Enfermedad inflamatoria intestinal en perros: IBD


1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 4,00 de 5)
Cargando…

22

En la actualidad la IBD o Enfermedad inflamatoria intestinal, es una de las enfermedades más comunes y de reciente evolución que podemos encontrar en perros. Aunque hay múltiples estudios científicos corroborados sobre sus posibles tratamientos, lo cierto es que no siempre se consigue ganar a esta enfermedad que afecta a gran parte del sistema digestivo de un perro.

Se trata de una enfermedad evolutiva-degenerativa que va agravando los daños que produce en el perro. Por suerte existen algunos tratamientos que a niveles generales son eficaces, aunque no todos los perros los toleran, por lo que nunca está de más conocer las alternativas. Vamos a explicar en que consiste esta enfermedad y cuales son sus posibles tratamientos.

IBD en perros

¿Qué es IBD, cuales son sus síntomas y cómo afecta a un perro?

Se conoce cómo IBD (Inflammatory bowel disease en inglés) a toda enfermedad inflamatoria intestinal crónica que afecta o puede afectar al sistema digestivo de un perro.

Consiste en la inflamación del tubo digestivo o de las paredes del intestino y puede ocasionar graves problemas en la salud de un perro:

  • Úlceras
  • Sangrado
  • Dolor abdominal
  • Diarreas y/o vómitos
  • Delgadez moderada o extrema
  • Debilitación, anemia

Al inflamarse el intestino o parte de la pared intestinal, la absorción de nutrientes disminuye considerablemente provocando lo que se conoce cómo síndrome de la mala absorción. Esto provoca que el perro no pueda absorber correctamente los nutrientes de los alimentos, adquiriendo importante carencias nutricionales y mostrando una delgadez progresiva que puede derivar en extrema.

Otros importantes síntomas cómo las diarreas o las diarreas con sangre también son notorios conforme se agrava la enfermedad.

perro con delgadez extrema

¿Cómo puede contraer una IBD o Enfermedad inflamatoria intestinal un perro?

Una IBD no es algo que se contagie mediante un virus o bacteria, por lo que no es una enfermedad contagiosa. Existen múltiples causas por las que se sospecha que un perro puede contraer una IBD, entre las que se encuentran:

  • Una alimentación de mala calidad
  • Ingesta continuada de toxinas
  • Respuesta alérgica
  • Enfermedad inmunomediada
  • Derivación de otra enfermedad

Una alimentación de mala calidad puede deteriorar el sistema digestivo de nuestro perro, dañándolo seriamente y en ocasiones de manera irreversible. Debemos cuidar mucho la alimentación de nuestro perro, para evitar precisamente enfermedades cómo esta.

La ingesta de toxinas también cumple un papel importante a la hora de desarrollar una IBD. Por eso es importante cuidar tanto la alimentación de nuestro perro cómo los materiales de sus juguetes y comedero / bebedero.

Una respuesta alérgica a un factor externo o nutricional también puede producir una IBD. Aunque cuando se trata de alergias por lo general suelen mostrarse en conjuntos otros síntomas muy concretos: Alergias comunes en perros.

IBD Inmunomediada por un mal funcionamiento del organismo de nuestro perro, que por algún motivo “cree” que existe un peligro atacando al tracto intestinal del perro.

Una IBD también puede aparecer cómo síntoma secundario de otra enfermedad, cómo por ejemplo el Síndrome de Addison en perros.

perro comiendo sano

Tratamientos para la Enfermedad inflamatoria intestinal o IBD en perros

Cualquier tratamiento debe ir siempre supervisado por un veterinario, el cuál será quien nos recete los medicamentos adecuados al problema de nuestro perro y la cantidad optima en función de su peso.

A niveles generales, los medicamentos utilizados para tratar una Enfermedad inflamatoria intestinal o IBD son:

  • Prednisona (corticoides)
  • Metronidazol

La prednisona se utiliza en dosis antiinflamatorias cómo terapia de choque para ir disminuyendola despues y valorando. A modo de dos a cuatro miligramos por kilo de peso y día, en dos tomas (cada 12 horas). Mientras que el Metronidazol se utiliza cómo potente anti-bacteriano y antiparasitario en complemento con la prednisona, a modo de diez a treinta miligramos por kilo de peso y día, dividido en dos tomas (cada 12 horas).

Otro tratamiento alternativo para cuando el primero no consigue los efectos deseados consiste en:

  • Azatioprina

La Azatioprina es un potente derivado de la purina, un inmunosupresor que a niveles generales actúa cómo un potente corticoide pero sin sus efectos secundarios. Aunque eso no significa que no tenga efectos secundarios. Suele administrarse a modo de dos miligramos por kilo de peso y día en una sola toma diaria.

Tratamiento nutricional para perros con IBD

EL tratamiento de un perro con IBD no sólo consiste en tomar una medicación concreta, sino que hay que complementarlo con una alimentación adecuada. No podemos alimentar a un perro con IBD con un pienso de mala calidad o con ingredientes tóxicos.

A niveles generales se recomienda alimentar a los perros con IBD con una alimentación baja en grasa y en fibra, sin excederse tampoco en proteínas. Dada la calidad de los piensos comerciales, la mejor opción es alimentar a nuestro perro con alimentos 100% naturales.

¿Cómo prevenir una IBD en mi perro?

No es algo que se pueda prevenir y nuestro perro quede completamente protegido, pero se pueden tomar medidas para evitarla en lo posible.

Una alimentación basada en alimentos naturales y libre de químicos y alimentos procesados, es la mejor prevención. No hay ingredientes mágicos ni hierbas especiales…. simplemente basta con una alimentación sana y una vida saludable.

Si tienes alguna duda, puedes dejarla también en los comentarios (no hace falta registro), respondemos al 100% de las consultas.

¿Te ha gustado el artículo, te ha sido de utilidad? Ayúdanos a mantener la web en marcha! : Dale “Like” o Compártelo en las redes sociales  :) ¡Gracias!