Efectos secundarios de las vacunas en perros

2

Las vacunas son imprescindibles para prevenir enfermedades y para controlar otras que pueden transmitirse a los humanos. No obstante, pese a todos sus pros, también hay que tener en cuenta los contras. Y es que los posibles efectos secundarios de las vacunas en perros hay que conocerlos para que, en caso de presentarse, no nos pillen por sorpresa.

Tras analizar los síntomas más comunes, desde SoyUnPerro os informaremos sobre los efectos más comunes y os daremos algunos consejos sobre qué hacer en caso de que haya algún efecto secundario no deseado.

También te puede interesar: Cuando vacunar a un perro

¿Qué función tienen las vacunas en los perros?

Al igual que ocurre con los seres humanos, las vacunas tienen principalmente una función preventiva. Lo que se busca es evitar que el perro contraiga una enfermedad grave, como puede ser la parvovirosis canina. Desde hace tiempo, ha quedado demostrado que las vacunas, ayudan a salvar vidas y a controlar patologías muy contagiosas para que no se propaguen, sobre todo en albergues o refugios caninos.

Para hacer posible esta inmunización, lo que hacen las vacunas es crear una resistencia a determinadas enfermedades. ¿Cómo? Pues introduciendo en el organismo del perro el agente infeccioso del mismo padecimiento que se quiere prevenir. Normalmente lo que contiene la vacuna son formas debilitadas o muertas del microbio, sus toxinas u otra parte de él.

Con ello se provoca una respuesta inmune en el perro vacunado, que de esta forma adquiere defensas contra una determinada enfermedad, como el moquillo canino, la rabia o la Leishmaniosis. No obstante, en algunos casos este procedimiento puede provocar una serie de efectos secundarios. Estos pueden darse tanto en la tercera vacuna para cachorros, como en la de la rabia o en la polivalente. A continuación, veremos cuáles son las reacciones adversas más comunes.

perro en el vete

Principales efectos secundarios tras la vacunación

Entre los principales efectos secundarios que pueden provocar las vacunas en perros, destacan los siguientes:

  • Reacción anafiláctica: Es una alergia a la vacuna que muestra síntomas como hinchazón del hocico y dificultad para respirar en el perro, además de pulso débil, enrojecimiento de la piel o vómitos. La anafilaxis es el efecto secundario que puede resultar más peligroso, si bien no es muy común. Suele presentarse poco después de que se administre la inyección y es una reacción del organismo que se defiende agrediéndose a sí mismo. Para que pase este efecto, se suelen administrar corticoides.

  • Fiebre: Con la vacuna el sistema inmunitario se activa para crear defensas, lo que puede ocasionar fiebre. Nuestro peludo podría verse, por este motivo, más decaído de lo normal. Sin embargo, no suele ser un efecto secundario grave y la fiebre tiende a desaparecer en cuestión de días.

  • Otros problemas de salud: Diversos efectos que pueden provocar las vacunas en perros son: apatía, trastornos gastrointestinales como vómitos o diarrea, inflamación local, afecciones respiratorias (sobre todo en vacunas intranasales) o adormecimiento.

Si detectas alguno de estos efectos secundarios, lo mejor es que lleves el perro con el veterinario y le expliques qué sucede. Él podrá aconsejarte qué es mejor en cada caso. Pese a la posibilidad de que las vacunas produzcan estas complicaciones, lo cierto es que sus ventajas siguen siendo mucho mayores a sus inconvenientes.

perro y vacuna

¿Qué hacer si un perro muestra efectos secundarios tras una vacuna?

Lo mejor es acudir a un profesional para que pueda evaluar los efectos adversos de la vacuna en el perro y aconsejar el mejor tratamiento para los síntomas que presenta, que normalmente no suelen ser de extrema gravedad.

Si se produce una reacción alérgica, los corticoides suelen funcionar muy bien. Sin embargo, es posible que interfieran en la eficacia de la vacuna, por lo que ésta deberá administrarse de nuevo. En este caso, seguramente el veterinario optará por otra marca, con el fin de reducir el riesgo de que pueda suceder otra vez lo mismo.

Lo cierto es que es difícil prevenir una alergia a un medicamento sin una experiencia previa, pero si el perro es proclive a padecerlas, lo más recomendable es que comentes estas circunstancias con el veterinario. Antes de una vacuna, el especialista debe asegurarse de que el perro no esté enfermo y le aplicará una dosis adecuada a su edad.

De este modo, aún a riesgo de que se produzca un efecto secundario, gracias a las vacunas podremos prevenir enfermedades más graves en nuestros amigos peludos. Por ello, es importante que el perro esté al día con sus vacunas y siga el calendario oficial.

2 Comentarios

  1. Hola Miguel,

    Por lo general, se debe poner un recuerdo anualmente. Pero algunas vacunas pueden durar dos años o mas.

    Saludos

  2. miguel roma paris

    despues de las primeras vacunas cada cuado hay que vacunarlo. muchas gracias

Dejar respuesta

Por favor escribe tu comentario
Nombre