El moquillo canino (Distemper)

El moquillo es una de las enfermedades que todo amante de los perros debe conocer. Se trata de una afección contagiosa muy común y potencialmente mortal.

Ataca principalmente a cachorros, pero también a adultos con defensas inmunológicas más bajas de lo normal. Para detectar a tiempo el moquillo en perros es fundamental conocer cuáles son sus síntomas.

¿Qué es el moquillo canino?

El moquillo canino es un virus de la familia Paramyxovirus, muy similar al del sarampión en los humanos. También es conocido como distemper o enfermedad de Carré, pues fue el veterinario francés Henri Carré quien descubrió su agente causal en 1905.

Cuando un perro contrae esta enfermedad, el virus pasa a las amígdalas palatinas y a los ganglios bronquiales hasta llegar al torrente sanguíneo. De esta forma se extiende rápidamente por todo el organismo.

El aparato gastrointestinal y el respiratorio son los que suelen verse más afectados por este mal, junto con el sistema nervioso.

Esta afección acostumbra a ser grave y puede terminar con la vida del can en poco tiempo. Por ello, conocer sus síntomas y detectarla de forma temprana es clave para salvar la vida de nuestros queridos compañeros.

¿Cómo se transmite la enfermedad del moquillo entre los perros?

Como un gran número de virus, el moquillo se transmite por vía aérea. Ello hace que sea difícil prevenir su contagio.

Además, si el perro entra en contacto directo con fluidos corporales de otro can infectado, como saliva, heces o pis, tiene muchas probabilidades de contraer la enfermedad.

Otro foco de infección habitual es la comida o el agua contaminada por estos fluidos.

Por lo general los peludos de edad avanzada y con el sistema inmune deprimido, los que no han sido vacunados previamente y los cachorros de menos de cuatro meses son los más vulnerables.

Es cierto que si el pequeño todavía está lactando cuenta con la protección extra que aporta la leche materna, pero ello tampoco les inmuniza completamente. Administrarle la vacuna una vez que ya está infectado tampoco tendrá ningún efecto.

perro con veterinario

Entonces, ¿se puede prevenir?

Debes saber que no existe una prevención 100% eficaz, pero es altamente recomendable administrar a nuestros perros la vacuna contra el moquillo desde cachorros.

La primera dosis se recibe entre las 6 y las 8 semanas de vida y se refuerza anualmente siguiendo el calendario recomendado por un especialista. También es básico que antes del embarazo la madre reciba la vacuna.

Recuerda que no debes llevar a tu perro fuera del hogar sin las vacunas correspondientes, pues de lo contrario estarás poniendo en riesgo su salud.

Si conoces algún caso de perro con moquillo, evita pasear por los mismos lugares para que tu peludo esté lo más alejado posible de los orines y de las heces del can infectado.

En la actualidad la mayoría de perros adultos están vacunados contra el moquillo canino, lo que ha reducido mucho el número de casos. Cuando esto no ocurre, es conveniente conocer de antemano los síntomas.

Y por si tenías alguna duda, no debes preocuparte por ti: el virus del moquillo no se transmite a humanos. Los gatos tampoco se ven afectados por este virus en concreto.

¿Cuáles son los principales síntomas del moquillo?

Un can tarda unas dos semanas en incubar y desarrollar el moquillo. En caso de contagio los signos irán apareciendo de forma progresiva.

La primera alerta es la aparición de una secreción acuosa o de pus en los ojos del perro, que comenzará a moquear y a toser con frecuencia.

Los demás síntomas que presentan los perros afectados son:

  • Fiebre alta, que puede llegar a los 40 grados, de forma continua o intermitente. Puede aparecer unos seis días después del contagio.
  • Apatía, falta de apetito y un estado anímico bajo. Es habitual que el perro se muestre más cansado que de costumbre y tenga un aspecto enfermizo. También puede perder peso en muy poco tiempo, a la vez que su nivel de actividad se reduce.
  • Deshidratación. Es uno de los síntomas más evidentes, pues dejará de beber agua casi por completo.
  • Mucosidades viscosas y de color verdoso en la nariz y en los ojos. No debes confundirlas con las clásicas legañas que todos los perros tienen.
  • Problemas respiratorios importantes debido a la obstrucción que les provoca esta mucosidad. Puede haber también presencia de tos.
  • Problemas intestinales, como diarreas y vómitos. Aunque estos síntomas pueden coincidir con muchas otras patologías, en el moquillo son muy comunes.
  • Las erupciones cutáneas y el enrojecimiento de las almohadillas de las patas son otros síntomas comunes del moquillo. La piel se endurece y se seca, lo que provoca descamación y grietas.
  • En las fases más avanzadas de la enfermedad el can puede sufrir algunos problemas nerviosos, como convulsiones, contracciones o espaspos musculares y parálisis de algunas extremidades.

Como puedes ver los síntomas son muy diversos, pues el virus afecta a muchos órganos distintos. En ocasiones este cuadro clínico durará solo unos días, mientras que en otros casos puede alargarse durante meses, con periodos de mejora y de recaída.

Si detectas algunos de estos síntomas en tu amigo de cuatro patas, no dudes en acudir urgentemente a un veterinario. Cuanto antes comience a tratarse, más posibilidades tendrá de recuperarse y de que no le quede ninguna secuela.

Debes tener en cuenta que, a veces, el sistema nervioso llega a sufrir daños irreversibles y su movilidad queda afectada.

¿Cómo se tratan los perros que tienen la enfermedad del moquillo?

Realmente no existe un tratamiento específico para esta enfermedad que sea efectivo al 100%, por lo que se receta medicación para paliar los síntomas del distemper y evitar que progrese. Uno de los objetivos más inmediatos es que las defensas del perro se fortalezcan para poder ganarle la batalla al virus.

Una vez se confirme el diagnóstico, debemos administrarle al perro todos aquellos medicamentos que nuestro veterinario nos indique y ser constantes con las dosis.

Generalmente los antibióticos serán útiles para luchar contra la infección y tratar complicaciones bacterianas secundarias como la conjuntivitis o la diarrea.

Además puede que el especialista decida complementar este tratamiento con otros fármacos como anticonvulsionantes – si el perro presenta complicaciones de tipo neurológico- o suplementos vitamínicos.

La vitamina B, por ejemplo, ayudará a tratar los tics nerviosos que provoca el moquillo canino y favorecerá el fortalecimiento de su musculatura.

Consejos para cuidar a un perro enfermo de moquillo

Además de seguir de manera estricta el tratamiento recomendado por el veterinario, deberás aportarle al can un extra de cuidados para que pueda tener una buena calidad de vida y aliviar su sufrimiento en la medida de lo posible.

Otros consejos de utilidad a la hora de cuidar a un perro con moquillo son:

  • Mientras no se encuentre mejor, olvídate de dar largos paseos y de practicar ejercicio. Tu peludo necesita descansar y reponer fuerzas.
  • Para que su estado de ánimo mejore, no hay nada más efectivo que las caricias y los juegos controlados.
  • Es de vital importancia que no se deshidrate, por lo que debes proporcionarle agua en abundancia. Si no es capaz de beber por sí mismo, ayúdale a que ingiera suficiente líquido con una jeringa sin aguja.
  • Si tampoco puede comer carne o comida enlatada fresca, puedes prepararle un caldo de pollo casero sin sal y asesorarte con tu veterinario para seguir una dieta adecuada que le aporte los nutrientes que necesita. Este virus hace que el perro pierda el apetito, así que debes asegurarte de que se alimente bien.
  • Si el perro convive con otros peludos deberás aislarlo en una habitación a la que no tengan acceso el resto de canes, para evitar que todos se terminen contagiando.
  • Finalmente, para eliminar el virus del entorno, se aconseja hacer una desinfección profunda de aquellas zonas de la casa que puedan estar contaminadas y ser muy estrictos en la higiene del perro, eliminando con cuidado las secreciones que el virus provoca en la zona de los ojos y de la nariz.

En conclusión: el moquillo es una patología que preocupa por su peligrosidad, pero puede curarse si se detecta a tiempo. Acude al veterinario si percibes alguno de los síntomas que hemos descrito anteriormente.

Mantener una buena comunicación con él es fundamental para controlar el estado del perro y la evolución de su enfermedad. Eso y no perder nunca la esperanza de que vaya a reponerse pronto. Y tú, ¿habías oído hablar ya antes de este padecimiento?

Fuentes de información:

  • Encinas, E. Contribución a la histopatología del distemper canino. Revista Peruana de Medicina Experimental y Salud Pública: http://www.scielo.org.pe/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1726-46341945000300001
  • Manual Merk de Veterinaria. Quinta Edición, Centrum, España.

47 Comentarios

  1. Hola estuve en casa de un tío y al salir vi q el perrito de su vecina había muerto de moquillo lo tenían al lado de la llanta d mi carro me subí y regrese a mi casa donde mis 4 perros de 2 años cada uno me resivieron contentos yo me preocupe porque no les he renovado las vacunas me fui a bañar Y los entr a casa al salir del baño les habían abierto la puerta y estaban en el patio oliendo la llanta hay posibilidades de que se contagien de moquillo??? Mañana mismo voy a ponerles la vacuna tengo mucho miedo

  2. Hola Natalia,

    Sin un análisis es imposible saber si se ha contagiado o no. Es por eso que es tan importante renovar las vacunas siempre que tocan, para prevenir estos posibles problemas.

    Saludos!

  3. Hola compré un cachorro y a la semana le dió moquillo, antes de que le diera estuvo jugando con mi perra adulta , hay posibilidades de que se haya contagiado la perra? Cuando le diagnosticaron moquillo al cachorro los separe . Pero es posible que la perra se contagio? Es una Rottweiler , tiene cuatro años, y tiene todas las vacunas que le pusimos cuando era chiquita , no las tiene renovadas

  4. Hola!

    Nadie mejor que el veterinario para asesorarte sobre tu perro, ya que el puede hacerle pruebas y saber en qué estado se encuentra :)

    Saludos

  5. Hola mi perra tiene 5 años tiene diagnostico de distemper ya tiene más de un mes en tratamiento, mi pregunta es luego de ese tratamiento para sus defensas que sigue? El veterinario me dijo que hay que ponerle la vacuna contra el distemper pero tengo miedo que la enfermedad se acelere.

  6. Hola,

    En realidad poco puedes hacer, depende del veterinario y su medicación para curarse. Al ser tan pequeño, es extremadamente sensible.

    Saludos

Dejar respuesta

Por favor escribe tu comentario
Nombre