Las razas de sabuesos destacan por su gran resistencia física para pasar largas horas persiguiendo a sus presas y por su gran olfato. Otra de sus características principales es su obediencia, algo que les permite coordinarse bien con los humanos durante la caza.

Justamente esta cualidad hace que sean grandes compañeros en el ámbito doméstico. Veamos cuáles son las cinco mejores razas de perros sabuesos en la actualidad.

Perro de San Huberto o BloodHound

La sensibilidad de su olfato es legendaria. Algunos afirman que pueden identificar y seguir rastros de olor de hasta 15 días. Compañeros habituales de los nobles europeos durante la Edad Media, en América se labraron fama como implacables rastreadores de los esclavos que huían de las plantaciones de algodón.

Fueron criados por los monjes del Monasterio de San Huberto, en Bélgica, y es una de las razas más antiguas de cazadores que hay. Físicamente se les reconoce enseguida por sus arrugas, su papada colgante y sus largas orejas. Son de un tamaño grande, con el cuerpo más largo que alto.

En el hogar muestran un temperamento amistoso con propios y extraños, por lo que no son recomendables como perros guardianes. Con la familia serán muy cariñosos, especialmente con los más pequeños. Asimismo, establecen buenas relaciones con otros perros y animales. Su pelo corto y pegado al cuerpo no necesita muchos cuidados. En cambio, sí babean en exceso, un detalle a tener en cuenta si eres un maniático de la limpieza.

Foxhound-Inglés

Foxhound Inglés

Aunque sus antepasados se remontan al siglo X, esta raza se desarrolló en la campiña inglesa hace más de 200 años con el propósito de ayudar en la cacería del zorro rojo, una verdadera plaga de la época. Son de un tamaño mediano, con un manto característico de color blanco, negro y fuego (marrón claro).

Pese a ser individuos extremadamente enérgicos, pueden adaptarse bien a la vida doméstica. Son amistosos con adultos y con niños, si bien pueden ser un poco torpes con los más peques. Al estar criados para cazar en jaurías se llevarán muy bien con otros canes.

Es el compañero ideal de quienes adoran correr o salir al campo con frecuencia. Su instinto de caza está muy presente, por lo que debes utilizar una correa para que no persiga a los animales pequeños. Los Foxhound tienen un ladrido muy fuerte y suelen ser buenos perros de alerta. No se recomienda su adopción si vives en un piso pequeño.

Harrier

Harrier

Originarios de Normandía, al oeste de Francia, se cree que sus orígenes se remontan al año 1200. Durante siglos se les empleó en la caza de liebres, conejos y zorros. Los Harrier son ejemplares grandes y pesados, que no destacan por su rapidez pero sí por su resistencia en todo tipo de terrenos. Y, por supuesto, debido a su gran olfato.

Su devoción hacia la familia es total, especialmente con la persona que les dedica más tiempo en forma de juegos o paseos. Aunque les gusta ser parte del hogar, no te demandarán mucha atención, pues son bastante independientes. Por esto mismo, pueden ser un tanto tercos; su educación debe ser firme y comenzar a una edad temprana.

Al tener grandes necesidades de ejercicio, no se adaptan bien a los espacios pequeños. Las casas con jardín o los chalets en las afueras de una gran ciudad son los lugares más adecuados para ellos. Las salidas diarias son obligatorias y siempre con correa para evitar que persigan animales pequeños. Con otros canes se llevarán estupendamente, pues están criados para trabajar en equipo. Eso sí, no dejes que se aburran, pues comenzarán a ladrar, a cavar o a mordisquear en exceso.

Beagle

Se cree que estos canes ingleses descienden del Talbot, una variedad ya extinta de sabuesos cuyos orígenes se remontan al Imperio Romano. Su cuerpo compacto, su pelo pegado al cuerpo y sus largas orejas son su seña de identidad. Demasiado pequeños para dar alcance a los veloces zorros, los campesinos británicos les empleaban para atrapar liebres y conejos. Con el tiempo, fueron evolucionando como perros de compañía.

Esta tendencia es reconocible en su carácter adorable, pues son muy amistosos y graciosos. En casa están siempre pendientes de llamar la atención para dar o recibir cariño. No les ignores, pues despertarás su lado más travieso y buscarán robar comida, escapar por debajo de la valla de tu jardín o aullar sin parar para que les hagas caso. Los Beagles son perros muy vocales, que pueden llegar a agobiar con sus ladridos si no están debidamente entrenados.

Les encanta comer y deberás cuidar su alimentación para que no tengan problemas de sobrepeso. No les molestes cuando estén en su comedero, pues estos perros se toman el ritual de la comida muy en serio. Su gran sensibilidad olfativa muchas veces controla su temperamento. Por eso, tienen que estar bien atados durante las salidas para que no salgan corriendo detrás de un aroma agradable. Su olfato les sirve para detectar personas en los alrededores de una propiedad, pero son demasiado amigables para ser buenos guardianes.

Gran-Azul-de-Gascuña

Gran Azul de Gascuña

Reconocibles por su altura y por su precioso manto blanco moteado de puntos negros, estos imponentes canes surgen en la Edad Media. Los miembros de la corte francesa les preferían a otras razas como acompañantes durante las partidas de caza de lobos, jabalíes y osos. Su capacidad de rastreo y su resistencia física son proverbiales; algunas crónicas afirman que podían perseguir a sus presas durante horas.

En la vida familiar se comportan de manera dócil y afectuosa. Se llevan muy bien con los niños de todas las edades y con otros perros. En su naturaleza está trabajar en forma de manada. Asimismo, necesitan un líder fuerte y una educación firme para que no se vuelvan demasiado rebeldes.

Por su tamaño, son más adecuados para aquellas personas que viven en pueblos o en un entorno rural. Son canes con grandes reservas de energía, que necesitan largos paseos diarios. Aunque no se muestran agresivos, en los lugares públicos deben ir siempre con correa, pues tienden a perseguir a todos los gatos, perros pequeños y otros animales que encuentran.

Y bien, después de conocer las particularidades de cada raza, cuéntanos: ¿cuál de estas cinco variedades de perros sabuesos es tu preferida?