Disfrazar a un perro en Halloween o Carnaval – Pros y Contras

Ahora que se acerca Halloween muchos dueños de perros deciden celebrar la fiesta con sus mascotas de la misma manera que ellos, disfrazándolos a juego. Pero ¿estamos seguros de que a ellos les gusta disfrazarse?.

Si tú también te has hecho la pregunta “¿puedo disfrazar a mi perro?” descubrirás que este hecho antinatural y humanizado es mucho menos divertido de lo que parece, ¡al menos para los perros! Veamos cuales son sus peligros.

¿Es nocivo disfrazar a un perro?

Qué gracioso es ver a tu perrito vestido de superhéroe, princesa, mariquita o fantasma. Con todo lujo de detalles y complementos. Se ve tan mono y gracioso… ¿verdad? ¡Corre, hazle una foto y súbela a Instagram!

Esta moda de disfrazar a los perros para nuestro propio beneficio y diversión es cada vez más frecuente en países como Estados Unidos y España y se está convirtiendo en un negocio para muchos. Sin embargo, detrás de esta costumbre tan “graciosa” se esconde una realidad muy diferente.

La gran mayoría de los expertos coinciden en que vestir a nuestros perros con disfraces, aunque solo sea puntualmente, desnaturaliza su esencia canina y no les beneficia en absoluto, pues altera su comodidad y bienestar y limita en gran medida sus movimientos.

perrita-yorkshire-disfrazada-de-bruja

¿Los perros se divierten con los disfraces?

Ya sea como disfraz o ropa de calle, solo es necesario reforzar el pelaje de los canes con vestimentas artificiales cuando haga mucho frío y el perro sea de tamaño muy pequeño, tembloroso, tenga el pelo corto y nada denso o sea cachorro o anciano.

Para el resto de los casos, el hecho de llevar cosas puestas por encima del pelaje de los perros no les hará sentir para nada cómodos ni mucho menos guapos o graciosos. A tu perro eso no le divierte, a él solo le apetece dar su paseo tranquilo.

En realidad, al único que le interesa poner un disfraz a su perro porque le parece gracioso o bonito es a los dueños. Por lo tanto, antes de disfrazar a tu perro piensa si te apetece hacer una actividad en la que solo vas a disfrutar tú.

Además, los disfraces les ridiculizan y les hacen sentir humillados. Lo que para ti es divertido, a él le avergüenza y le estresa en gran medida. De hecho, podrás observar su malestar porque esconderá su rabito, apenas se moverá y te mirará con cara asustada y desconcertada.

Asimismo, un disfraz puede crear agresividad en un perro. Como nos ocurriría a las personas si nos sentimos burlados en una situación incómoda, los perros también pueden enfadarse por llevar un disfraz y llegar a estropear una situación que parecía “muy divertida”.

No hagas pasar a tu perro por un mal momento solo por darte a ti un capricho estético. Tu perro ni es una cosa ni es un humano, respeta su naturaleza animal. Mejor salid al parque y jugad a algo que os haga disfrutar a los dos.

perro-disfrazado-de-demonio-en-halloween

Los peligros de utilizar ceras y pinturas para maquillarlos

A pesar de que son muchos los productos que se venden para maquillar a los perros, la verdad es que utilizar ceras y pinturas para los perros podría desencadenar en daños psicológicos y físicos en tu can, tanto por estrés como por intoxicación y alergias.

De hecho, numerosos estudios científicos desvelan que son muy numerosos los agentes tóxicos que se encuentran en los maquillajes de perros, ya sean ceras, pinturas faciales, tintes para el pelo o esmaltes de uñas.

Elementos como el plomo, presente en estos productos, pueden provocar enfermedades como el asma. Así que recuerda, a pesar de que el peligro no se vea a primera vista, al usar esto estás alterando la salud de tu mejor amigo peludo. ¡Evítalo!

Consejos para disfrazar a un perro sin que sufra

Si a pesar de lo que te hemos contado aún crees que la ocasión lo merece y tu perro no sufrirá ninguna consecuencia desagradable, a continuación, te ofrecemos unos consejos para que los tengas en cuenta antes de disfrazarlo.

  • Compra el disfraz en una tienda especializada en animales de compañía.
  • Si puedes optar por un disfraz ligero, mucho mejor, como pañuelos, gorros o pajaritas. Cuanta menos tela lleven encima, mejor se sentirán.
  • Comprueba que la composición de la tela sea suave, cómoda y flexible. El algodón es una buena idea para que tu can esté lo más cómodo posible. Evita telas gruesas como la lana, ¡pueden causarle un golpe de calor!
  • Del mismo modo, la ropa debe ser ancha, especialmente en el cuello. Comprueba que no le apriete.
  • Evita detalles como botones, cremalleras, remaches, adornos de purpurina, etc. ¡Se podría atragantar!
  • Recuerda siempre que el disfraz sea lo menos humillante posible para él y que le ofrezca comodidad.
  • Hazle sentir que todo está bien. No te rías ni le lleves a lugares extraños o demasiado ruidosos y alborotados.
  • Por último, observa su comportamiento. Si ves que tu perro se agobia, no dudes en quitárselo. Su bienestar debe ser lo primero.