Mi perro esconde o entierra la comida ¿Por qué lo hace?

Enterrar la comida es una conducta instintiva que manifiestan los lobos en su medio natural y que ha llegado también hasta nuestros perros domésticos. El enterramiento de alimentos tiene la intención de guardarlos y preservarlos.

Hoy en día muchos perros son alimentados con pienso, un formato poco propicio al enterramiento. Aun así, es posible que observemos a nuestro perro enterrar todo el comedero o cualquier hueso grande que le ofrezcamos. ¿Quieres saber más sobre esta curiosa costumbre?

El enterramiento de comida

Si nuestro perro dispone de un espacio al aire libre no es extraño que lo descubramos, alguna vez, enterrando parte de su comida. Incluso si se encuentra en un patio con suelo imposible de escarbar, hará el gesto.

Para ello rasca con las patas y empuja con el hocico a su alrededor, como si cubriese la comida con tierra. Para entender el significado de este gesto instintivo debemos remontarnos a su origen, es decir, a los lobos.

¿Por qué los lobos entierran comida?

Los lobos cazaban diferentes tipos de presas. Así, las de un tamaño más pequeño, como los ratones, eran cazadas de manera individual. Los lobos las atrapaban, las mataban rápido y las engullían al momento. Lo mismo sucedía con presas algo más grandes, como los conejos. Pero, también, con ovejas o cervatillos.

Estos casos tienen en común que son presas que les resultan relativamente fáciles y rápidas tanto de matar como de comer, ya sea por un único lobo como por unos cuantos. Por ello, en estas ocasiones no necesitaban para nada enterrar comida para guardarla. Hay que tener en cuenta que los lobos son capaces de ingerir de golpe hasta ocho kilos de carne.

Pero cuando sobraba comida, dejarla a la intemperie era correr el riesgo de que otros animales la encontrasen y se la comieran, por eso enterraban sus excedentes cómo si de una despensa se tratara.

lobo en el bosque

¿Cómo entierran los lobos la comida?

Cuando los lobos consideraban que les sobraba comida la enterraban como precaución. Para ello, tomaban en su boca porciones de la presa y las enterraban en el suelo. De esta manera los ponían a salvo de animales carroñeros, sobre todo de aves como los cuervos, las cornejas o los buitres.

El enterramiento también impide que insectos como moscas o gusanos accedan y estropeen la carne. Los lobos enterraban trozos de la presa poco después de matarla. Otras veces los trasladaban a su guarida. Quizás por esto algunos perros esconden comida en su cama. El proceso de enterramiento se realiza rascando el suelo con las patas delanteras.

Mientras, el perro mantiene la carne entre sus mandíbulas. Una vez consigue un agujero suficiente, deja caer la carne en él. Con el hocico, arrastra la tierra a su alrededor para cubrirlo. En este proceso, al contrario de lo que se puede observar en otras especies como el gato, el perro no utiliza las patas. Remata presionando con el hocico hacia abajo y se va.

¿Cuándo desentierran los lobos la comida?

Al día siguiente el lobo regresa, retira la tierra con las patas delanteras, recoge la carne entre las mandíbulas y la sacude con fuerza para eliminar todo lo posible la tierra que ha quedado adherida. Tras ello, la deposita en el suelo y se la come.

perro-escarbando-el-suelo

¿En qué casos entierran comida los perros domésticos?

Teniendo en cuenta el proceso de enterramiento seguido por el lobo, podemos entender la misma conducta si la vemos en nuestro perro. Así, para que el perro entierre comida es básico que perciba que dispone de un excedente. Esto es más difícil que suceda con el alimento más común que reciben a día de hoy los perros, es decir, el pienso.

Y se debe a su formato. Las bolitas más o menos redondeadas y pequeñas que lo conforman no son aptas para sujetar en la boca, enterrar y desenterrar. Por eso, aunque el perro reciba más pienso del que puede comer, es raro que decida enterrarlo. Sí podríamos observar, en estos casos, cómo el perro hace el gesto de excavar.

Rasca con las patas alrededor del comedero e imita el levantamiento de tierra con el hocico para cubrirlo. Veremos que intenta enterrar todo el comedero, no solo la comida. Si esta conducta se repite con frecuencia podemos plantearnos reducir la ración de pienso que le estamos ofreciendo.

¿Qué nos dice un perro que entierra comida?

Con el intento de reproducir la conducta natural de enterramiento de alimentos, el perro nos está diciendo que tiene demasiada comida y la guarda para protegerla de carroñeros que sí harían su aparición si se encontrase en su medio natural.

Pero, si al perro le damos comida casera en la que incluimos huesos o le ofrecemos estos de forma ocasional, es relativamente fácil que descubramos que está enterrando alguno. En estos casos no hace falta que aprecie un exceso de comida.

Simplemente, un hueso de buen tamaño, al igual que una presa muy grande, no es fácil de comer de inmediato, ya que lleva un tiempo fragmentarlo y, finalmente, ingerirlo. De ahí la necesidad de enterrarlo que puede sentir el animal, incluso aunque tenga hambre.

Bibliografía
Morris, Desmond. 1988. Observe a su perro. Barcelona. Plaza & Janés.