adelante.

Su pelo es duro, corto y muy denso, realmente agradable al tacto. En él predomina el color blanco moteado de manchas negras o marrones que se distribuyen sin seguir un patrón definido. Cuanto más uniformes sean estas manchas, tanto en color como en tamaño, más apreciado será por los criadores.

Curiosamente, los cachorros de Dálmata carecen de manchas, son completamente blancos. El moteado empieza a aparecer a partir de la tercera semana de su vida.

Cómo adiestrar a un Dálmata

A pesar de su fama de rebelde, entrenar a un Dálmata es bastante sencillo y muy satisfactorio, pues es un perro con una gran capacidad de adaptación y aprendizaje. Lo ideal es que el adiestramiento se inicie cuando es todavía un cachorro. Hay que trabajar su obediencia con un entrenamiento motivacional y positivo.

Es importante educar a nuestro Dálmata con firmeza, ya que es relativamente fácil que acabe adquiriendo malos hábitos que luego costará mucho corregir. El secreto para el éxito en la educación del Dálmata es una correcta combinación de ejercicio, disciplina y afecto.

dalmata adulto

Cuidados recomendados

El Dálmata es un perro muy activo que necesita mucho ejercicio. Hay que salir a pasear con él varias veces a  diario, siempre con correa para evitar que dé rienda suelta a su instinto corredor y escape lejos de nuestro alcance.

El Dálmata se siente feliz dentro de un entorno familiar y participativo, no le gusta estar relegado al patio trasero de la casa. Si permanece solo durante largos periodos de tiempo puede llegar a desarrollar ansiedad canina, la cual podremos detectar en ciertos comportamientos compulsivos como por ejemplo morderse las patas hasta llegar a lastimarse o excavar en la tierra sin descanso.

Muda de pelo durante todo el año, por lo que es importante cepillarlo todos los días. Si lo hacemos así no será necesario bañarlo más que tres o cuatro veces al año. El baño demasiado frecuente puede acabar eliminando los aceites esenciales de su pelo y su piel, que puede irritarse y formar escamas.

Un problema muy común de esta raza es su propensión a la sordera. Se trata de un problema hereditario que se manifiesta, con mayor o menor intensidad, en uno de cada cuatro cachorros.

Por otra parte, debido a su metabolismo exclusivo del ácido úrico, es importante observar si nuestro Dálmata orina regularmente para detectar un posible problema de cálculos renales. Para prevenir este trastorno lo mejor es asegurarnos de que siempre dispone de agua para beber, procurar que hagan mucho ejercicio y controlar su dieta, que preferiblemente debe ser baja en purinas.

Si cuidamos a nuestro Dálmata de forma adecuada, su esperanza de vida puede ser de 14 años o incluso más.

Dejar respuesta

Por favor escribe tu comentario
Nombre