Crestado Chino

Basta con lanzar una mirada rápida a su aspecto para entender el origen del nombre del Crestado Chino, este pequeño perro está desprovisto de pelo en casi todo su cuerpo excepto la cabeza y las patas, una característica que le confiere un aspecto único y muy reconocible.

Se trata de un perro de compañía en el más estricto sentido de la palabra. Esa es su única función y  cumple con ella a la perfección. De hecho, los dueños de un Crestado Chino saben que difícilmente podrán encontrar un compañero peludo mas leal, cariñoso, intuitivo y  entregado.

También te puede interesar: Razas de perro que no tienen pelo

Carácter y comportamiento del Crestado Chino

Siempre despierto y alegre, el Crestado Chino es un perro cariñoso que necesita constantemente el contacto humano. Sin embargo, no reparten su afecto a cualquiera. Con los desconocidos no sólo se muestran fríos y desconfiados sino que en muchas ocasiones no dudan en mostrar su rechazo de forma abierta.

Está lleno de energía y siempre tiene ganas de jugar. No tiene ningún problema con los niños de la casa. Pero a pesar de ser un compañero excelente y extremadamente inteligente, es bastante terco.

Este temperamento se puede ver modificado por una serie de factores, entre los que se incluyen la herencia genética, el entrenamiento que reciba y la socialización de los cachorros.

crestado chino

Características físicas de la raza

El Crestado Chino es un perro de tamaño pequeño que alcanza una altura a la cruz de unos 30 cm y pesa alrededor de 4 kg. Su cuerpo menudo tiene unas líneas esbeltas y elegantes. Su cabeza tiene forma triangular y en ella destacan sus ojos, grandes y vivos, y sus orejas grandes y erguidas.

Aunque sus características físicas no son las más indicadas para intimidar a los intrusos, el Cresdao Chino tiene una clara vocación de perro guardián.

Cómo cuidar el pelo de un Crestado Chino

El Crestado Chino presenta dos variedades distintas según su pelaje. La más común y conocida es la variedad sin pelo, aunque en rigor posee pelo en determinadas partes de su anatomía: la cresta de la cabeza, las patas y la cola. La otra variedad, conocida como Powderpuff, presenta pelo en todo el cuerpo. En ambos casos el pelo es muy fino y sedoso.

La variedad Powderpuff requiere un cepillado semanal que, en el caso de los cachorros a partir de tres meses, debería ser diario. Mientras que la variedad estándar, solo requiere de mínimos cepillados en las zonas con pelo.

El crestado Chino y el adiestramiento

El pequeño y despierto Crestado Chino es un perro generalmente fácil de entrenar, aunque algunas veces nos puede mostrar su cara más obstinada, así que hay que armarse de paciencia.

Con él sólo hay un método que funciona: el del refuerzo positivo con correcciones suaves y cariñosas. Teniendo cuidado con este aspecto, y gracias a su inteligencia natural, es capaz de aprender los más variados trucos con gran facilidad.

Socialización

Lo ideal es tratar de socializar al Crestado Chino desde que es un cachorro: exponerlo a la presencia de diferentes personas así como a distintos ambientes, sonidos y experiencias le ayudará a ser un perro equilibrado cuando alcance la edad adulta.

El proceso de socialización es relativamente sencillo, ya que este perro posee una intuición muy desarrollada, tanto que a veces parece ser incluso capaz de leernos la mente y entender nuestro estado de ánimo.

cachorro crestado chino

Cuidados recomendados

Debido a su reducido tamaño, el Crestado Chino sólo necesita un mínimo de ejercicio diario, de modo que no es el perro más apropiado para salir a correr o hacer deporte. Sin embargo, sí necesita constante estimulación mental y entretenimientos a la altura de su inteligencia.

El cuerpo desnudo y pelado de este perro necesita cierta protección adicional, pues la piel es propensa a sufrir infecciones y otros trastornos. No conviene por ejemplo exponer demasiado tiempo a nuestro Crestado Chino al sol, y si vamos a hacerlo se recomienda aplicar algún tipo de protector solar.

Las cremas hidratantes especiales también pueden ser muy útiles. Del mismo modo es importante bañarle con relativa frecuencia, usando siempre un champú adecuado y de calidad.

El Crestado Chino puede llegar a vivir hasta 12 años con el cuidado correcto y la alimentación adecuada.

Historia de la raza: Orígenes inciertos

A pesar de su nombre nadie sabe con exactitud de donde proviene esta raza. Ni siquiera está claro que proceda de China. De hecho actualmente esta raza no existe en el país asiático.

Es probable que los primeros ejemplares de Crestado llegaran a China a finales de la Edad Media de la mano de comerciantes y marineros, tal vez de Filipinas o de Indonesia. Estos los usaban para mantener a raya a las ratas en las bodegas de sus barcos. Después, los chinos empezaron a criarlos creyendo que poseían poderes mágicos para la curación de ciertas enfermedades.

En todo caso, fueron los británicos quienes a mediados del siglo XIX descubrieron esta curiosa raza y la trajeron a Occidente, salvándola sin saberlo de una futura extinción.